martes, 29 de septiembre de 2015

Es que en Marte No Hay Marcianos

AGUA EN EL PLANETA MARTE
Tengo enfrente de mí la foto que la NASA ha tomado de un paisaje marciano. La explicación que le dan a la fotografía es, ¡y lo dijeron con mucho entusiasmo!, que se trataba de manantiales de agua; y con esa noticia quedaba descartada la teoría de que Marte era un planeta seco. La fascinación científica tiene su ideología en relación con nuestro bello planeta Tierra, por quien temen los ecologistas un cambio climático catastrófico que alteraría completamente el funcionamiento de la civilización. Ante ese supuesto horror los ambientalistas continuamente dicen que la capa de ozono se está dañando como resultado de la exuberante industrialización, y según ellos sin conciencia, de los capitalistas industriales. Si la alegría de Marte tiene conexión con esto último, han llamado a la ciencia para una promoción política. Pero ese no es el punto esencial que quiero destacar porque me alegro mucho de que Dios haya dado tal capacidad a los hombres para investigar su universo, y como hasta ahora se ha sospechado sin pruebas que lo desmientan, que donde único se reunieron con precisión y maravillosamente todas las condiciones para el origen de la vida, es nuestro querido globo terráqueo. Y eso ha sido así porque nuestro mundo tiene un Creador que por su voluntad lo hizo con precisión científica y un arte inigualable, porque no hay belleza más perfecta que la naturaleza. Bien ciego es, o más bien ciegos son los ojos que estudian el universo y no ven a Dios. Carlos Roberto Darwin murió leyendo la Biblia, y dijo que lo que trataba con sus estudios era descubrir las formas en que Dios hizo el universo.

Cualesquiera que sean los millones de años que tengan esos charcos de Marte, charcos serán, riachuelos serán, manantiales serán, y nada más, porque no hay apoyo científico más mínimo para afirmar que aunque el agua en nuestro caso forma parte indispensable de la vida, eso no quiere decir ni sugiere, a no ser que lo impulse el capricho ideológico, que el agua marciana, solita y sin nadie más, va a crear una célula viviente, inteligentemente como para que por sí misma se convierta en una planta, y una planta con tanto desarrollo mental que deje de ser hierba, árbol, y se convierta en hombres, mujeres, animales, insectos, y en cada esquina marciana inteligentemente adaptada, como pasa aquí con nuestros continentes, para que sobreviva y se desarrolle. Hay que ser ciegamente ateo, por decisión personal, para imaginar una evolución espontánea de tamaña magnitud, y ascendente, cuando lo que se observa aquí en nuestro ingrato planeta es lo contrario, una involución, y carreritas estamos dando y consejos por todos lados para que cuidemos el planeta porque lo estamos dañando, al punto, que con nuestros magníficos cerebros hemos inventado armas atómicas suficientes para cumplir lo que dice el apóstol, que los elementos ardiendo serán deshechos y fundidos (2 Pedro 3:10-12). Si Dios hubiera querido hacer marcianos y después enojado con ellos los exterminó, por supuesto hace miles de millones de años, nadie puede asegurarlo, y ese planeta, ahora mojado, inhóspito, es un llamamiento científico y bien educado para portarnos bien con el Creador y los unos con los otros, y hacer acuerdos internacionales para que los que no tienen armas nucleares no las fabriquen, porque hay individuos endemoniados que odian tanto a los otros que quisieran borrarlos del mapa. Cuando yo era niño había una canción que escuchábamos en la radio que decía así, “los marcianos llegaron ya y llegaron bailando el rica-cha”. Y como ya somos adultos y dejamos las cosas de niños (1 Corintios 13:11), no esperamos que bajen de allí esos cantantes y bailarines verdes, es que en Marte no hay marcianos, ni música, ni orquesta, ni nada, sino un poco de agua.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Los poderes del fútbol, del canto y del mundo venidero

 He.6:4-6
“Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio”.

