miércoles, 31 de enero de 2018

La utopía de la destrucción de Dios/The utopia of the destruction of God


La utopía de la destrucción de Dios

EXODO 33:29
“Bienaventurado tú, oh Israel. ¿Quién como tú, pueblo salvo por Jehová, escudo de tu socorro y espada de tu triunfo?”.

Bienaventurado tú, oh Israel. ¿Quién como tú, pueblo salvo por Jehová, escudo de tu socorro y espada de tu triunfo? correctamente dice en plural ¡qué bendiciones! ¡Qué felices! ¡Qué dichosos!; no hay palabra que exprese más felicidad, privilegios y cielo. No es extraño que una nación que tenga a Jehová como su Dios coseche tantos triunfos (Sal.33:12). Escudo para defender lo que tienes incluyendo tu vida, y espada para librarte de tus enemigos que pretenden la utopía de tu destrucción; y no sólo que subsistirás sobre sus malos deseos, sino que te abrirás un paso por dentro de ellos con la Espada del Espíritu; y andarás victorioso sobre tus alturas. Ya el gnosticismo con siglos de derrota, aunque quiera levantar su cabeza, los argumentos de Cristo se la cercenarán. Los racionalistas persisten combatiendo la fe, pero la estructura del NT resiste bien y aquellos tienen éxito sólo entre los que de antemano han decidido no dejarse convencer.

El secularismo y su hedonista filosofía con sus incertidumbres relativas sobre lo que es verdad y mentira, está abriendo un pozo vacío en el corazón que exclamará con gritos voces de ayuda, ya no más a religiones orientales sino al único y solitario Dios abandonado por ellos. La Biblia no será sepultada jamás y habrá iglesia cristiana hasta que Cristo venga a juzgar a los vivos y a los muertos. Mientras haya mundo habrá Biblia, habrá Jehová, lectores de ella y un pueblo escogido que la crea.

The utopia of the destruction of God
EXODUS 33:29

"Blessed are you, O Israel. Who is like you, people saved by Jehovah, shield of your help and sword of your triumph? " 
Blessed are you, O Israel. Who is like you, a people saved by Jehovah, the shield of your help and the sword of your triumph? correctly says in the plural what blessings! How happy! How blessed! there is no word that expresses more happiness, privileges and heaven. It is not strange that a nation that has Jehovah as its God reap so many triumphs (Psa.33: 12). I shield to defend what you have including your life, and sword to free you from your enemies that claim the utopia of your destruction; and not only that you will subsist on their evil desires, but that you will open a step inside them with the Sword of the Spirit; And you will be victorious over your heights. Already the Gnosticism with centuries of defeat, although it wants to raise its head, the arguments of Christ will be cut. 
The rationalists persist in fighting the faith, but the NT structure resists well and those are successful only among those who have decided in advance not to be convinced. Secularism and its hedonistic philosophy with its relative uncertainties about what is true and false, is opening an empty well in the heart that will exclaim with shouts voices of help, no longer to oriental religions but to the one and lonely God abandoned by them. The Bible will never be buried and there will be a Christian church until Christ comes to judge the living and the dead. While there is a world there will be a Bible, there will be Jehovah, readers of it and a chosen people who will believe it.

martes, 30 de enero de 2018

La diplomacia suele ser mejor que la violencia/ Diplomacy is usually better than violence

La diplomacia suele ser mejor que la violencia
ÉXODO 2:11,12

En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos. Entonces miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena”. 

Una gran cosa fue que este noble dejara su residencia y visitara a los obreros de su país, especialmente los emigrantes; en este caso por medio de su nodriza o de su propia madre supo que pertenecía a su raza. Y estuvo bien que de primera mano se enterara de los trabajos que estaban pasando. Si hubiera regresado al palacio con ese informe y dado pasos legales para aliviar la condición de ellos, habría sido mejor que emplear la violencia para cambiarles las condiciones laborales. Por esa forma violenta y revolucionaria no se convirtió en el líder que el pueblo de Dios necesitaba. El método no era apropiado y el tiempo no había llegado. Así no se comienza el reino de Dios. "¿Quién te ha puesto de príncipe o de juez sobre nosotros?”. Aquello no le dio ninguna autoridad sobre el pueblo, que no estaba buscando un líder, ni Moisés era uno de ellos.

