lunes, 31 de agosto de 2015

No siempre los de piel más blanca son mejores


Amós 9:7 
“¿No sois para mí como los hijos de Etiopía, oh hijos de Israel?” ¿No hice yo subir a Israel de la tierra de Egipto, y a los filisteos de Caftor, y de Kir a los arameos?”.
 
Gill dice: “Se volvieron tan negros como la piel de los etíopes y fueron idólatras como ellos, y se endurecieron como ellos y se acostumbraron a pecar del mismo modo, tal que les era imposible dejar de hacerlo (Jer. 13: 23). Los etíopes son representados por Diodoro Siculus como personas muy religiosas o idólatras y los primeros adoradores de los dioses y que les ofrecieran sacrificios a ellos, que los tenían a cambio en especial favor y estima. Homero habla de Júpiter y otros dioses como yendo a Etiopía para una fiesta de aniversario y los llama gente inocente. Luciano menciona que los dioses que viajaban más allá del océano llegaban a Etiopía, hombres honestos que los acogían tan bien sin ni siquiera haber sido invitados”. Un creyente puede comportarse, a veces, de un modo menos virtuoso que un incrédulo.
Observa que no siempre los de piel blanca son mejores que los que tienen la piel de otros colores. Los judíos tampoco eran tan blancos. Los hombres no son mejores ni peores por el color de la piel. Los judíos se gloriaban en ser hijos de Abram, Isaac, Jacob, y haber tenido el privilegio de ser sacados de Egipto por Dios, sin embargo el argumento del profeta muestra que por su mala conducta habían perdido la bendición de ser tratados de modo especial y que imitando en iniquidades a las otras naciones no podían sino esperar retribuciones divinas similares a ellas. No que los haya desechado como hijos sino que los ha de recompensar como a los otros. Ni soñar que si hacemos males vendrán bienes, Dios dará a cada uno conforme a sus obras. El alma de ellos, hombres de piel blanca, era más negra que la piel de los etíopes, y a veces éstos, los negros, los excedían en hospitalidad y nobleza.
Por otra parte, nota que  el éxodo por cuestiones políticas o económicas es una forma providencial de Dios para formar las emigraciones de los pueblos, y que en sentido general son buenas. El éxodo de los judíos desde Egipto es idéntico a la emigración donde actúa la providencia, cuando trajo a los filisteos de Caftor y a los arameos de Kir. Es lo mismo. El mismo Dios, usando milagros que con providencial inteligencia las produce y usa cambios económicos  y políticos, y en ambos casos quien dirige los éxodos de los pueblos y establece para cada uno “el límite de su habitación” (Hch. 17: 26). Rut la moabita emigró a Israel por una cuestión familiar. Dios tenía algún propósito con aquellos emigrantes que desde el Ponto, Etiopía, Mesopotamia, Grecia, Roma, visitaban Israel en Pentecostés cuando fue derramado el Espíritu Santo. Y Juan estaba en Patmos con algún propósito divino y por eso la providencia lo puso allí.

jueves, 27 de agosto de 2015

Si no puedes renovar lo que envejeció y ya es historia

Isaías 40. 27-31
“¿Por qué dices,  oh Jacob,  y hablas tú,  Israel: Mi camino está escondido de Jehová,  y de mi Dios pasó mi juicio? ¿No has sabido,  no has oído que el Dios eterno es Jehová,  el cual creó los confines de la tierra?  No desfallece,  ni se fatiga con cansancio,  y su entendimiento no hay quien lo alcance. El da esfuerzo al cansado,  y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan,  los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas;  levantarán alas como las águilas;  correrán,  y no se cansarán; caminarán,  y no se fatigarán”.

