viernes, 29 de marzo de 2019

El Retrato de Dorian Gray, del autor Oscar Wilde


(copiado)
En esta novela, Oscar Wilde (1854-1900) indaga sobre el mito de la eterna juventud, al recrear el tema de un pacto diabólico para conservar la belleza y permanecer eternamente joven.  Un pintor queda fascinado por la extraordinaria hermosura de Dorian, su joven modelo, que vive en plena era victoriana satisfaciendo todos sus deseos, sin límites ni prejuicios. El pintor declara que sería dichoso si Dorian pudiese permanecer para siempre exactamente como es. Este deseo se traduce en un pacto que lleva a Dorian a cometer todo tipo de atrocidades, hasta llegar al crimen. A medida que se desarrolla la novela y que el protagonista se sumerge en el vicio en contraposición con el desesperado anhelo de eterna juventud, se presiente un final terrible. "Con frecuencia, al volver a su casa después de alguna de aquellas prolongadas y misteriosas ausencias que provocaran tan extrañas conjeturas entre sus amigos -o que por tales se tenían- subía a paso de lobo la escalera hasta la cerrada habitación, abría la puerta con la llave que nunca le abandonaba, y allí, en pie frente al retrato obra de Basil Hallward, con un espejo en la mano, miraba alternativamente el rostro perverso y envejecido del lienzo y la faz joven y hermosa que le sonreía desde el cristal. La misma violencia del contraste avivaba su deleite. Cada día se sentía más enamorado de su propia belleza, más interesado en la corrupción de su alma".

martes, 26 de marzo de 2019

Masacres, derrumbes y accidentes aéreos


LUCAS 13:1-5
“En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente”.