FÚTBOL EN LA IGLESIA
El texto enseña sobre los que han llegado muy lejos en la iglesia sin ser cristianos, muy parecidos a ellos por la gracia temporal pero sin regeneración. En vez de hacer exégesis al texto como es mi costumbre quiero tomarlo en relación a los que se llegan a la iglesia atraídos por el deporte y las artes.
Empecemos por el deporte. Una de las cosas más bonitas que veo en los centro y suramericanos de la iglesia es el fútbol; de veras que es todo un arte el manejo de los pies para rechazar o impulsar la pelota y engañar al jugador contrario haciéndole moverse en un sentido equivocado y meterle un gol. Aunque el deporte de mi país es el béisbol, llevado mayormente por los americanos, el fútbol me parece que es más lujoso y movido, se siente menos impaciencia, se usa la cabeza por dentro y por fuera, da menos miedo que batear una bola que el lanzador la tira a ochenta kilómetros por hora,  y además en el fútbol no se mastica tabaco y se escupe menos. Así que esto que escribo lo digo como un neófito, con amor y como un ocasional y sedentario observador de los futbolistas.

Ahora, hablando de religión. El que viene a la iglesia solamente por un equipo de fútbol, se irá cuando otro equipo mejor le ofrezca un puesto; y en el caso que se quede por un tiempo sin gustarle mucho la palabra de Dios, oyendo impaciente los sermones, mirando el reloj de su mano o el de la pared, en caso que no sufra de adicción al teléfono móvil, es cuestión de tiempo y de oportunidad para que “ponga pie en polvorosa” (fea expresión) y quizás se lleve consigo el atlético, alguna admiradora o algún compañero de juego. Para que todas esas desgracias no sucedan será menester que el Espíritu Santo por medio de la enseñanza bíblica, por medio del pastor o alguien más, le dé a paladear “los poderes del siglo venidero” y el casi bienaventurado, no se vuelva en sus viejas costumbres pecaminosas. Si es que ha profesado la fe en Dios. Aunque en realidad si se le da a elegir entre su deporte y la iglesia, se queda con el fútbol.

Dejando tranquilos a los futbolistas y hablando de otros artes, el guitarrista, el de los platillos, tambor, el músico de percusión, y los cantantes. También estos si han llegado a la iglesia para usar sus dones naturales, no del Espíritu Santo, y no encantados por la belleza de la Biblia, pudieran “gustar la buena palabra de Dios”, si en la iglesia abunda, como dice el autor de Hebreos, pero sin separarse de pasiones carnales, y en ese caso la iglesia no podrá contar con ellos por mucho tiempo. Los casos que tengo en mente confirman que la llegada a la casa de Dios fue una guitarra y la separación de ella un violín, vino por una guitarra y se fue por un violín. Hay familias, buenos padres, que tienen aspiraciones para sus hijos y la iglesia les da la oportunidad para que ellos se eleven socialmente, entonces los alientan para que aprendan piano, flauta, tambor o cualquier sonido de percusión, ensayen cantos, y ya.

Si le gusta cantar, el chico o la chica, se envuelven en un conjunto “de alabanza”, se pone en frente y en la iglesia, dispone de un auditorio condescendiente con la calidad, y que aplaude con amor cristiano hasta la mediocridad, y gastan las palmas en aplausos porque no les piden mucho arte, aunque para los que conocen mejor el pentagrama les dé horror oírlos cantar. No obstante, cuando empiezan a cantar nos advierten que “lo hacen para el Señor”, que según ellos a Jesucristo le da igual con tal que se haga con entusiasmo y fe. El salterio de David, que fue el mejor compositor del Antiguo Testamento, dijo "tañed con júbilo, hacedlo bien" (Sal. 33:3), y no mal. 
Tenga cuidado con la ambición de hacer crecer su iglesia con cualquier método de recreación. Si dan clases de guitarra, de piano, de acordeón, de canto, de fútbol, sea celoso en la selección de los candidatos y con amor junte el evangelio con todo eso y que se enamoren de él tanto como de su arte o deportes favoritos. Si algún mal futbolista o pésimo músico se enoja y se marcha porque el director musical no lo clasificó, no derrame una sola lágrima por el de la guitarra o el de la pelota, porque la iglesia no era para él. Habrá otros campeones que sí  amarán a Dios y no se irán al mundo e iremos a verlos jugar o tocar, como hermanos en Cristo, y los aplaudiremos como si fueran Lionel Messi o Luciano Pavarotti.