 Aquí tienes un texto para ponerle fin a tu desánimo. Si después de leerlo persistes en andar alicaído, tu mal no sale sino con oración y ayuno. ¿De dónde has sacado eso que Dios no sabe lo que te pasa, porque dices que Dios no conoce tus caminos? Oh, ¿no sabes que él te ha puesto en esos caminos, que andas por donde él propuso que anduvieras? No sujetes tu melancolía a semejante ignorancia. Si dirigieran tus pasos la Fortuna o la Suerte me callaría, pero no es así. Los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; da fuerzas al cansado, él no se fatiga. ¿Por qué dices, Dios no sabe lo que me está pasando? Dios sí lo sabe.
Cuando te cunda los músculos y el espíritu el desánimo, remítete a Dios como Creador. Eso pone fin a la duda de si puede o no puede prestarte ayuda. No andes con la tontería que si tuvieras tantos años menos podrías hacer esto y lo otro. Los muchachos se cansan y se caen. Tú no necesitas tener menos años sino más fe. El Señor es el autor de todo vigor. Tú te cansas pero Dios no. Cuando te falte la voluntad pídele prestado un poco de la suya. Los que esperan en Dios podrán hacer labores que los jóvenes no han podido realizar, ni tú cuando tuviste muchos años menos. Recoge estas palabras que son dichas para gente que se siente caída en el polvo. Dios la recoge desde el suelo. No gastes tus pocas fuerzas en lamentos. Encamínate a una renovación. Si no puedes renovar lo que envejeció y ya es historia, renuévate tú.



La iglesia es bonita yendo al paso de las paridas y los niños

Génesis 33.12-15
Y yo avanzaré sin prisa, al paso del ganado que va delante de mí, y al paso de los niños”. 

Parece que lo que quiere es que se vaya, le tiene miedo. Ya se han reconciliado, se han pedido perdones, no hay mucho más que hablar y seguir juntos como si nada hubiera pasado y juntar dos historias completamente distintas, borrar por voluntad propia tantos años de separación, es imposible. Esa hermandad no se puede disfrutar jamás. Han ocurrido muchas cosas que sería imposible sacar de la memoria. Estaban predestinados a vivir lejos el uno del otro. Se podrían conformar a tener noticias el uno del otro sin procurar un acercamiento. Los pasados no se usan pero siguen viviendo. No sé si generalizar pero hay personas que no pueden apagar sus rencores y nunca miran igual a un ofensor. Si se tiene una mala memoria.

Realmente no le hacía falta, Dios lo cuidaba. No siguieron juntos muchos días. Sin embargo mucho de lo que dice es cierto y muestra cuán conocedor es de su ganado, y habla a favor de las recién paridas y de los niños que también son tiernos. Le dice: “Compréndeme, tengo que ir lento, al paso de las madres paridas y de los niños, a ninguno de ellos puedo apurar o los mataré a mi paso. Las iglesias deben ir al paso de las madres que crían y de los niños. No debe dejarlos a ellos detrás y abandonados a su suerte. Deben tener sus maestros. Los adultos, los maduros deben ajustar el paso, ir más despacio, que los que todavía están en la infancia. Soportarlos y proveer. Los niños no deben quedarse rezagados ni obligarlos al trote de los adultos. Y no se les puede dar la vianda de adultos maduros a esos niños. Ellos son importantes para nuestras congregaciones. Si no se acomodan a ellos, los perderán, y una iglesia sin niños no tiene futuro, y es fea. Es un jardín sin flores.

viernes, 21 de agosto de 2015

¿Por qué te interesan tanto mis pecados y no mis problemas?

Oseas 11: 4
"Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida". 

“Con cuerdas humanas” o “cuerdas de humana bondad”. El nombre “Adan” en la frase hebrea es tradicionalmente relacionado a “hombre” y se puede traducir literalmente o figuradamente (como metonimia o asociación de humana compasión): “cuerdas de un hombre” o “cuerdas de humana bondad” y “ataduras humanas” (NET). Es que Dios con figura humana, con bondad humana, con compasión humana, atrae a los hombres. La compasión que los hijos de Dios sienten por sus semejantes, esa compasión humana, es también compasión y amor divinos. Y dicha compasión abarca toda la vida de los pecadores y no solamente la salvación “del alma” descarnada. La salvación es un conjunto e incluye el espíritu y el cuerpo y las dos clases de necesidades. Ambas se enferman y necesitan ayuda.