Sobre ese asesinato y el accidente de la torre, sólo se conoce esto. No siempre se puede determinar el carácter moral de una persona por la clase de muerte que le ocurre, ni asegurar por ella si ha sido castigada por Dios conforme a sus iniquidades o recompensado por su bondad. Muchos santos han sufrido una muerte espantosa, como los mártires que padecieron torturas horribles y luego los quemaron en hogueras o los echaron al circo romano para que los leones se los comieran. Juan el bautista y posiblemente también Pablo, fueron decapitados. Isaías fue aserrado. Si por esa clase de muerte fuéramos a juzgar la piedad o impiedad de ellos pensaríamos que fueron injustamente tratados por Dios o que eran hombres malos. Pero no, no fueron castigados por Dios por algún pecado que cometieran.
La muerte es la que es un castigo por los pecados no la clase de muerte. Un hermano o hermana puede morir después de una larga y terrible enfermedad o en un espantoso accidente automovilístico, la caída de un avión, alguna explosión, o asesinado salvajemente por algún delincuente. Un niño morir quemado, devorado por algún pez o padeciendo inútilmente una enfermedad que le contagió un adulto. Un hombre malo puede morir apaciblemente en su lecho a una edad muy avanzada como si hubiera vivido virtuosamente. Sólo en algunos casos Dios usa la clase de muerte de una persona como castigo por sus pecados, como ocurrió en el primer siglo con una pareja llamada Ananías y Safira, o aquel otro que se le pudrió el cuerpo con gusanos. Dios ha prometido juzgar los pecados de los hombres no ahora sino cuando sean llevados a juicio, en el día del juicio final, en el comienzo de otro mundo; ahora mayormente lo que se recibe son las consecuencias de los pecados, la retribución natural debida a sus extravíos (Ro 1).
 Salvo ciertos casos cuando Dios quiere tomar la clase de muerte de una persona para aleccionar a los vivos; casi siempre esa muerte no está relacionada con la vida moral, pía o impía que la persona tuvo. Si eres un gran santo y sufres una penosa enfermedad, no pienses que Dios te está castigando por algún pecado escondido que tus ojos no ven (David pensaba así), y si disfrutas de una excelente salud y la gastas viviendo "perdidamente", en una provincia  apartada de Dios y entre seres inmundos, no te gloríes que has tentado a Dios y has escapado y dices que se pueden hacer males "para que vengan bienes", porque si Dios no te castiga ahora, peor para ti, te condenará con el mundo, lo hará ante el tribunal blanco, y las bendiciones que recibiste sin merecerlas y las que mal dispensaste, serán testigos en contra de tu ingratitud y mala voluntad hacia él.
 La voluntad permisiva de Dios no es la solución para aclarar el por qué pasan las cosas, es más bien una evasión de la realidad para no complicar a Dios. Cualquier cosa que Dios permita es que es su voluntad y nuestra tarea no es juzgar sus propósitos, sus misterios, sino tratar de interpretarlos con la luz de la razón que tengamos. Y pensando en aquellos asesinatos o lamentable accidente en Siloé, aprender algo de aquel puñado de muertes y la falta de mantenimiento de la torre que lo ocasionaron.
Cuando los accidentes ocurren, el terrorismo y derrumbe de dos Torres Gemelas, o el deslizamiento de un pastor, que si usted es perspicaz se dará cuenta que el relato es autobiográfico, y que cuando precipitado quiere salir de una reunión y da traspiés con una cartera femenina, sigue su recorrido deslizándose en una alfombra, diciendo con bíblica razón que “el que quiera estar firme mire que no caiga”, y abra bien los ojos y vea dónde pone los pies. No es necesario sacar a Dios del asunto sino más bien introducirlo en ese mal rato, y con humildad pedirle sabiduría para leer entre líneas su mensaje: que una onza de humillación dentro de su orgullo profesional, lo cual a veces por la continua exaltación, no viene mal.
Si no se usa una buena teología para interpretar los accidentes, las lecciones divinas van y vienen, los hombres son golpeados por sucesos trágicos, y se tornan tan necios que le vuelven la espalda a la muerte y se ponen a hablar de la vida y las glorias de los difuntos, y a celebrar con sonrisas, cánticos y homenajes, como si nada hubiera pasado, o tal vez con muchos sentimientos y lágrimas y nada de reflexión ni oír la voz de Jesús que nos llama al arrepentimiento, o por lo menos con tales festejos y shows, quizás sin quererlo, anestesian el dolor del hecho de que dieciocho cadáveres hayan sido recogidos, destrozados debajo de los escombros de una torre que nadie esperaba que se cayera, o de un avión que se estrelló con tanta violencia que los pedazos de metal del aparato podían recogerse entre doscientos y trescientos metros, y a igual distancia cuerpos horriblemente dañados incluyendo a una bonita y cristiana actriz mexicana que llamaban "la diva de la banda".

martes, 19 de marzo de 2019

Consejos para recién convertidos a Cristo


LUCAS 11:24-26
 “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada. Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero”. 

Satanás no se conforma con perder su habitación, procura recobrarla para ensuciarla y embarrarla otra vez; si no puede impedir la conversión le queda la opción de la apostasía. El diablo sueña con el regreso de todos los que hoy son cristianos, y hace lo posible para que caigan de nuevo en sus manos. A los tiempos que siguen a la conversión se les llama "el primer amor"; y a veces la duración de ese primer amor es el tiempo que Satanás gasta en llegar hasta el infierno y convencer a dos o tres compañeros para reforzar el ataque y tomar de nuevo la Ciudad de Alma Humana, como dice Bunyan. Pasado los primeros tiempos del gozo de la santidad y de la comunión con Dios se aproximan días de dudas, decepciones y enfriamiento, productos específicos de un nuevo combate contra el enemigo que anteriormente ocupó el corazón. En este caso aquí descrito el creyente novato tendrá pensamientos peores que los que tenía antes de oír el evangelio, dudas mayores, atracciones mayores y pecados mayores. Si la iglesia quiere preservar la obra de gracia de sus recién convertidos debe nombrarle a cada uno cierto padre espiritual que los asista por un tiempo hasta que se fortalezcan, que reciban un poco de madurez su fe. ¡Qué persistencia tiene lucifer para arruinar mi vida! Protégenos oh “Guarda de los hombres (Job7:20). Guarda mi alma.