          Diplomacy is usually better than violence
EXODUS 2: 11,12
"In those days it happened that Moses, grown up, went out to his brothers, and saw them in their hard work, and observed an Egyptian who was beating one of the Hebrews, his brothers. Then he looked everywhere, and seeing that nobody looked like that, he killed the Egyptian and hid him in the sand. "
A great thing was that this noble left his residence and visited the workers of his country, especially the emigrants; in this case, through his nurse or his own mother, he knew that he belonged to his race. And it was good that first hand he found out about the jobs that were happening. 
If he had returned to the palace with that report and taken legal steps to alleviate their condition, it would have been better than using violence to change their working conditions. Because of that violent and revolutionary way, he did not become the leader that the people of God needed. The method was not appropriate, and time had not arrived. Thus, the kingdom of God is not begun. "Who has made you prince or judge over us?" (Luk. 12:14). That did not give him any authority over the people, that he was not looking for a leader, nor was Moses one of them.

Una zarza seca vuelta un candelabro

Éxodo 3:5
“Entonces Él dijo: No te acerques aquí; quita las sandalias de tus pies, porque el lugar donde estás parado es tierra santa”. 

Cosas que aprendió Moisés: que Dios es Santo y él pecador, que la primera lección de fe es la santificación, que hay que guardar con respeto y reverencia la distancia entre Dios y él, que Dios puede brillar, convertir en un sagrado candelabro la vida menos provista de belleza (no escogió un olivo ni una palma), porque “porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia” (1Co.1:27-29).
Es el atractivo divino lo que mueve a los hombres a descalzarse ante un testimonio donde haya fuego de Dios, donde la vida parezca un milagro. Moisés aprendió respeto y reverencia para lo sagrado; la santidad de Dios fue lo que más le impresionó y eso se ve en sus libros y experiencias con Dios; Dios no hubiera podido dar su Ley al mundo si no es por medio de un hombre santo. Fue el más manso del mundo (Num. 12:3), por lo tanto, igual que Jesucristo (Mt.11:29); no fue el concepto de humildad lo que le enseñó sino de santidad (v.11). Por eso el Señor pudo utilizarlo tanto porque Moisés, lo mismo que el apóstol Pablo, crecía en santidad. Esa es una gran enseñanza para los ministros de Dios que trabajan duramente en su obra. Si hubiéramos sido más santos habríamos sido más exitosos. Ningún defecto hace infructífera nuestra labor como la falta de santidad, y ningún otro don es capaz de sustituirla sin desdecir el liderazgo. 

lunes, 29 de enero de 2018

Para recibir bendición no hay que hacer trampas

 GÉNESIS 27:30-38
“Y aconteció, luego que Isaac acabó de bendecir a Jacob, y apenas había salido Jacob de delante de Isaac su padre, que Esaú su hermano volvió de cazar. E hizo él también guisados, y trajo a su padre, y le dijo: Levántese mi padre, y coma de la caza de su hijo, para que me bendiga. Entonces Isaac su padre le dijo: ¿Quién eres tú? Y él le dijo: Yo soy tu hijo, tu primogénito, Esaú. Y se estremeció Isaac grandemente, y dijo: ¿Quién es el que vino aquí, que trajo caza, y me dio, y comí de todo antes que tú vinieses? Yo le bendije, y será bendito. Cuando Esaú oyó las palabras de su padre, clamó con una muy grande y muy amarga exclamación, y le dijo: Bendíceme también a mí, padre mío. Y él dijo: Vino tu hermano con engaño, y tomó tu bendición. Y Esaú respondió: Bien llamaron su nombre Jacob, pues ya me ha suplantado dos veces: se apoderó de mi primogenitura, y he aquí ahora ha tomado mi bendición. Y dijo:¿No has guardado bendición para mí?  Isaac respondió y dijo a Esaú: He aquí yo le he puesto por señor tuyo, y le he dado por siervos a todos sus hermanos; de trigo y de vino le he provisto; ¿qué, pues, te haré a ti ahora, hijo mío? Y Esaú respondió a su padre: ¿No tienes más que una sola bendición, padre mío? Bendíceme también a mí, padre mío. Y alzó Esaú su voz, y lloró”.