¿Por qué quieres que visite tu iglesia si no visitas mi casa? ¿Por qué visitaré tu templo si no me visitaste en el hospital? ¿Por qué quieres que coma lo que llamas “pan de vida” si paso hambre y tú lo sabes? ¿Por qué te interesan tanto mis pecados y no mis problemas? ¿Qué me ha dado la iglesia por todo lo que yo le he dado? ¿Crees que se pueden ganar almas a puros latigazos? ¿Que los pecadores correrán detrás de los que los azotan? Nadie puede conducir  a Dios a nadie si no le muestra un persistente amor. Inclusive, hasta la justicia divina pastorea al pecador con su atributo de amor. No me hables tanto del amor de Dios y muéstrame el tuyo. ¿No son uno mismo? Please, muéstrame tu bondad y seré un discípulo más ganado para Cristo.

jueves, 20 de agosto de 2015

Un infarto de la vida cristiana

OSEAS 10: 2
Está dividido su corazón. Ahora serán hallados culpables; Jehová demolerá sus altares, destruirá sus ídolos”. 

"Está dividido su corazón". Es una mejor traducción que un corazón “infiel”. Piensa dos cosas opuestas, el bien que no hace y en lo malo que hace, con la mente en la ley de Dios y con la carne en el pecado; o, hace cosas buenas y malas, sirve a la carne y al Espíritu, al pueblo de Dios y al mundo, a Cristo y a sí mismo, al Señor y al diablo, es santo y vil, creyente e incrédulo, sagrado por los sacramentos y profano por estilo de vida, es ángel y demonio, oro y barro, un monstruo, una abominación. Tiene dos señores, dos caminos, dos bautismos pero un solo destino: la muerte. No podemos balancearnos entre dos pensamientos, dijo Elías (1 Re. 18:21). Es el síntoma de la hipocresía y la adulación como se pudiera traducir la palabra dividido. Pablo dijo que para él, y por supuesto para todos, Cristo es “el todo” o nada (Col.3:11); entero sí, una parte no, no se le puede negar algo, desalojarlo en algún sitio, echarlo de cierto lugar, prohibirle la entrada y la opinión a ciertos asuntos, dejar un territorio prohibido para él. Un corazón dividido es un corazón roto por algún infarto,  grave, enfermo, o muerto. Ya no puede bombear sangre y se para. Entonces, por la causa que sea, ha sufrido un colapso su vida cristiana.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Pablo anda con una caja de libros por toda Europa y Asia

2 Timoteo 4:13
“Cuando vengas, trae la capa que dejé en Troas con Carpo, y los libros, especialmente los pergaminos” .
Foto 1: Diversos libros Foto 2: Comentarios de Calvino.

Veo que tiene un duro ministerio escatológico, un súper celo por la doctrina y que será la minoría bíblica entre tantos maestros superfluos. Es la imagen de ministro del último sueño del apóstol Pablo. Pero hay otro aspecto que completa la  imagen que resume lo que él ha sido toda su vida: un ministro culto y un ministro bíblico (v.13). Él sabe bien como contradecir a ese montón de falsos maestros que han apartado de la verdad el oído, porque lee libros, y verdaderamente los ama, y anda con una caja de ellos por toda Europa y Asia. Es ante todo un ministro bíblico, “mayormente los pergaminos”. ¿Qué era eso? Copias del AT o de sus epístolas. ¿Por qué envía por sus libros y pergaminos?
Quería ser un buen ministro de Jesucristo (1 Ti.4:6), sabio para la salvación (2Ti.3:15). Un ministerio trascendente. Los sermones son los mejores. Sumergido en la Palabra.

