lunes, 30 de mayo de 2016

Te pregunto, ¿salva tu teología?


ROMANOS  11:20-23
"Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará. Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado. Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar. Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo? ". 

Pablo habla tanto de la salvación como de la condenación, de la fidelidad y apostasía como si todo dependiera del hombre, como si por su propio esfuerzo, constancia y decisión dependiera su salvación; en sus palabras no hay ninguna referencia a la gracia. Esa no es su teología. Pone momentáneamente las doctrinas a un lado. No hace filosofa cuando hace teología, ni hace teología algunas veces cuando tiene que humillar a los soberbios.
Señor ¿quién puede ser constante sin tratarlo, ser fiel, perseverar sin querer hacerlo, sin buscarlo? ¿Por qué tomarás estas palabras para ser arminiano? ¡Caballeros, Pablo no es calvinista ni arminiano, lo que quiere es que de todos modos se salven algunos! (10:1), y que los santos perseveren con humildad. Predica como si todo dependiera del hombre y cree y espera que todo proceda de Dios que es quien “produce el querer como el hacer por su buena voluntad” (Flp.2:13). Te pregunto, ¿salva tu teología? ¿Apeteces la salvación de los perdidos? ¿Acomodas el lenguaje, aunque no sea teológico, al celo por las almas? Dios, que la gran meta de mi teología sea acomodarse a la salvación de los perdidos y al testimonio aunque tenga que raparla, y sea en vano. Pudieras orar, “Señor yo quiero permanecer en esa bondad, mirar tu bondad para los que pecan. Ten piedad de mí y que no peque contra ella, jamás”. Y sella tu oración con un grato amén.

martes, 24 de mayo de 2016

El principal problema con la muerte no es biológico sino legal

2 TIMOTEO 1:9-11
“…y que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien abolió la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio…”. 

La palabra “abolió” en griego es riquísima en pensamientos y buena para meditar con provecho. Se halla en  Luc.13:7, en la higuera estéril o inútil e improductiva; en Ro.6:6, donde el cuerpo del pecado es destruido o que ya no tiene poder; en Ro.4:14, queriendo decir vacía y sin significado. Y se usa en otros sentidos pero alargaría mi lista. En resumen: el poder del pecado queda destruido, abolido, cancelado, la fuerza de la ley abrogada, hecha vana, inútil, por lo tanto, con el evangelio surge la inmortalidad, porque el principal problema con la muerte no es biológico sino legal, una maldición, una sentencia; pero si la mano que firmó la sentencia capital e hizo sin arreglo permanente el cuerpo, decreta que ya su ley es cancelada, entonces surge la vida de nuevo, y existiremos como anteriormente existíamos.

sábado, 14 de mayo de 2016

Los pecados que se comenten con mucha facilidad


SALMO 52:1-7
“Amas toda palabra destructora, oh lengua de engaño” 

“Has amado toda suerte de palabras perniciosas, oh lengua engañosa”. Ya este extranjero, Doeg, edomita, lo conocemos por 1Sa.22:9,10; era un hombre rico (v.1) y poderoso (v.2), delató a Saúl lo que hizo el sacerdote Ahimelec cuando recibió a David y lo ayudó  con víveres. Este hombre perverso ocasionó con su lengua y sus manos la muerte de 85 varones de Dios (1Sa.22:17-19). Pero lo que quiero que observes es que lo superlativos crímenes de Doeg no se mencionan, sino que era un hombre de labios perversos. ¿Acaso no se mencionan sus otros pecados porque actuó bajo las órdenes de Saúl, que mandó matarlos? No, porque él pudo haberse negado como lo hicieron aquellos otros. ¡Benditos aquellos que dijeron que no! Es por otras razones. Primero, la lengua de un chismoso es tan dañina como las manos de un criminal y puede estar más sucia que las manos. Dios castiga tanto los crímenes como los chismes (traiciones).
Pero hay una segunda razón que me parece más importante. Observa que el juicio de Dios le cayó a Doeg no por los homicidios que cometió sino la perversidad de su lengua (v. 5), aunque fue su delación lo que ocasionó la muerte de los buenos siervos de Dios. Moriría de forma tan violenta y espantosa que haría temblar a los santos y pensar que no había duda que era Dios quien lo juzgaba. ¿No has visto eso mismo, como Dios envía su juicio sobre los hombres por sus pecados menores? Esa es la razón por la cual se menciona el uso de la lengua en este salmo, para enseñarnos algunas cosas con respecto a los pecados menores, los que se comenten con mucha facilidad, los que apenas hay leyes humanas que los penen, los que no les damos importancia pero que ocasionan grandes tragedias.