Es difícil no simpatizar con Esaú por lo que le hicieron su madre y su hermano. Sé que es un “profano” (He.12:16); pero fue una víctima de la confabulación de su madre y su hermano. Ella lo traicionó. Fue ella quien urdió ese plan de mentiras para que él perdiera su futuro, su destino, el éxito en este mundo. Tenía razón para luego odiar a su propia madre por lo que ella le hizo para favorecer a su hermano menor. ¿Quién puede oírle clamar con amargura, postrarse de rodillas ante su anciano padre pidiéndole alguna otra bendición, y sollozar con lágrimas en los ojos sintiéndose robado y engañado y no inclinarse a su lado, poner la mano en su hombro y tratar de consolarlo? (vv.37,38). El Señor había dicho que el mayor serviría al menor pero no hacía falta tanta mentira, él podía bendecirlo sin que ella lo ayudara, como pasó con Efraín y Manasés (Ge.48:14). 

Dios tiene modos inimaginables para nosotros para cumplir su llamamiento y propósito conforme a la elección. ¿Quién podría reconocer como válida una bendición tomada por medios tan impropios? El propósito de este relato no será justificar la bendición de Israel sobre Edom porque en él, Esaú sale más bien aprobado que desaprobado, es más virtuoso que su hermano. Esa bendición vino sobre Jacob, pero no porque allí Isaac lo haya bendecido sino porque el Señor así lo había querido (Ro.9:9-16). Aunque conozcamos nuestra elección ese no es el modo de hacerla “firme”. Debilita nuestra elección, por decirlo así, cuando con engaños queremos quitar a otros para ponernos nosotros.


Dios lo bendijo, pero después; merecían él y su madre una buena exhortación, por haber hecho aquella trampa. Dios nos bendice porque quiere bendecirnos, pero no queremos dejar la bendición en sus manos. Rebeca le hizo daño a Esaú, un daño muy grande, para toda su vida. Era una mujer mentirosa y dura, no se conmovió con las lágrimas de Esaú, y después de todo continúa actuando serenamente y desprende a Jacob de su lado con un consejo. David fue llamado por Dios para ser rey, fue ungido rey y pasaron más de 20 años, sin empujar a Saúl, hasta que se sentó donde él estaba sentado. Un contraste con Rebeca. Aunque le fuera dado por Dios ese puesto. Amado, defendamos nuestra bendición, no juguemos con ella ni la comercialicemos como hizo Esaú porque si la perdemos no la obtendremos, aunque la busquemos con amargura y lágrimas.

Hay hombres que les gusta oler a flores como mujeres

GÉNESIS 27:14,15
“Entonces él fue y los tomó, y los trajo a su madre; y su madre hizo guisados, como a su padre le gustaba. Y tomó Rebeca los vestidos de Esaú su hijo mayor, los preciosos, que ella tenía en casa, y vistió a Jacob su hijo menor”.


La palabra puede traducirse los elegantes, codiciables, preciosos y hasta sensuales. Esaú era un cazador, pero le gustaba vestirse bien y perfumarse, para ocasiones especiales, “con esplendidez” (v.27). ¿Qué contradicción es esa, un hombre tan varonil oliendo a perfume como las flores y las mujeres? Hay épocas en que los hombres-hombres empiezan a lucir prendas de mujeres, argollas en las orejas y dejarse crecer el cabello, sin ser nazareos, cosa que “la naturaleza misma enseña”, según Pablo, que es vergonzoso o indigno de un masculino (1Co.11:14). Esas son épocas en que los sexos se invierten y en lo oscuro y de espalda, no se diferencia una dama de un caballero, y cuando se vuelve uno queda asombrado. 
Pero nada, el cine muestra la admiración por esos parecidos heroicos medievales. ¡Y pensar que hay muchísimas señoritas, que les encanta que su barbudo y bigotudo novio, tenga ese detalle femenil y también se deje crecer el cabello como ellas! Eso, oler a rosas y jardines, para quien estima la virilidad y que no le guste usar el perfume comercialmente fabricado para hombres, es peor que oler a sudor y a pólvora, o a arco y flecha como Esaú. Que el cuerpo huela con el olor natural de cada cual y en la vida, cuando huele, que sea Cristo (2Co.2:14,15; Efe.5:2).

sábado, 27 de enero de 2018

La fe no se ve tanto por lo que se adquiere, como por lo que se quita o pierde

GÉNESIS 22:1-14
“Y el ángel dijo: No extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único”. 

Otra traducción, y quizás la mejor, sería “en el monte de Jehová será visto”. El pasaje así coordina un mejor sentido. Y dado que el lugar es el monte Moriah donde se habría de edificar el templo de Salomón, o sea el monte Sion, las palabras tienen el alcance de una profecía.