Quería como apóstol, predicador y escritor ofrecerles a las iglesias la mejor literatura, llena de la Palabra de Dios, convergente en Cristo, cristológicamente práctica. Y lo hizo de modo tal que se convirtieron sus escritos en Palabra de Dios, inspiradas por Dios. No usa como excusa que está viejo y no mira bien, que es  un anciano y enfermo de los ojos (Ga. 4:13; 6:11). Para él la vejez no es un obstáculo para estudiar la palabra de Dios, ni la vista para leerla y comentarla para las iglesias. Y además tampoco usa como excusa sus grandes experiencias espirituales para no estudiar los pergaminos. Ha ido al tercer cielo y lee. Ha escrito la mayor parte del NT y lee  (2 Co 14:2-4). El no dijo: “Sé mucho, tengo años de ser cristiano, soy apóstol y los apóstoles no tienen que rebajarse a estudiar”. “Un apóstol no entra a la E.D. a oír a Timoteo, Epafras”. Y una poderosa razón que tiene para leer buenos libros y estudiar la Biblia es que tiene la muerte cercana (v.6). ¿Tienes la muerte cerca? Pudieras tenerla. ¿E ignoras la Biblia?  Compra libros, y si los pides prestados, no te quedes con ellos que no eres su propietario. 

martes, 18 de agosto de 2015

Para los cristianos quejosos

Oseas 3:4,5
Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estatua, sin efod y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días”.
¿No te parece raro que teman "la bondad de Dios"? Uno no debe temer a un Dios bondadoso, se teme la cólera pero no la buena disposición. Pero si el profeta lo dice por algo será. Y eso voy a explicarlo brevemente. El apóstol no dice lo mismo pero sí algo parecido, que la bondad divina debe ser "mirada" (Ro. 11: 22), pero añade que también su severidad. Cuando miras la bondad de Dios te das cuenta lo que ha hecho y está haciendo por ti y eso te ayuda a permanecer en ella, y decirte a ti mismo “por nada del mundo renuncio a ella” o "no dejaré de verla nunca”.  Oh, cristiano quejoso, ¿qué es lo que fuiste antes de conocer a Cristo? ¿No estabas tirado en el muladar? ¿No te ha hecho sentar con los príncipes de su pueblo? (Sal. 113:7-9). ..
La Biblia y nuestra experiencia nos enseñan que Dios nos da y hace por nosotros más de lo que le pedimos (2 Sa. 7:8-12; 18,19), y mucho más de lo que imaginamos. Mira, pídele a Dios reabra tus ojos para que veas el mundo espiritual, sus misericordias para contigo y que ya no es poco lo que te ha dado, pero si te parece poco, más te dará porque habiéndote dado a Cristo ¿cómo te negará algo más? (Ro. 8: 32). ¿No ha usado su bondad para conducirte al arrepentimiento? (Ro. 2: 4 ,5). Eso lo dice el profeta para resaltar la bondad de Dios, su paternal bondad, la vio en el futuro, el regreso del pueblo a la tierra y en el Hijo de David, Cristo.
El texto también se pudiera traducir “su belleza” “su alegría”; ¿por qué vamos a temer su belleza y su alegría si no es porque espiritualmente no somos semejantes a él, bellos como nos hizo y además hemos perdido su alegría? Se fiel, busca su bondad, permanece en ella, bendícela, bésala, como niños a sus padres.


lunes, 17 de agosto de 2015

Providencia acumulada

                                                                 Levítico 26:10
“Y comeréis las provisiones viejas y sacaréis lo añejo para guardar lo nuevo”. 

¡Qué seguridad, Dios mío! Con tanta abundancia que no se gasta lo que uno tiene y Dios le dio. Aunque le demos las gracias por “el pan nuestro de cada día”, es pan de providencia acumulada. De eso son testigos nuestros ahorros. No estés intranquilo cuando te estés comiendo lo añejo, Dios te ha dado para que te alcance y estés tranquilo. No hagas demasiados cálculos en cuanto al futuro sostenimiento, deja algunos cabos sueltos a la sabiduría y providencia de Dios, que él es sabio, está atento y nunca falla. Palabras muy apropiadas para mantener responsable esperanza en el corazón de los que han envejecido, los retirados. Los jubilados. Y si se diera el caso de que no hubiera suficiente providencia acumulada en esta tierra, hay un tesoro celestial en la bondad de Dios que jamás se agota y descenderá oportunamente por el canal de la fe. Le la experiencia con la providencia. No tiene sentido que te preocupes porque se acabe lo añejo. Reposa tranquilo, santo envejeciendo.  Eso sería una intolerable carencia de fe. En sentido espiritual come lo añejo, las viejas verdades del evangelio, la eternidad de Dios, su omnipotencia, la salvación por gracia, alimenta tu alma con los añejos atributos divinos. Nadie tiene en su casa una gallinita que ponga huevos de oro.

