martes, 17 de julio de 2018

Simplona franqueza, como en You Tube, verter todo lo que se tiene dentro


JOB 7:6-21
“Por tanto, no refrenaré mi boca; hablaré en la angustia de mi espíritu, y me quejaré con la amargura de mi alma”.

Job habla con Dios sobre la brevedad de su vida para que él se la cambie (vv.11-21). Uno esperaría una oración corta pero no es así; nota que es una gran queja y argumenta largamente con Aquel que puede cambiar su situación. ¿Pueden los hombres devolverles los hijos muertos, la fortuna y la salud perdidas? Esta oración parece tomada de su diario y leída a sus amigos o recitada en versos delante de ellos, o incluida posteriormente cuando editó su libro. Aquí admite lo que niega a sus amigos: que es pecador y afirma lo que a ellos no les acepta: que sus desgracias están conectadas a sus iniquidades (v.21).
¿Qué es eso de formar grupitos cristianos y verter como aguas todo lo que traen dentro? ¿No esconde esa simplona franqueza las larvas de la carne y lascivia? ¿No promueve una enfermiza curiosidad? ¿No elimina esa confraternidad los necesarios alientos de inspiración del buen modelo? ¿Cómo puede inspirarnos una vida que vemos y palpamos que es tan tierra como la nuestra? ¿No le da eso asco? ¿No es como un rodeo de regreso a la “confesión auricular” que se le hace a los curas católicos? ¿No sería mejor meditaciones bíblicas, alabanzas y oración?  No veo ningún resultado, a no ser siquiátrico, sentarse dentro de un grupo, sin lágrimas en los ojos, o haciendo pucheros y gimoteando, y enseñarles los trapos de inmundicias a los demás.  Santiago no aconseja que se haga eso, él se refiere a que, si alguien peca contra otro, confiese el pecado a ese otro, no a otros, que quieren enterarse (Sgo. 5:16).
No tenemos que ser tan francos con los curiosos como lo somos con Dios. El necio es a quien le gusta enseñar todo lo que hay dentro de su corazón y las intimidades familiares, y hasta pondría una cámara de video en su hogar y la instalaría en YouTube para ser el centro de atención de todo el mundo, vean lo que vean (Pro.18:2). Job no hizo eso, no desnudó su alma frente a sus amigos, y les dijo a sus impertinentes visitantes muchísimo menos de lo que le dijo a Jehová. Y los dejó con las ganas.


lunes, 16 de julio de 2018

La modernización del matrimonio y lo que llaman liberación de la mujer


EFESIOS 5:21-33

“Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido”.

Una mejor traducción con mejores manuscritos de (5:21) sería que nos sometiéramos unos a otros en el temor del Mesías o de Cristo (5:22); los mejores manuscritos no contienen la expresión que las esposas estén sometidas a sus maridos, lo que el apóstol escribió fue “a sus propios varones u hombres”, parece que el copista extendió lo del sometimiento desde el versículo anterior, aunque no hace falta discutir sobre el asunto porque el liderazgo de la familia corresponde al varón, y ese concepto incluye a la mujer para que tenga voz y voto. Esa forma de organizar la familia se aclara en los versículos siguientes (5:23, 24). El matrimonio es algo tan sagrado como la iglesia, y desde que Jehová creó al hombre y la mujer estaba pensando en su iglesia (5:25). Lo mismo que ya he señalado anteriormente, lo que el apóstol escribió fue en vez de esposo y esposa, varón y mujer, hombres y mujeres, definiendo la pareja a cada uno por su género natural, y dentro de ese pensamiento intercala el vínculo perfecto, el amor, tan puro y tan intenso, y tan sagrado como la pureza, e intensidad de Cristo. Y como la pareja es definida en ese sentido, un varón y una hembra, y lo que recíprocamente sienten, como dos polos opuestos. Es un amor originado atractivamente en cada célula masculina y femenina, y es el único, el natural, la pagana forma de la atracción de polos iguales es antinatural y perversión. La muerte del amor sí existe y sus funerales también, como una admisión bíblica más moderna llamada divorcio (Mt.19:1-12).  En aquella forma de amor tan sagrada y perdurable no se asoma ni por casualidad esa palabra divorcio, como lo demostró al principio de la humanidad cuando era tan puro el sexo que podían caminar desnudos, como los niños, sin fijarse en eso. La unión de la primera pareja humana que, aunque enfrentaron situaciones gravísimas, los dos murieron muy viejos, con muchos siglos de edad, arreglaron sus problemas, sin que se lea la desgraciada separación por común acuerdo.