¿Por qué no le puso por nombre “liberación de mi angustia”? El nombre va dirigido a instruirlo, y a sus descendientes, en la doctrina de la providencia en toda la vida y primeramente en relación con el culto, de dar a Jehová lo mejor que se posea, y nada tiene más valor que un hijo. Por qué no dijo: he aprendido a amar a Dios, sobre todo, a no negarle nada, ¿si esa parece que fue la intención? Lo que aprendió lo aprendió para sus descendientes, que supieran que en comunión con el Señor les sería provisto para servirle; no habría excusa para abandonar las ofrendas y sacrificios por el pecado. También el relato tiene el propósito escogido por Moisés para fortalecer la centralidad del culto en la vida del pueblo.

Otra razón para contar este episodio quizás sea la ratificación de la promesa dada (vv. 15-18; 12:14-16) y, teniendo en cuenta la posteridad, incluyéndonos, hacernos mejores creyentes. ¿Quieres que Dios cumpla sus promesas en ti? Tienes que ser un mejor hombre de fe, más obediente, no negarle nada y negarlo todo por él (Luc.14:26). La fe no se muestra tanto por lo que uno adquiere sino por lo que se quita, lo que entrega, lo que pierde. Son renuncias lo que demuestran la fe, no adquisiciones. Como ya he sugerido, el relato está recogido con el fin de enseñar a confiar en la prueba de la fe en la providencia de Dios; que, si él tiene la preeminencia, en todo él proveerá. Dios es inmutable; por lo tanto, siempre se mostrará providencial. Hay una palabra que a Dios no le gusta; por eso se la dio a Abraham, "rehusar", y la emplea un par de veces (vv.12,16). Y Moisés enseñó que a él tampoco le gustaba. A la Ley no le gusta.


La fe que justifica no está relacionada tanto a ninguna otra doctrina como a la providencia de Dios, donde ella se asegura y se muestra por la obediencia, sin incertidumbres ni inconstancias. Si somos justificados como Abraham es “por fe y para fe” (Ro.1:17). La primera fe corresponde a la salvación y la segunda a la vida. Es una misma. Se conoce la primera por la observación de la segunda.

martes, 23 de enero de 2018

No seas lento para cambiar de compañía y el modo de pensar

GENESIS 19:15,16

“Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad. Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad”

“Daban prisa a Lot”, como si le dijeran “apúrate que queda poco tiempo, estas cosas deben suceder pronto, la paciencia de Dios está llegando al límite, hay una hora fija y no habrá más oportunidad, lo que está determinado se derramará (Dan.9:7). El tiempo de salvación no es indefinido ni infinito. Nadie sabe el día ni la hora sino Dios y por eso hay que darse prisa. Hay gente que es lenta para salvarse, lenta para creer, lenta para huir. Si Lot empezó con alguna prisa se fue parando hasta que se detuvo, y los ángeles tuvieron que arrastrarlos fuera de la casa. 

Señor, a veces no basta con tus amonestaciones para que huyamos de la ira venidera y tienes tú que sacarnos personalmente del sitio de juicio. Los sacaron no por las virtudes de ellos sino conforme a la misericordia de Dios. Fue la segunda vez que las manos de los ángeles asían de Lot. Si el Señor no asía de Pedro el apóstol se hubiera hundido (Mt.14:30,31). Siempre tenemos “acá abajo sus brazos eternos” (Dt.33:27). No seas lento para dejar el mundo y el pecado, abandonar las malas compañías, cambiar de modo de pensar y huir hacia Dios.

Dicen que no hay diablo, ni juicio, ni pecado ni Dios

GÉNESIS 19:12-14
“Entonces los dos hombres dijeron a Lot: ¿A quién más tienes aquí? A tus yernos, a tus hijos, a tus hijas y quienquiera que tengas en la ciudad, sácalos de este lugar; porque vamos a destruir este lugar, pues su clamor ha llegado a ser tan grande delante del Señor, que el Señor nos ha enviado a destruirlo. Y salió Lot y habló a sus yernos que iban a casarse con sus hijas, y dijo: Levantaos, salid de este lugar porque el Señor destruirá la ciudad. Pero a sus yernos les pareció que bromeaba”. 