sábado, 15 de agosto de 2015

Los misioneros y las perlas de Dios

Mateo 7:6
"No echéis vuestras perlas a los cerdos". 

Aquí se nota de Jesús un poco de cólera. Aunque el lenguaje tenga una excusa ceremonial. Hay personas que se enojan muchísimo si uno les habla de Cristo, y si quiere que dejen sus pecados están dispuestos a agredirnos si insistimos. Pero yo no sé realmente quiénes son. Los misioneros arriesgan sus vidas entre salvajes en lugares inhóspitos, les traducen la Biblia a sus dialectos y se exponen a enfermedades, a ser lanceados, devorados por caníbales, o destrozados por las fieras.

¿Son ellos perros? ¿Puercos? Nunca este versículo ha prohibido el envío de hombres y mujeres a la obra misionera. No se refiere a los "bárbaros y escitas" sino a la gente de nuestro propio país, a los perros que vuelven a sus vómitos y no quieren oírnos, y a las almas puercas, los sensuales que se alimentan de basuras y desperdicios, individuos inmundos incapaces de valorar la belleza de una verdad bíblica y se enfurecen cuando se las decimos como si estuviéramos tratando de envenenarlos (2 Pe.2:20-22; Jud.1:17-19), los ceremoniosos que han caído de la gracia y  que con afilados dientes se comportan con una actitud canina (Ga.5:15). El evangelio es comparado con las perlas.

viernes, 14 de agosto de 2015

Bástale a cada día sus propios problemas

Mateo 6:34
"Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán; basta a cada día su propio mal". 

Otra traducción en vez de afán dice ansioso y que el día de mañana o sea el futuro, tendrá sus propias ansiedades. Miramos al futuro y le tenemos miedo. No somos como la mujer virtuosa de los proverbios de Salomón, que se reía de lo por venir (Pro.31:25), ni acabamos de estar seguros que todo es nuestro, sea la vida, sea la muerte, sea el presente y lo por venir (1Co:3:22). Satanás es el gran contradictor de las promesas de Dios, su íntimo afán es que no las usemos; y si no puede evitar que las leamos al menos que no nos apropiemos de ellas, para que no recibamos el beneficio del sosiego y la paz que ellas comunican, porque con tal objetivo fueron enviadas por Dios. Las rodillas nuestras son la única solución, implorar al Señor que ni un solo día después de nuestro presente emita preocupación. Señor danos para hoy, ayúdame a vivir hoy, a reposar en ti hoy, que mi única preocupación sea el reino tuyo, y ni tampoco servirte en él con “ansiosa inquietud” con “mente dudosa” con  “ansiosa perplejidad” con “ansioso suspenso” como se pudiera traducir  (v.27; Luc.12:29). Bástale a cada día "sus propios problemas".

martes, 11 de agosto de 2015

Mojando con lágrimas y besos el camino estrecho

Oseas 2:6-7
Por tanto, he aquí yo rodearé de espinos su camino, y la cercaré con seto, y no hallará sus caminos. Seguirá a sus amantes, y no los alcanzará; los buscará, y no los hallará. Entonces dirá: Iré y me volveré a mi primer marido; porque mejor me iba entonces que ahora”.

