sábado, 25 de marzo de 2017

-->
SALMO 40:1
“Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor”.

Cuando ve que adquirimos paciencia, retenemos la que nos da, responde. Es muy difícil, pero útil, esperar con paciencia en el cumplimiento o desarrollo de la voluntad de Dios. Ella parece una maquinaria que trabaja lenta. Generalmente los pasos de Dios son cortos. A veces he pensado que, así como Noé y Enoc caminaron con Dios quiere decir que iban a un paso lento. Dios siempre responde nuestro clamor y si no lo vemos es porque su respuesta pudiera ser negativa. La voluntad de Dios va al ritmo y cadencia del desarrollo de la predestinación; y esta es su plan hecho antes de la fundación del mundo. Sonriamos entonces pensando en la bella predestinación, en la áurea elección divina y en la sabiduría y misterio que ellas tienen.

          Cree en una omnisciencia particular
SALMO 40:5
“Han aumentado tus pensamientos para nosotros”.

La palabra hebrea que se traduce pensamientos pudiera traducirse de otras maneras muy sugestivas y ricas: intención, plan, imaginación, inventos, designios y propósitos. Al final de la nota escoge alguna de ellas y aplícalas a tu caso y disfruta en el Espíritu tu meditación. ¿Cómo puedes decir que Dios no piensa en ti? Dios piensa en su pueblo; ¿no eres uno de sus santos? ¿Serías un santo si él no hubiera pensado en ti? ¿No pensó en ti cuando te predestinó y te eligió desde antes de la fundación del mundo? ¿No piensa en ti y sin embargo Cristo murió por ti antes que nacieras? ¿No te sentó en los lugares celestiales con Cristo antes que tuvieras la conversión? ¿No ha dicho: “conozco mis ovejas y ellas me conocen?”. Si él no pensara en ti, tú tampoco pensarías en él como sucede con los impíos, porque ¿qué es el hombre para que tenga de él memoria? ¿No ha entregado a muchos a una mente reprobada para que hagan cosas que no convienen? (Ro.1:28). Tu perseverancia en el estado de gracia, los dones, las respuestas a tus oraciones, ¿no te indican que Dios piensa en ti? No podrías haberle sido fiel si no pensara en ti porque te ha dado su gracia, ¿y el perdón de tus ofensas? Si no pensara en ti, ¿cómo te ha perdonado? Tu misma vida, a diferencia de la de muchos otros, se desarrolla conforme a un “supremo llamamiento en Cristo Jesús”, conforme a un plan espiritualmente concebido, en cambio en los demás no hay sentido espiritual alguno. Cree en una omnisciencia particular, la de Dios contigo, que ve por donde vas porque van juntos.

lunes, 13 de marzo de 2017

Ve más lejos de donde el diablo te deje

ÉXODO 8:25-32
“Y Faraón dijo: Os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificio al Señor vuestro Dios en el desierto, sólo que no vayáis muy lejos”.

Lea esto con el capítulo diez donde el Faraón accede a dejarlos ir pero no a todos ni con todo. Pero ni una uña se quedó. La salvación fue completa. Al fin accedió dejarlos ir pero les permitió no ir más lejos de dónde él quería (v.28); hasta un punto no fuera de sus dominios, donde él aún pudiera ejercer su jurisdicción y tuviera la misma autoridad de siempre sobre ellos, hasta un lugar donde los pudiera alcanzar, que no le ganaran tantas ventajas que los perdiera de vista, sobre todo hasta donde ellos mismos, por cualquier razón, pudieran retroceder sin encontrar ninguna dificultad en desandar lo andado, deshacer lo hecho, romper lo edificado, olvidar lo aprendido, descreer y poner en dudas lo creído, caer de nuevo en sus brazos, hasta donde ellos pudieran volver a su punto inicial de partida, por supuesto, para nunca más dejarlos ir. Algo así como que no haya perseverancia de los santos, que se pueda perder la salvación y haya una irremediable caída de la gracia.
Satanás, si no le queda más remedio, por tu insistencia en adorar a Dios, en cambiar de vida, en usar sus promesas, accede dejarte ir, con tal que no cambies tanto que sea imposible luego recuperarte para sí mismo, accede a que hagas cambios pero no a que cambies completo, que endereces algunas cosas torcidas pero no que las replantees y las pongas derechas todas, que dejes algunas cosas sin tocarlas, que retengas algunas formas de vivir, que no te deshagas de algunos pecados donde él pueda poner su pie en tu vida.

Aunque uno no se halle fuera del alcance de Satanás nunca, sí debe aprender a ir lo más lejos que puedas para colocarte fuera del alcance de su mano, lo más santo que puedas, lo más celoso, lo más apartado del mal, lo más creyente, lo menos incrédulo, odiar menos, guardar menos rencor, amar más, tener más esperanza, una fe más sólida, leer más la Biblia, orar más tiempo, con más intensidad y frecuencia, alabarle más, servir mejor en las responsabilidades que tienes en tus manos. Transformándote más y más conforme a la imagen del glorioso Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo. ¿No ves que si no lo haces podría cautivarte de nuevo? No te pones fuera de su alcance y de sus dominios sino hasta que cruces el mar Rojo, es decir, con el nuevo nacimiento, con la regeneración del Espíritu, más allá de las ceremonias, ritos, de la religión, de la disciplina y formas de culto. Camina en la fe hasta donde te sea imposible retroceder, lo más lejos que el diablo, el Faraón te den permiso, si es que no le queda otro remedio, pero jamás regreses a tu punto inicial de partida. Ve tan lejos como Dios quiera y como tu pueblo, que es la iglesia, lo necesite.

jueves, 9 de marzo de 2017

Por qué Felipe sacó un cero y yo no


JUAN 6:5, 6
Entonces Jesús, alzando los ojos y viendo que una gran multitud venía hacia Él, dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos pan para que coman éstos?”.  

Para ver qué solución le daría, para que viera cómo manejaba una necesidad tan grande de la iglesia, para ver si le dejaba a él la solución. Y Felipe sacó un cero en la prueba; la única solución que vio fue el dinero y se equivocó (v. 7), la solución era Jesús. El otro habló para reforzar la idea que con dinero todo se resolvería (vv. 8,9). A mí me parece que pensaron razonablemente pero erróneamente. El propósito del milagro es para certificarse como el verdadero pan; la filantropía no fue su verdadero fin. Ocuparse de los pobres es un mandamiento también apostólico, pero en sentido general como método de evangelismo es dudoso, decepcionante y equivocado. La experiencia en la formación de una nueva iglesia entre los pobres me lo ha demostrado. Son renuentes para recibir el pan del cielo, mas con las manos extendidas reciben el de la tierra. La solución era y es Jesús, la fe, la paciencia y el evangelio. Y yo no he sacado un cero en este procedimiento de evangelización porque lo he conocido entre los pobres. Dicho con gratitud a Dios, y  cierta inmodestia.