viernes, 25 de septiembre de 2015

No te tires a morir sin que te llegue la hora

2 Pedro 1: 13-15
Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación; sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas”.
TODA SU VIDA TRABAJANDO
"Y considero justo, mientras esté en este cuerpo, estimularos recordándoos estas cosas...".  Nota en la forma cristiana llena de esperanza con que el apóstol escribe sobre su muerte llamándola “partida”, y que se produce cuando se sale del cuerpo. Una referencia de la seguridad que tiene un alma que no se desintegra con la muerte y que ella es un viaje hacia Dios. El apóstol Pablo también usa esa terminología cuando refiere que tuvo una experiencia de exaltación espiritual, y menciona que le quedaba la incertidumbre si eso ocurrió dentro del cuerpo o fuera de él (2 Co. 12:2). A los hermanos y hermanos en la fe que mueren si hay que esconderles que se están muriendo, indica el terror que les produce el diagnóstico, que la fe en el otro mundo no fue bien cultivada. El pragmatismo en los sermones, el énfasis en ayudar a vivir en este mundo, dar aliento, usar las promesas como ayuda psicológica, son algunas de las causas que buenos cristianos, mal nutridos en el espíritu bíblico, teman morir y no puedan decir como Pablo que en ese caso con la muerte ganaría y que si cuando ella ocurriera, y ocurrió, no perdería nada y estaría muchísimo mejor  allá arriba que acá abajo (Flp. 1:21-23).

Son valiosos los hermanos que despiertan a los otros, aunque es mejor traducir  la palabra como que es mejor "estimularlos con recordatorios";  o despertarlos con recuerdos; un estímulo es mejor que un reproche. Generalmente no es edificante la llamada “crítica constructiva”; es mejor el estímulo. Lo que el apóstol Pablo recomienda, de reprender con dureza a algunos (Tito 1:12,13), a los malos cristianos cretenses, puede que no se aplique a hermanos que se han ido durmiendo en la fe. Como he dicho, un poquito de estímulo que les recuerde sus épocas de oro, sus brillantes triunfos, pudiera ser más efectivo que una amenaza de juicio divino o una actitud despectiva y los viejos, repletas sus memorias con historias, son los mejores equipados para estimular de ese modo a los que están un poco decaídos. Ahí está el caso de Pedro, que no sale de un rincón para ayudar porque nunca ha estado allí sino que antes de irse con Dios decide echar a andar algo que se quede de servicio en su lugar en este mundo.  
¿Qué recuerdos?  El apóstol está ya viejo (como el que esto escribe), el tiempo de su partida está cercano pero todavía tiene algo que hacer por su Señor, aún sirve a la iglesia según su fortaleza. Y tomó la pluma y papel y tinta y nació para todas las épocas, esta pequeña carta. Muy bien hecho cuando se sabe que el tamaño de su futuro es corto. Pedro no se jubiló nunca. Las enfermedades y limitaciones por los años pudieron limitar su servicio pero su vocación no desapareció.  Algo por la iglesia del Señor pudieran hacer los que ministros, pastores, diáconos, envejecientes, menos tirarse en una esquina y dejar que los más jóvenes lo hagan todo. ¿Y la experiencia acumulada, qué? ¿La dejará que se enmohezca? Si no es un trabajo grande el que pueda hacer, al menos despertar alguno no será muy difícil para que sea alumbrado y alumbre de nuevo (Efe. 5:14).

Ya sabes, si Dios todavía no ha enviado a sus ángeles a buscarte, no te sientes a esperarlos y que en vez de decirte, “bien buen siervo y fiel, entra en el gozo de tu Señor” te digan, “vamos ocioso”.