¿Tienes aquí alguno más que quieras que se salve? Los ángeles conocían toda la parentela de Lot, pero les estaban preguntando por los vecinos, amigos, compañeros de trabajo, etc. ¿Quieres que el bodeguero de la esquina se salve? ¿El panadero, el copero, el herrero, el farmacéutico, el médico? ¿Alguien que sea como tuyo (tienes)? Y Lot se quedó pensando un tiempo y le respondió: “no, sólo mis futuros yernos”. Por su mente pasaron muchos nombres: “no, éste no, éste tampoco, no creerán, aunque se les predique, sería como “echar las perlas a los puercos, me despedazarían”.


Sus ilusiones de salvación con los yernos tampoco funcionaron. Si alguna vez pensó que se convertirían a la fe en este momento se dio cuenta que jamás cambiarían. Allí no había esposo fiel para sus hijas. Tomaron el mensaje como una broma, como si fuera un chiste. Ver algo similar en Mateo 27:47. Les habló del juicio y se rieron queriéndoles decir que no creían esas cosas, y lo que tan solemne les decía lo tomaron como un chiste o una broma porque no creían en un juicio venidero, ni alguien que se ocupara de eso, o sea, si fueran actuales, “no creemos en esas cosas de viejos”, “no hay juicio ni infierno porque no hay diablo, pecado ni Dios”. Y se quemaron en el fuego que no creían con un juicio que pensaban era imaginario.

lunes, 22 de enero de 2018

Compromete con Dios a tu familia

GÉNESIS 18:17-19

“Y el Señor dijo: ¿Ocultaré a Abraham lo que voy a hacer, puesto que ciertamente Abraham llegará a ser una nación grande y poderosa, y en él serán benditas todas las naciones de la tierra?”.  

Es una supuesta reflexión divina para explicar por qué se le comunicó con anterioridad a Abraham la condenación de Sodoma. ¿No era mejor suponer que fue para que no sufriera una crisis espiritual cuando se enterara de la muerte de su sobrino Lot? ¿Para que intercediera por él? ¿O para que lo ayudara? Pudo ser por esas razones o más bien sería por la futura conquista de Canaán, para que él ni sus descendientes tuvieran algún escrúpulo en arrasar la tierra, y que su conquista sería en el tiempo adecuado. Esa es nuestra exégesis de por qué los ángeles comunicaron a Abraham el secreto de la destrucción de aquellas ciudades; y la razón que da el escritor sagrado que estuvo en el corazón de Dios fue doble: el propósito de Dios para Abraham, bendecirlo a él y al mundo entero, y su fidelidad para la palabra de Dios en su familia y descendencia, porque “mandará a sus hijos y a su casa después de sí...” que obedezcan las palabras de Dios. “Siendo el gran hombre que lo haré, si ya me he propuesto bendecirlo tanto, si veo que será fiel, ¿qué impide que le revele lo que voy a hacer? ¿No tiene él familia allí? Quizás quiera interceder por ellos, me pida algo para ellos; y veré cómo reacciona cuando sepa el juicio que haré con los impíos”. 

A Dios le agrada saber y oír, y ver, nuestros esfuerzos para perpetuar la fe en nuestros hijos; por esa razón es que nos concede algo, nos trata como profetas. Oh Señor que yo guarde y mande a mis hijos que guarden tus mandamientos, que sean más obedientes que yo, que tengan más fe. Dios, aquí estoy comprometido, dentro de mi familia, con la continuidad de la fe una vez dada a los santos.

sábado, 20 de enero de 2018

Es para que te retiñen los oídos, te rías a menudo y adores mejor

GÉNESIS 17:15-21   
“Entonces Dios dijo a Abraham: A Sarai, tu mujer, no la llamarás Sarai, sino que Sara será su nombre. Y la bendeciré, y de cierto te daré un hijo por medio de ella. La bendeciré y será madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella. Entonces Abraham se postró sobre su rostro y se rio, y dijo en su corazón: ¿A un hombre de cien años le nacerá un hijo? ¿Y Sara, que tiene noventa años, concebirá? Y dijo Abraham a Dios: ¡Ojalá que Ismael viva delante de ti! Pero Dios dijo: No, sino que Sara, tu mujer, te dará un hijo, y le pondrás el nombre de Isaac; y estableceré mi pacto con él, pacto perpetuo para su descendencia después de él. Y en cuanto a Ismael, te he oído; he aquí, yo lo bendeciré y lo haré fecundo y lo multiplicaré en gran manera. Engendrará a doce príncipes y haré de él una gran nación. Pero mi pacto lo estableceré con Isaac, el cual Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene”.