Herodes no fue juzgado por Dios por sus muchos crímenes que cometió sino por creerse un dios (Hch.12:21,23), un pecado que nadie notó y que no hubieran considerado digno de ser juzgado tan severo. Este hombre se fue pudriendo poco a poco y nadie quería entrar a su cámara por el mal olor que salía por la puerta. ¿No recuerdas aquellos que tomaban la cena indignamente como fueron juzgados por Dios, algunos se murieron y otros se enfermaron de modo que apenas podían caminar por lo débiles que se quedaron (1Co.11:27-32). Y uno se pregunta, ¿tomar la cena con ebrios o embriagados es un pecado menor que el de incesto y sin embargo aquel fue disciplinado por la iglesia y no por Dios? ¿La inmoralidad sexual es un pecado menor que embriagarse en una comida entre hermanos? Hasta aquí estamos seguros que todos estos fueron juzgados por los pecados más pequeños que habían cometido, que pudieron haber sido enjuiciados por otros más grandes, pero no sucedió así.
Eso quiere decir que un pecador puede ser juzgado por Dios por un pecado mayor y por otro menor, porque Dios lo que aborrece es la esencia del pecado, que es una rebelión en su contra. La clasificación de pecados mayores y menores es humana y no ofrece ninguna seguridad, aunque de hecho haya pecados que Dios aborrezca más que otros. Muchas personas respetables, morales, incluso cristianas son juzgadas por pecados menores precisamente porque ignoran que el juicio de Dios sobre el pecado es universal, sean grandes o pequeños. Pero hay otras razones por las cuales Dios castiga los pecados menores; porque con ellos solemos llenar la medida del juicio de Dios por la abundancia con que los cometemos. Una persona puede no matar a nadie, pero pecar multitud de veces con otros pecados menores. No obstante, una palabra de esperanza, aunque Dios juzgue en este mundo a un cristiano por sus pecados menores, es todo lo que hace en contra de esa persona, no afecta su vida eterna. Esto trata sobre los pecados menores que ocasionan otros mayores.

viernes, 13 de mayo de 2016

Si Dios fuera una ilusión y el cristianismo supersticiones ¡ay de nosotros!

1TIMOTEO 6:16
“…el único que tiene inmortalidad y habita en luz inaccesible; a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A Él sea la honra y el dominio eterno. Amén”.  

Oh Dios, eres inmortal e inaccesible; y ninguna luz es menos accesible que los destellos de gloria de Dios. La primera luz que, no la de brillantes soles, que alumbró el ojo negro de la nada y empezó a verse el desorden, fue la de la palabra de Dios, que se miraba muy “buena” (Ge.1:1-5). ¿No me has dado, Inmortal, inmortalidad por el evangelio? (2Ti.1:10) Mi alma por sí misma no es inmortal, sin embargo como los ángeles ¿no la has inmortalizado? Tú no mueres, tus años no acaban, existes de generación en generación; y yo busco de ti “gloria, honra e inmortalidad” (Ro.2:7) ¿Tiene algo de malo? Yo sé que eres esencialmente inaccesible para los que están en el cuerpo pero no estás retirado del mundo mientras tu Espíritu se mueva sobre este mundo caótico, en ti “estamos y nos movemos” (Hch.17:17,18), y por medio de tu Espíritu tenemos acceso a ti (Efe.2:18;3:12); atráeme hacia ti, fuente de la vida; inmortalidad y luz. ¿Hay algo más grande en esta vida que hallarte a ti? He pasado de muerte a vida, no veré corrupción perpetua, llegaré a la región de luz donde están "los santos en luz" (Col.1:12). Si Dios fuera una ilusión y el cristianismo supersticiones ¡ay de nosotros!, si Cristo no es la luz, Dios nos ha dejado en completa oscuridad. El mundo está apagado aunque brille el sol. Dios es inmortal.
Es inaccesible ¿para quienes? Para el que permanece como hombre natural, para el de mente carnal. Por eso necesitamos que él pase hacia nosotros que no podemos cruzar el abismo que nos separa a menos que él lo cruce y se allegue. De él es la iniciativa, él tiene la revelación para que lo alcancemos y la presencia de su Espíritu para recibirnos “arriba en gloria” (1Ti.3:16).

viernes, 6 de mayo de 2016

No enfrentes a Pablo contra Pablo, y eso otro es feminismo

1TIMOTEO 2:11-15
“La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia”.  

Aquí no se refiere específicamente a la salvación de la mujer, aunque se hace referencia (v.15), sino a su posición dentro de la iglesia. Pablo está pensando en el culto cristiano, en la reunión de los hermanos como iglesia. Su pensamiento con respecto a la posición de la mujer en la iglesia es bien clara, va después del hombre, porque Dios hizo a Adán primero y porque ella fue engañada. ¿Discriminación? No, es organización. Así Dios lo organizó, así el Espíritu Santo lo declaró, ¿qué argumento podemos levantar en contra que no sea tomado como rebeldía? No se deben tomar estas palabras y enfrentarlas con otras escritas por su mismo autor en otra parte; por ejemplo, “pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa” (Ga.3:26-29), eso es enfrentar a Pablo contra Pablo; ni sacar fuera de contexto aquellas que escribió con respecto a ellas en relación con el uso del velo, “pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado. y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles. Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón” (1Co.11:5-11). En esta última ocasión el apóstol no está hablando sobre la organización en la iglesia sino sobre la salvación. La mujer es igual que el hombre ante Dios, pero evidentemente que ni física ni espiritualmente fue hecha para la misma función. No es discriminación, sino lo contrario, el liderazgo dado actualmente a la mujer en la iglesia para que la pastoree y la cuide como un anciano o un obispo, es feminismo, lo cual es demostración que el criterio de la iglesia en este sentido ha claudicado enfrente de la fuerza social y las ideologías humanas que la rodean.