jueves, 24 de septiembre de 2015

La Iglesia Cristiana no necesita a Pablo ni a Pedro como Papa

Mateo 16:15-19

“Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. 
PAPA FRANCISCO EN WASHINGTON D.C.
Está bien clara en el texto una grande admiración hacia Pedro, una admiración sustentada por las mismas palabras del Señor y por la popularidad que las bendiciones le trajeron en los primeros años de formación de la iglesia. Estas palabras no fueron escritas por Mateo inmediatamente que las oyó del Señor; reflejan también el aprecio de la iglesia por el ministerio de Pedro. El texto, posterior, quiérase o no, tiene ese santo perfume de buena reputación de sus hermanos por él, incluyendo al autor del evangelio. Pedro fue quien inauguró el ministerio del Espíritu Santo el día de Pentecostés, como si tuviera las llaves de la casa de Dios, "y tú eres Pedro y a ti te daré.....", que no tiene nada que ver con comunión y excomunión, con perdonar pecados y absolverlos, sino con el trabajo misionero que estuvo llamado a comenzar, con la autoridad espiritual que se le confirió como evangelista, como si por su palabra, igual que Elías, le fuera dado abrir y cerrar el cielo. Para Elías indican su éxito en la oración, para Pedro su éxito  en la predicación y no un bautismo sacerdotal. La edificación de la iglesia es equivalente a la formación de la iglesia y las puertas del Hades no es el mítico Purgatorio sino las puertas de la muerte, el mundo, el pecado,  el imperio del diablo, que no podrían evitar que el reino de ella se extendiera por dentro del suyo.  Sin embargo, aunque Mateo no esconde el lugar importante que el Señor le dio al frente de la iglesia, para templar un poco sus palabras y que no se tomen con exageración, más adelante narra cómo el mismo Señor le dijo: "Apártate de mí Satanás, me eres tropiezo" (16: 23). Todo eso está claro, igualmente que el Señor no le dijo: "Tú eres Pedro y sobre ti edificaré mi iglesia". No, lo que quiere decir es que edificaría una iglesia creyente en él como el Hijo del Dios viviente, el Cristo; y así ha sido, los judíos siempre han negado que Jesús sea el Cristo, pero la iglesia ha sido edificada sobre esa creencia y por eso es una rama separada de un mismo tronco. No descalifique a Pedro, no lo haga dueño de los rayos, pero por favor no lo haga Papa porque los sucesores de Pedro son los que predican a Jesucristo. Por mi parte, si hay algún apóstol que hizo más por la iglesia cristiana que Pedro fue Pablo, como misionero y como escritor del Nuevo Testamento, pero Pablo tampoco es Papa. La iglesia cristiana lo que necesita de ellos son sus escritos canónicos, dos de Pedro y trece de Pablo.

Las mujeres no son ceros a la izquierda

Mateo 15:38
“Sin contar las mujeres y los niños”. 
Este comentario es un tributo de agradecimiento a las mujeres cristianas. Eso que dice ese versículo es un residuo judío para hacer notar el gran  número, que prácticamente no se ve en las iglesias cristianas. Las mujeres y los niños sí  se cuentan, y cuentan mucho en las iglesias apostólicas. También hoy hay congregaciones que si no se cuentan las mujeres y los niños la membresía es poca, y si no se les da participación se quedan muchísimos ministerios sin funcionar porque los hombres no son muchos o no contribuyen. Y en cuanto a chicos, son lúgubres las iglesias que no tienen niños. Si hubieran contado las mujeres el número se habría multiplicado por dos o por tres; y si se cuentan a los muchachos, los que ayudan con los enseres de los apóstoles, que llevan el pan y el pescado, los Eutico que se duermen cuando al pastor diserta largamente, las Rode que abren la puerta y los que sirven para enterrar a los muertos (Hch.5:4-10; 12:13; 20:7-9);  que mienten contra el Espíritu Santo; ah, y los que son fuertes y han vencido al Maligno (1Jn,2:13), la cantidad presente sería enorme.
A los apóstoles que les estorben los muchachos que me los den a mí que yo los toco y les doy ósculos santos. A veces mi pequeña nieta Zoe de diez meses (ya tiene seis años), me interrumpe el estudio caminando por el templo como si estuviera en su casa,  y yo la amenazo con el puño, mientras ella me mira a los ojos y ve que es mentira.
Las mujeres y los niños suelen ser a veces los medios usados por Dios para atraer a Cristo a los hombres de la familia. Esos prejuicios que las mujeres y los niños no cuentan tienen que ser quitados en las iglesias que siguen a Pablo que las usaba como diaconisas, remuneradas si eran viudas, y ayudadoras en casas de enfermos, en cárceles y visitación. Eran perfectos ángeles femeninos.