Dios continuó cambiándole el nombre a toda la familia de Abram. Este fue el día que les cambió el nombre a todos con promesas; ya sus nombres les recordaban el futuro de bendición que tendrían. Pasara lo que pasara recordarían por sus nombres el propósito de sus vidas. Abram, por afligido que se hallara y pensara en su esterilidad, si eso le llevaba a la cama triste debía pensar que ya no se llamaba Abram sino Abraham “padre de una muchedumbre”. Si Sarai se llamaba “mi princesa” “princesas”, del padre, de la madre, de sus ancestros y dioses, a su nombre se le quitaría el posesivo de ellos, o del plural, una i, para ser simplemente libre de todo eso, de tradiciones religiosas paganas. Dios le quitó algo de su nombre para hacerla más suya que de nadie. Ahora sería Sara, a secas. A su esposo le añade, a ella le suprime. Una sola letra, un pequeño cambio en su vida la revoluciona toda. 
Los pequeños cambios de Dios son importantes. 
Por una letra también se definió en el concilio de Nicea la divinidad de Cristo, y por cierto una i quitándosela a la palabra “semejante” en griego para que quedara “de igual”. Sara, como si dijera, ahora es hecha por Dios una mujer ortodoxa. Sara comprendió que ahora ella pertenecería a Dios y sería “madre de multitudes”.

Es maravilloso el origen del pueblo de Israel, de cero, de nada, de lo imposible, como es asombroso nuestro llamamiento, nuestra elección desde Ur de los caldeos, antes que el mundo fuese, nuestra fe, justificación y glorificación. Nos inclinamos reverentes con el patriarca y nos identificamos con su risa. No por incredulidad sino de asombro, y como él diría: ¡me retiñen los oídos! Si uno supiera lo que Dios puede hacer con su vida se reiría, no se lamentaría tanto, no se impacientaría, llenaría su corazón de alegría, estaría contento, aunque tenga 99 años y habitara no en mansiones sino en tiendas. Su religión estaría llena de gozo, adoraría mejor y se reiría más a menudo

Cambios en apariencia pequeños, pero en realidad muy grandes

GÉNESIS 17:4-8

“Entonces Abram se postró sobre su rostro…”. 

Mientras Abram iba tomando las palabras de Dios, con reverencia él le iba dando más y más. Esa palabra “pacto perpetuo” “seré el Dios de ellos”. ¡Dios mío qué plan tan definido! Por eso Moisés se atrevió a sacar a todo un pueblo para otro lugar, mudarlo completo, con niños, mujeres, casas, todo, para la tierra de Canaán. Dios le dijo “eres un padre enaltecido” (Abram) y con mis bendiciones, cuando cumpla mi propósito contigo serás recordado como “un padre de muchedumbre” (Abraham). Oh bendito Dios, yo quiero ser un padre enaltecido y después un gran evangelista, un padre de multitudes. Continuó siendo un padre enaltecido, pero además de eso padre de muchísimos, con el alargamiento de su vida y nombre. Dios es quien produce nuestros cambios en apariencia pequeños pero en realidad muy grandes. “Fecundo”, qué bonita es esa palabra que quiere decir “te cargaré con frutos”. “no serás más estéril” “verás, o mejor dicho, no verás con el curso de los años lo que haré contigo, no importa que no lo veas el mundo lo verá”.

miércoles, 17 de enero de 2018

No vivas mordiéndote las uñas

2 SAMUEL 10: 12
“Esforcémonos por nuestro pueblo, por las ciudades de nuestro Dios y haga Jehová lo que bien le parezca”. 

Me parece bien eso que dijo, cuando uno no sabe lo que Dios va a hacer su deber es esforzarse y hacer lo mejor; si somos derrotados no tenemos porqué culparnos y moriremos tranquilos; si no nos esforzamos ya la derrota está hecha. El texto no enseña que uno se esfuerce y ponga su trabajo en las manos de Dios y con todo sea derrotado. Si te esfuerzas y obras lo mejor que puedes, todo te saldrá bien. Tienes que convencerte que éste es un procedimiento de fe. La “decisión de la suerte es de Jehová” (Prov.16:33). Si uno persevera tocando puertas, alguna se abrirá, aunque muchas permanezcan cerradas. Este hombre diría eso para estar tranquilo él y transmitir tranquilidad y fe a su ejército. Podría esa noche dormirla toda, si tardaba la batalla.
Dios hará lo que él quiera, con mucho de nuestro esfuerzo o con un poco menos. Digamos, "haga Dios lo que quiera, me apoye o no, nos dé   el triunfo o perdamos muchos hombres, nos acompañe el éxito ahora o venga después. Este es su pueblo y lo que quiera hacer con él lo veremos, si acompaña mi vocación y llamamiento o se retira de mi lado. Lucharé resignado a su voluntad y me conformaré si salgo vivo de la contienda, o muerto".

