lunes, 10 de agosto de 2015

Comentarios discutibles e inseguros escritos en la Biblia

 Daniel 12:11-13

“Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días.  Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días. Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días”. 

Transcribo lo que escribió Clarke y como se equivocó: “Creo lo mismo que el Obispo Newton, que es una frase proverbial (en eso tiene razón, nota mía) y puede ser aplicada a cualquier cosa que suplante o esté en oposición a las ordenanzas de Dios, su verdad, etc. El templo de Adrián edificado en el lugar del templo de Dios en Jerusalén, la iglesia de Santa Sofía convertida en una mezquita musulmana, etc., pueden ser abominaciones desoladoras. Quizás el mahometismo sea esa abominación que nació en el 612 d.C. Si tenemos en cuenta el número 1290 desde ese entonces llegamos hasta el 1902 cuando se presume que la religión de ese falso profeta dejará de prevalecer en el mundo; desde el presente, el año 1825, quedamos sólo a una distancia de 77 años” (Clarke). Las itálicas son mías. En cuestión de números proféticos ¿no es mejor ser prudentes como Calvino y dejarlo a un tiempo desconocido que sólo el Señor conoce? Con esa regla en mente fue que comenté el Apocalipsis. 
Lea lo siguiente: “Ya que Cristo habla de este evento como futuro, no se refiere a Antíoco Epífanes (Mt. 24:15), sino al sistema religioso autorizado por el anticristo en Jerusalén cuando establece su propia imagen (Apc. 13:14) y se presenta como Dios (2 Te. 2:4); “mil doscientos noventa días”. A la última mitad de la gran tribulación se le identifica con 42 meses (Apc. 11:2; 13:5) y 1,260 días (Apc. 11:3), y culminará con la segunda venida de Cristo (Mt. 25:31). Los 30 días adicionales pudieran ser para el juicio de las naciones (Dan. 12:11; Mt. 25:31–46). Los 45 días adicionales en los 1,335 días del v. 12 pudiera ser para la inauguración del reino milenial (v. 12) (LBLA).  No es prudente en una nota dentro de la Biblia se escriban comentarios discutibles e inseguros. Sujetos a perder credibilidad con la erosión del tiempo, que termina por descartarlos.