El mismo apóstol que dijo que se callaran en la congregación tenía a Evodia y a Síntique como colaboradoras; a Priscila que expuso su cuello por él sin reparar en el suyo. Pablo hablaba con admiración de la fe de Loida y Eunice. Y ni qué decir de lo agradecido que estaba con muchas como Trifena, Trifosa, Julia, la amada Pérsida y Olimpas. El evangelio entró a Europa, además del carcelero, por una mujer llamada Lidia que tenía su negocio antes de bautizarse y después de hacerlo.  Las mujeres y los niños cuentan en la iglesia y no son ceros a la izquierda, del punto.

martes, 22 de septiembre de 2015

Ella desarregló los planes de Jesús

Mateo 15:26, 27
"Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Oh mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas. Y su hija quedó sana desde aquel momento". 
LOS PLANES NECESITAN ESFUERZO
Se establece el siguiente diálogo: El: "Por el momento las bendiciones no son para ti". Ella: "Pues cambia el momento". Él: "Ven luego por lo que pides". Ella: "No, dámelo ahora". Él: "Primero tienen que comer los judíos y luego tú". Ella: "Tú tienes suficiente para ellos y para mí, quizás alguno de ellos no quiera lo que pido". Como quien dice, ella desarregló los planes del Señor; empujó su ministerio. Hizo que se le diera en el presente lo que en el futuro sólo era una posibilidad, por supuesto que prometida.
¡Con qué desventaja oraba! Tenía la desventaja de su raza y su religión en contra, de los millones de promesas y ninguna para ella, con toda la ley en contra, con los discípulos en contra; y en cuanto al tiempo, no atrasada pero sí adelantada; tenía que esperar unos años a que los que entraran a Antioquía le hablaran a los griegos y Pablo abriera el ministerio a los gentiles. Jesús no parecía animado a bendecirla; se hallaba en la etapa del cumplimiento de la Ley, para los judíos; aquella mujer lo sorprendió y por su fe en él obtuvo lo que quería y él la bendijo.

Las bendiciones divinas siempre se consiguen pero hay que luchar por ellas; y Cristo es tan condescendiente que lo que su predestinación ya ha situado en el futuro, como es soberano en sus decisiones y tiene muchas misericordias, acorta los días y trae lo que estaba por venir. Y rómpanse la cabeza con esa afirmación los teólogos y filósofos, que yo digo “lo que han visto mis ojos, contemplado, y palpado mis manos” en mi trabajo pastoral. Nunca imaginemos el futuro sin la bendición de Dios. Amén.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Arrastrados a la iglesia

Mateo 13:47,48

"El reino de los cielos es semejante una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces". 
Aquí el reino de los cielos se refiere al fin del siglo y además a la predicación del evangelio y a la iglesia. La predicación del evangelio es como una red de pensamientos y palabras que el predicador arroja sobre un grupo de personas con el propósito de “dragarlas” (eso significa la palabra) hacia Cristo; son ideas hiladas y tejidas de modo que pueda atrapar peces y ser arrastrada hacia la iglesia donde se quedarán los que son del Señor. Ese es el medio que agradó a Dios utilizar para salvar a los pecadores (1Co.1:18, 21). Estos son los que el Señor llama por su gracia y lo entienden y ya no pueden jamás desentenderse del mismo. Se sienten atrapados, si quisieran salirse los hilos de la red, tejida con hilos de verdades indisputables, no se los permiten. Dios toma muy en serio el asunto de la perseverancia de los santos. No les quita los ojos de encima. Sin embargo, no todos los que el evangelio arrastra hacia la iglesia son utilizables como lo enseñan los pescadores, algunos no lo son, y usando franqueza pastoral, mientras más pronto regresen a su ambiente marino, mejor para los que seguimos en la canoa. Yo procuraré no llorar por ellos cuando se salgan de la cesta y dejen la embarcación. Dios sabe cómo y cuándo tirarlos. Y volveré a tirar la red e iré mirando con emoción las bendiciones de los nuevos, brillantes y alegres pececillos que me preguntan en el idioma de Jerusalén la de arriba, “¿qué debo hacer para ser salvo?”. “¿Qué impide que yo sea bautizado?”. Y todos los peces levantan las manos, o sea las aletas, aprobando que lo sumerjan en las aguas de Jesús, por donde pasan los que son arrastrados por la gracia.