No debemos vivir como mordiéndonos las uñas, devorados por el gusanillo de la inquietud y si mi Jefe cree que es mejor para mí que yo pierda, y eso es sabio y le glorifica, le daré las gracias por mi derrota, destitución, infamia y muerte. Quien me condecora es Dios. Por lo que a mí respecta no me hallarán sus enemigos sentado en una silla o durmiendo en una cama sino vestido con el pectoral de la fe, contendiendo por la salvación y con la espada del Espíritu en la mano, que es su Palabra, la cual él sabe que yo sé usar, y se rufián yo sé que es cobarde, tiembla y huye porque le tiene miedo, le horroriza la predicación bíblica (Efe.6:10-17). Entonces digo, de acuerdo a mi experiencia en combate y a los galones que me condecoran,

“someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros” “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo” (Sgo. 4: 7; 1 Pe. 5: 9).


A mí sólo no me han herido sus infernales balas de juego, conozco héroes con muchas cicatrices y quemaduras, que suspiran al recordar esos malos ratos cuando lloraron solos. Yo quiero leer sus diarios y biografías. Y las compro. 

Una cosa es la barba y otra la honra

2 SAMUEL 10: 1-5

Entonces Hanún tomó los siervos de David, les rapó la mitad de la barba, les cortó los vestidos por la mitad hasta las nalgas, y los despidió. Cuando se le hizo saber esto a David, envió a encontrarles, porque ellos estaban en extremo avergonzados; y el rey mandó que les dijeran: Quedaos en Jericó hasta que os vuelva a nacer la barba, y entonces volved”. 

“Hanún les rasuró la mitad de la barba y les cortó los vestidos hasta las caderas”. Es decente LBLA cuando dice caderas, pero la RV es más exacta y dice que les cortó la ropa hasta las asentaderas. Este texto se ha usado para indicar el procedimiento de "restauración" que ha de seguirse con personas que han cometido inmoralidad; pero, si bien es cierto que esconderlos de la vista del pueblo es bueno para que no reciban sus afrentas, se le disminuya la vergüenza, ¿se recupera el testimonio de uno o le crece el pelo de la barba? ¿Un par de meses es suficiente para que una barba medio rasurada esté pareja? 

Mas no bastan seis meses ni diez años, ni toda la vida para borrar una falta moral. Estos hombres de David eran inocentes y nada malo hicieron para que los afrentaran así. No, hermano, estos hombres padecieron por una causa noble, fueron ultrajados cumpliendo una misión sagrada, pero quien se ha mancillado en su pecado no ha perdido la mitad de la barba sino su reputación, Dios puede perdonarlo y tener misericordia y darle arrepentimiento, pero lo que Dios nunca hace es devolverle la honra perdida entre los pequeños jueces que se enteraron de su necedad.

viernes, 12 de enero de 2018

Son bellas, más que las cristianas

GENESIS 6:2
“Los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban” (2 Pe.2:4,5; Jud.1:6,7). 

Es un pecado muy grande la contaminación matrimonial de la raza santa. Deja que los hijos del mundo se casen entre ellos y los jóvenes creyentes con hijas de Dios. Dice Gill lo siguiente:

“Según escritores árabes después de la muerte de Adán la familia de Set se separó de la de Caín. Set tomó a sus hijos y esposa y se instaló en una alta montaña (Monte Hermón) en la cumbre donde su padre Adán había sido sepultado, y Caín y todos sus hijos vivieron en el valle debajo donde Abel fue muerto. Set sobre la montaña obtuvo un prestigio de santidad y pureza, y se hallaban tan cercanos a los ángeles que podían escucharlos y unirse en alabanzas con ellos y por esa razón él y sus hijos recibieron el nombre de “hijos de Dios”. Su padre Set y los otros patriarcas les habían dicho que no descendieran y se juntaran con los habitantes del valle con los hijos de Caín. Algunos de ellos desobedecieron y bajaron y tomaron mujeres y después les siguieron otros atraídos por la belleza de ellas. 

