sábado, 26 de enero de 2013

No hagas cristianos en minutos


Hechos 26:28
"Y Agripa respondió a Pablo: En poco tiempo me persuadirás a que me haga cristiano".

Aunque esta traducción está implícita en el significado de las palabras del apóstol, y el poco tiempo fue un factor que detuvo su conversión, específicamente lo que quería decir es que con pocos argumentos convincentes, con el poco estudio, con poca reflexión, él no se dejaría persuadir.

Por supuesto que más tiempo era una posibilidad que se abría, pero no es cuestión de tiempo sino de aprovechamiento de las lecciones con las cuales se es enseñado. Pablo no sólo se estaba defendiendo sino que estaba tratando de evangelizar al rey, quien no estuvo a punto de convertirse a Cristo, porque consideró que lo que había oído no era suficiente para llegar a ser cristiano.

No pidió una nueva entrevista para hablar sobre el asunto; sus libros, sus testimonios. En realidad era suficiente, ¿qué más quería? Jesús estaba vivo. ¿Que lo condujera por la mano hasta su tumba vacía? ¿Entrevistar a los 500 testigos delante de los cuales se presentó vivo? No. Quizás la incredulidad lo detenía un poco, pero el mayor problema era la conversión que le pedía (v.20), que fuera un rey cristiano, que los judíos lo supieran, que leyera a los profetas con esa luz; tal vez era poco lo que había escuchado, pero bueno, se demoraría en volver a oír lo mismo y estar en una posición de decisión y salvación. Le estaba pidiendo vida cristiana. No es cuestión de tiempo sino de demanda. Uno se persuade a ser cristiano, no nace. Sirva ese testimonio para no forzar a nadie en pocos minutos a tomar una decisión cuando necesita oír más y a veces algo mejor.