La otra y triste verdad que se muestra aquí es nuestra persistencia en pecar. Nacemos para pecar. Nuestro instinto es pecar. No podemos dejar de hacerlo. El pecado por naturaleza nos domina y somos “vendidos al pecado” (Ro.7:14), e insistentes y persistentes en hacerlo. Todo lo que hacemos por naturaleza, de modo natural, es desobedecer a Dios, ignorarlo por completo y abandonarlo.
El que es nacido de Dios no practica el pecado “porque la simiente de Dios está en él” (1Jn.3:9), o sea la gracia del Señor. No porque no lo intente sino porque no puede. Debe recordar que el primer significado que tiene la palabra santificación es separación y no pureza. La pureza es algo obligatorio. Ningún hombre natural es santo porque voluntariamente lo desee, todo lo contrario. Desprecia la santificación. Claramente ahí lo dice el Señor que si no le pone barreras a su pueblo él se prostituiría. No confía que él le sea fiel porque le ama y desea obedecerle. Le interpone impedimentos que no pueda cruzar, cercas con espinas que le desgarren si lo intenta y paredes que les sean imposibles saltar.
Si no fuera por esos obstáculos que Dios nos pone, ninguno llegaría fiel al final. Un sermón lo para, una protesta de la familia, la protección de un buen amigo, el pecado se aleja sin decir adiós, o no se llega a tiempo para cometerlo, todo se trastorna, un espíritu de miedo venido de Jehová o un ángel se interpuso con la espada en la mano y la mula lo vio y el apretón del zapato contra la cerca hizo que gritara y desistiera.

Sin embargo con todo lo que les cueste saltar esas cercas de púas de vez en cuando algún “prisionero de esperanza” la salta (Za.9:12), pero entonces paga las consecuencias de su extravío y le va mal con sus amantes que le dan de bofetadas y se le ríen en la cara. Entonces haciendo cuentas concluye que le iba mejor con Dios, con el evangelio, con el Espíritu Santo y con la iglesia que sin todo eso. Y comienza el doloroso vuelta atrás, humillado, pobre y avergonzado, pidiendo perdón a todos los que ofendió y a su conciencia, y mojando con lágrimas y besos el camino estrecho desde donde planeó su huida. 

lunes, 10 de agosto de 2015

Comentarios discutibles e inseguros escritos en la Biblia

 Daniel 12:11-13

“Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días.  Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días. Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días”. 

Transcribo lo que escribió Clarke y como se equivocó: “Creo lo mismo que el Obispo Newton, que es una frase proverbial (en eso tiene razón, nota mía) y puede ser aplicada a cualquier cosa que suplante o esté en oposición a las ordenanzas de Dios, su verdad, etc. El templo de Adrián edificado en el lugar del templo de Dios en Jerusalén, la iglesia de Santa Sofía convertida en una mezquita musulmana, etc., pueden ser abominaciones desoladoras. Quizás el mahometismo sea esa abominación que nació en el 612 d.C. Si tenemos en cuenta el número 1290 desde ese entonces llegamos hasta el 1902 cuando se presume que la religión de ese falso profeta dejará de prevalecer en el mundo; desde el presente, el año 1825, quedamos sólo a una distancia de 77 años” (Clarke). Las itálicas son mías. En cuestión de números proféticos ¿no es mejor ser prudentes como Calvino y dejarlo a un tiempo desconocido que sólo el Señor conoce? Con esa regla en mente fue que comenté el Apocalipsis. 
Lea lo siguiente: “Ya que Cristo habla de este evento como futuro, no se refiere a Antíoco Epífanes (Mt. 24:15), sino al sistema religioso autorizado por el anticristo en Jerusalén cuando establece su propia imagen (Apc. 13:14) y se presenta como Dios (2 Te. 2:4); “mil doscientos noventa días”. A la última mitad de la gran tribulación se le identifica con 42 meses (Apc. 11:2; 13:5) y 1,260 días (Apc. 11:3), y culminará con la segunda venida de Cristo (Mt. 25:31). Los 30 días adicionales pudieran ser para el juicio de las naciones (Dan. 12:11; Mt. 25:31–46). Los 45 días adicionales en los 1,335 días del v. 12 pudiera ser para la inauguración del reino milenial (v. 12) (LBLA).  No es prudente en una nota dentro de la Biblia se escriban comentarios discutibles e inseguros. Sujetos a perder credibilidad con la erosión del tiempo, que termina por descartarlos.

viernes, 7 de agosto de 2015

América y el desafío del Islam

(Extracto de un libro escrito por Albert Mohler, Jr.)