En (5:26) “para santificarla habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la Palabra”, como ya he sugerido el concepto de iglesia es desprendido desde una pareja casada, de un hogar, y ambos, el hogar y la iglesia deben ser limpiados por la Palabra de Dios, ambos santos y sin manchas de pecados, ni en ellos ni en los hijos. La pareja y la iglesia tienen que haber palabra de Dios en el púlpito, en la cama y en la mesa, y en el trabajo. Ella, primordialmente ella, sin ningún sustituto barato. El apóstol está pensando no en las arrugas de la vejez, que son los surcos abiertos en el rostro por el arado de los años, de la experiencia, donde el tiempo ha ido depositando las semillas de la verdad. Eso surcos pueden ser ostentados y deben ser respetados, porque no disminuyen el valor del rostro, sino que lo aumentan, lo mismo que el cabello blanco sin teñir, tanto que nuestro Dios se auto codificó como Anciano de días (Dan.7:9,13,22).
La iglesia lo mismo que cada cristiano debe estar vestida de Jesucristo (Ro. 13:14). El versículo siguiente, “los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos” (5:28) viene a punto para chocar con los psicólogos actuales metidos a consejeros familiares dentro de la iglesia de Cristo, que intentan reformar la familia diciéndole principalmente a los esposos que se amen ellos primero para poder amar a sus mujeres, lo cual es completamente opuesto a la revelación bíblica, y ahí está el apóstol Pablo para intervenir y decirles a esos educados que están equivocados, y dejen de sustituir con esa ciencia la teología. 

Y el 5:29 amplía lo anterior queriendo decir, hombres amen a sus mujeres con la fuerza de todo el egoísmo de una mente natural, a menos que dicha persona no se halle en sus cabales y atente contra su vida. Y el apóstol no está pidiendo mucho sino lo mínimo puesto que cuando apareció Cristo, su evangelio, y el Espíritu Santo que nos deja, el matrimonio alcanza su perfección y el varón llega a amar a su mujer más que a sí mismo, porque Cristo amó y ama la iglesia más que a sí mismo. En el amor de Cristo no existió ni la más remota traza de egoísmo. Nuestro Señor, el Segundo Adán, fue y es perfecto. En el hogar moderno la mujer con su trabajo produce dinero para el sustento familiar y ella también sustenta y abriga a su marido como también sostiene y abriga Cristo a su iglesia. En el (5:30) algún copista añadió eso “de su carne y de sus huesos”. Siempre hay que estar alerta para que no se le añada ni se le quite algo a la Palabra de Dios. Lo mismo ocurre con el 5:33, donde el apóstol no escribió “propia” sino carne. Es un buen consejo del apóstol Pablo que si los medios o recursos lo permiten la nueva pareja se vaya a vivir sola no con los padres ni con los suegros, ya sea que alquile el lugar o lo compre (5:31). Que el nuevo hogar elabore sus propias tesis conforme al conocimiento que traigan y vayan adquiriendo, sin el suplemento de padres y suegros a menos que aquellos soliciten alguna consejería. Déjenlos que cometan sus equivocaciones y las corrijan solos, si acaso con la Biblia y con lo que el Espíritu Santo les enseñe en los sermones del pastor, suponiendo que los recién casados, y después con sus hijos, tengan el día de reposo como día de adoración y no para dormir la mañana. El apóstol le llama misterio al matrimonio así concebido porque esa explicación no se le había ocurrido ni a él mismo antes, y pudo haberlo sorprendido como hombre soltero, que en el cristianismo era algo más que la unión erótica de un hombre apuesto con una mujer bonita, sino que tendría el propósito de darle comienzo a una iglesia, y hacer por reglas familiares las mismas doctrinas que estructuran la iglesia por la cual Cristo murió, y que el respeto recíproco no lo destruya la modernización del matrimonio y lo que llaman liberación de la mujer (5:33)

viernes, 13 de julio de 2018

Por qué se ponen de pie cuando cantan y no cuando leen la Palabra de Dios


SALMO 98:1-3
“…cantad a Jehová cántico nuevo”. 