Dicen algunos autores judíos que siendo los cainitas más numerosos y poderosos que ellos sólo le permitieron casarse con sus mujeres, agradando la carne sin tener en cuenta el carácter moral y civil de ellas, sin el consentimiento de sus padres y sin consultar a Dios cometiendo así fornicación a lo cual aquellas mujeres tenían adicción además del baile y las canciones mundanas, y esos fueron los atractivos que hicieron que aquellos jóvenes dejaran el monte santo y descendieran a tomarlas”. Como si dijeran entre ellos, “son bellas, más que las cristianas”.  El NT, concretamente Pablo, dice “no os unáis en yugo desigual con los incrédulos” (2 Co. 6:14-18). Ese yugo pesa mucho y se lamenta toda la vida haber fantaseado que algún dia ellos se harían cristianos. No es cierto que sean más bellas, sino más sensuales y exóticas, y llenaron más los ojos de los hijos de Dios que sus hermanas en la fe.

Tú me abriste el gusto por la pornografía



GENESIS 20:9
De allí partió Abraham a la tierra del Neguev, y acampó entre Cades y Shur, y habitó como forastero en Gerar. Y dijo Abraham de Sara su mujer: Es mi hermana. Y Abimelec rey de Gerar envió y tomó a Sara. Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche, y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada con marido. Mas Abimelec no se había llegado a ella, y dijo: Señor, ¿matarás también al inocente? ¿No me dijo él: Mi hermana es; y ella también dijo: Es mi hermano? Con sencillez de mi corazón y con limpieza de mis manos he hecho esto. Y le dijo Dios en sueños: Yo también sé que con integridad de tu corazón has hecho esto; y yo también te detuve de pecar contra mí, y así no te permití que la tocases. Ahora, pues, devuelve la mujer a su marido; porque es profeta, y orará por ti, y vivirás. Y si no la devolvieres, sabe que de cierto morirás tú, y todos los tuyos. Entonces Abimelec se levantó de mañana y llamó a todos sus siervos, y dijo todas estas palabras en los oídos de ellos; y temieron los hombres en gran manera. Después llamó Abimelec a Abraham, y le dijo: ¿Qué nos has hecho? ¿En qué pequé yo contra ti, que has atraído sobre mí y sobre mi reino tan grande pecado? Lo que no debiste hacer has hecho conmigo. Dijo también Abimelec a Abraham: ¿Qué pensabas, para que hicieses esto? Y Abraham respondió: Porque dije para mí: Ciertamente no hay temor de Dios en este lugar, y me matarán por causa de mi mujer. Y a la verdad también es mi hermana, hija de mi padre, mas no hija de mi madre, y la tomé por mujer. Y cuando Dios me hizo salir errante de la casa de mi padre, yo le dije: Esta es la merced que tú harás conmigo, que en todos los lugares adonde lleguemos, digas de mí: Mi hermano es. Entonces Abimelec tomó ovejas y vacas, y siervos y siervas, y se los dio a Abraham, y le devolvió a Sara su mujer”.

El pecado de adulterio es un pecado llamado "grande", y eso lo dijo no un santo y fiel de Jesucristo sino un pagano, uno que no pertenecía al pueblo de Israel, pero sabía que era una falta moral enorme y que las consecuencias siempre serían grandes y perjudicarían no solamente a una familia sino a todas las familias de la nación. Y Abimelec tendría muchas faltas, pero no quería añadir a ellas una más, la del adulterio, la mujer que Dios le había dado a otro y que se habían jurado ser fieles entre ellos. ¿Por qué conquistar la mujer de otro hombre, robársela, si ya tiene una? Abimelec, un idólatra, un polígamo pagano reprendió al hijo de Dios y le dijo que eso no se hacía.

Trata de que otro no te culpe de haberlo expuesto al pecado. ¿Cómo justificarás ante Dios las acusaciones de que desgraciaste su matrimonio, trajiste vergüenza a sus hijos engendrando medios hermanos? O yendo a otra clase de pecados, que te digan, “a mí tú me iniciaste en el uso de drogas, tú me enseñaste a tomar cervezas y bebidas fuertes, me iniciaste a usar el teléfono móvil (celular) para enviar textos sucios, para iniciar una relación pecaminosa y para mirar videos pornográficos, tú fuiste quien me abrió el gusto por la pornografía”.