“He criticado al presidente Obama por no dejar claro que América no está en guerra con el islam, sino por fallar en ser honesto y dejar claro que enfrentamos el desafío de una civilización en el islam. El islam es el más simple y mayor competidor de lo que es la civilización occidental a nivel mundial. La lógica del islam es someter cada pulgada de este planeta al gobierno del Corán. El islam clásico divide el mundo en dos, el mundo del islam y el mundo para la guerra. En este último aspecto la lucha para someter las sociedades a esa clase de gobierno del Corán, continúa. El presidente Obama creó su propia confusión sobre estos asuntos, pasando por alto el punto principal. Si el mundo no está en guerra con el islam, al presidente Obama le parece inútil referirse a Irán, cosa que va en contra de la práctica americana, como República Islámica de Irán. De modo similar algunas de las palabras de Obama y gestos durante su reciente viaje parecen demasiado indulgentes hacia el islam, especialmente en cuanto a la forma y el modo con que estas palabras y gestos han sido interpretados en todo el mundo islámico. La sumisión del mundo entero al Corán es la ambición que mueve al mundo musulmán y a cada musulmán fiel. Ellos esperan y oran, y trabajan con ese propósito. La mayoría de los musulmanes no están deseosos de emplear el terrorismo para llevar a cabo ese ideal. No obstante siempre el mismo permanece como una meta. El mundo del islam y el mundo occidental ofrecen dos puntos de vista completamente diferentes en cuanto a lo que es una sociedad. En cuanto a que no somos una sociedad que está en guerra con el islam, de eso estamos seguros y también que estamos enfrentando un desafío de parte del mundo islámico. Un desafío que incluye terrorismo, pero también el cambio de esta civilización permanece como su ambición central. Cualquier persona que viva en Estambul, que ha sido el asiento histórico del poder otomano, reconocería ese hecho. Como un creyente en el Señor Jesucristo y ministro del evangelio, mi principal interés en relación con el islam no es precisamente en relación a la civilización o una cuestión geopolítica, sino teológica. Creo que Jesucristo es verdaderamente “el camino la verdad y la vida”, y que “nadie viene al Padre sino por él” (Jn. 14:6). La salvación viene a través del evangelio de Jesucristo y el evangelio de Jesucristo es el único mensaje que salva. Estoy de acuerdo con el presidente Obama que el islam ha operado maravillas, pero yo miro el asunto como un sistema de creencias que ha mantenido a millones y millones de personas espiritualmente cautivas, dejándolas a todas bajo la maldición del pecado y sin esperanza de salvación. Para los cristianos independientemente de la nación que sea, este es un gran desafío y tiene que tomarse con una urgente preocupación. Nuestro interés no es principalmente político sino teológico y espiritual. Y tomando todas las cosas en consideración, el islam representa el más grande desafío para el evangelismo cristiano en nuestros tiempos” (Albert Mohler Jr.  Culture Shift, Cambio de Cultura, la batalla por el corazón moral de América, pags. 154-157).

martes, 4 de agosto de 2015

Les gusta la música y las canciones

Ezequiel 33:31-32
Y vendrán a ti como viene el pueblo, y estarán delante de ti como pueblo mío, y oirán tus palabras, y no las pondrán por obra; antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia. Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, hermoso de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra”.