Este salmo tiene el mismo fondo que el anterior: la justicia que Dios ha hecho a Israel, pero con algo distinto, una exhortación a cantarle cántico nuevo. ¿Por qué la iglesia debe aprender coros e himnos nuevos? ¿Cuándo? Bueno es decir algo sobre los himnos antiguos, que son preciosos y los nuevos no deben substituirlos porque son recuerdos de pasadas misericordias. ¿Acaso cada salmo nuevo que se componía, suplantaba a los viejos o los complementaba? ¿Qué es eso, romper con el pasado musical de la iglesia como el mundo hace con sus repertorios? Cuidado con la culturización de la música porque, aunque haya cántico nuevo, experiencias nuevas y diversas, cada cristiano no es un autor musical, compositor o arreglista.  Hay himnos antiguos que uno desconoce y cuando los canta parece que fueron compuestos ayer en la tarde. 

Es asombroso el número creciente de hermanos y hermanas que pasan al frente de la congregación para cantar un cántico nuevo, y se ve que no tienen dotes musicales; mejor fuera que cantaran juntos con la congregación y no al frente de ella. Se deben cantar himnos nuevos que reflejen las nuevas experiencias del Espíritu moviéndose en la vida de la iglesia. Los coros más bíblicos y pertinentes, no son aquellos que repiten con cualquier música los textos bíblicos en el contexto mismo que fueron inspirados, sino aquellos que elaboran el mensaje bíblico y expresan en versos y melodías sus sustancias, sus doctrinas; porque es el espíritu primero, con la letra lo más importante. A propósito ¿por qué se ha sustituido la palabra himno por canción cuando se va a cantar? Se dice “vamos a cantar una canción” y no un himno. Según el diccionario VOX de la lengua española estas son las definiciones. Himno: Entre los gentiles composición poética en honor de sus dioses o héroes, o para celebrar un suceso memorable. 2. composición poética en alabanza de Dios, y de la Virgen o de los Santos. 3. composición poética o musical de alabanza, entusiasmo o adoración. Manifestación de entusiasmo: los himnos de la fe. Canción: composición en verso para ser cantada. 2. música de la canción. 3. composición lírica, dividida en estancias largas, todas de igual número de endecasílabos, menos la última, que es más breve. Cántico: Cada una de las composiciones poéticas de los libros sagrados y los litúrgicos en que se dan gracias o tributan alabanza a Dios; por ejemplos, los Cánticos de Moisés, El magníficat, etc.

Si las sustituciones se han hecho y no por capricho ni por contemporizar, entonces ¿por qué?  En Efe. 5:19 se mencionan los salmos, himnos y cánticos espirituales. Salmo, en griego es “psalmos” y significa “una pieza musical, una oda sagrada acompañada con voces, arpas u otro instrumento”. Himnos en griego es “humnos” y aparentemente proviene de una forma más simple llamada “hudeo” que significa celebrar, o es una oda religiosa. Cántico en griego es “oide” y significa eso mismo, un canto o una oda de cualquier tipo, y por eso Pablo añade “espirituales” para que haya diferencia entre los cánticos del mundo y los religiosos, sin baile para que sea solemne y reverente. Si quieren saltar cuando cantan, admitido, pero cuando le den paso a mi predicación, estense quietos y concentrados en lo que con mi Biblia abierta voy a decir. Y a propósito, ¿por qué se ponen de pie cuando cantan y no cuando leen la Palabra de Dios?