Un cantante cuya voz y la música son apreciadas pero no lo que dice, la melodía y las palabras pero no el contenido de lo que canta; así de ese modo el pueblo no presta mucha atención a lo que el profeta dice sino a la manera en que predica. Se deleitan en la armonía de su voz, la elocuencia de sus discursos, lo correcto de sus expresiones, lo magnífica de su dicción y la cadencia de sus palabras pero sin prestarle interés a la excelencia de las doctrinas que enseña. Se marchan con no más impresión que si hubieran asistido a un concierto de música o hubieran sido deleitados por algún cantante y que además toca bien su instrumento y la música de su canción de amor. Son amantes de la música. El evangelio verdaderamente es una “canción de amores” como puede traducirse, que habla sobre el amor de Dios, el amor de Cristo y la voz del predicador es como un encanto para aquellos que lo entienden pero para otros es sólo una canción, voces y nada más. Se deleitan en sus sermones y cómo los predica pero no reflexionan en sus contenidos, oyen las palabras pero no la aplicación a sus vidas” (John Gill). Los sermones bonitos suenan más bellos que cualquier instrumento musical. Deja de tocar en el piano, arrincona la guitarra, déjame oír lo que están predicando que me encanta.

No leen el periódico y no oyen las noticias

Ezequiel 27 (todo el capítulo).
“Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Tú, hijo de hombre, levanta endechas sobre Tiro.
Dirás a Tiro, que está asentada a las orillas del mar, la que trafica con los pueblos de muchas costas:
Así ha dicho Jehová el Señor: Tiro, tú has dicho: Yo soy de perfecta hermosura. En el corazón de los mares están tus confines; los que te edificaron completaron tu belleza”.

Es notable la información económica sobre Tiro que tiene el profeta; no se dedicaba a conocer sólo la moral y le daba la espalda a todo lo demás. Estas cosas no le fueron reveladas a Ezequiel, él las conocía porque las había escuchado o porque las leyó y Dios lo inspiró para que las dijera. Era un profeta de Israel pero supo el impacto que había producido en Tiro  la caída de Jerusalén ycomo ella se gozaba en quedarse ahora sin su competidora. Era un hombre culto y bien informado del comercio internacional de los pueblos.  ¿Quién hubiera podido sospechar que un hombre con tantas visiones como él, tan interesado en el ministerio del templo, que viajó en visión de Caldea hasta su país, podría también hallar tiempo e interés para informarse del curso económico y político que seguían las demás naciones lejanas o circundaban la suya?
Casi ninguno de los profetas de Israel era ignorante de lo que pasaba a su alrededor, de la economía, la política y la moral de las naciones. Pero hoy hay profetas y ministros que no saben nada de estas dos primeras cosas; ignoran casi por completo el giro económico que tiene su país y no les importa nada la política doméstica o exterior que sigan. Se concentran casi exclusivamente en la Biblia y en los asuntos espirituales, ganar almas para Cristo y el perdón de los pecados. No leen el periódico, no oyen las noticias y estudian exclusivamente libros espirituales. 
Ezequiel pudo informarse bien de lo que tenía alrededor para tener en su momento alguna palabra de salvación para ellos; no conocía la economía de Tiro para admirarla o para disfrutarla, porque no "se enredó en los negocios de la vida", sino para profetizar contextualmente contra ella si fuera menester. Profetas como Ezequiel, Daniel, José, Isaías, Jeremías, fueron mucho más útiles al mundo que otros porque tuvieron interés internacional en la palabra de Dios. Si un cristiano estudia esas cosas podrá llevar a Cristo y a su evangelio a esos planos, haciendo que sean más duraderas que las conquistas económicas que su país tenga. 
Como hay poquísimos cristianos en esas esferas, abundan las estrategias económicas abusadoras y las impías intrigas políticas. Oh Dios, danos cristianos versados en estos asuntos pero firmes en la creencia de que la prosperidad económica y esplendor de una nación se mantiene si te es fiel a ti. Yo sé, Señor, que pones y quitas reinos (Dan. 2:21; 5:21) según tu voluntad, no para darle oportunidad a uno y a otro después, sino porque te cansas de los pecados que cometen. Bendice a tu pueblo para que vivamos quieta y reposadamente y tengamos una nación próspera para gloria de tu nombre y para acción de gracias a ti. Amén.