domingo, 20 de septiembre de 2015

No debieran publicarse Biblias con las palabras de Jesús en rojo

Mateo 11:25-30
Estas palabras: "nadie conoce al Hijo sino el Padre ni al Padre conoce alguno sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiere revelar" suenan como un comentario de la iglesia o de Mateo. Si así fuera, ¿hay daño porque escriba que el Señor las dijo? Esas son palabras del Señor, las hubiera dicho literalmente o no, son una contundente verdad comunicada por el Espíritu Santo. No se debe olvidar que los evangelistas hicieron teología y que los evangelios no contienen sólo las palabras de Jesús sino la cristología de ellos. Un ejemplo de eso es el evangelio escrito por Juan. Y es lo mismo lo que salió de la boca de Jesús y lo que inspiró el Espíritu Santo. No hay distinción y no debiera haber Biblias con letras rojas para exaltar lo que Jesús dijo y en el común color negro las que escribieron los evangelistas como si fueran menos importantes o de segunda inspiración. Lo mismo pasa con otras Biblias que ha usado los varios colores del prisma para resaltar las profecías, lo que habla de Dios, o las promesas, etc. No niego que pueden ser útiles sobre todo para neófitos, haraganes o muy pobres que no tienen dinero para comprar comentarios. No me niegue que su buena intención tiene demasiado de comercial, y que sus publicadores pensaban que sería una joya para pocos ilustrados pero con recursos financieros. Y si esa fue la motivación, merecen que les vuelquen las mesas de los negocios y los echen. Tiene demasiado entusiasmo comercial, un proyecto empresarial.
Tenemos que confiar que las palabras de los evangelistas son sanas y consecuentes con las palabras que Jesús dijo. El Espíritu Santo quiso que tuviéramos los evangelios así conformados, no sólo con las palabras de nuestro Señor sino también con su aplicación, como la usaron nuestros hermanos, que es lo que llamamos teología. Los apóstoles y profetas no pudieron haberse equivocado porque el fundamento de sus escritos, tiene como piedra del ángulo a Jesucristo mismo. Sobre el Nuevo Testamento entero se edifica la iglesia. Y sobre el asunto del texto, esas palabras: "a quien el Hijo lo quiera revelar" son, posiblemente más auténticas, dentro del ministerio del Espíritu Santo que en el ministerio terrenal del Señor. Y hacen emerger la soberanía divina en la salvación, y son ¡qué bueno!,  teología apostólica. Una verdad indisputable, nadie conoce completamente al Padre sino el Hijo ni nadie conoce completamente al Hijo sino el Padre. El Hijo, Jesucristo, es la única puerta a Dios. 

Todas estas palabras tratan del conocimiento de Dios y de Jesús. Nota en el v. 25 que dice que fueron escritas mucho tiempo después, "en aquel tiempo...". Y concuerdan perfectamente con lo que bajo el ministerio del Espíritu la iglesia está experimentando: Dios se ha revelado a los niños, ha guardado sus secretos de los más cultos e inteligentes, la gente sencilla y lo común del pueblo está aceptando a Jesús y los intelectuales en su mayoría no. No hay muchos sabios y entendidos entre ellos. En fin el título de este artículo obedece al hecho de que no se debe resaltar diferencias entre lo que Jesús dijo y lo que dijo el Espíritu Santo, el Espíritu de Cristo.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Pobres pero Dignos. Distribución de Alimentos

Ayer sábado tuvo lugar la distribución mensual de alimentos para familias necesitadas, y en casi su totalidad fueron hispanos. Walky igual que ha hecho todos estos años fue para ayudar. Verdaderamente sentí pena por aquellas familias que están tan necesitadas hasta el punto de venir a recoger bolsas de alimentos que la iglesia les proporciona. 
No son los que conocemos como homeless o desamparados. Nada de eso, son familias de inmigrantes hispanos pobres. Eso significa, pensé, cuán escasos de dinero tienen que estar que vienen a buscar alimentos para sus cocinas. Tantas mujeres con niños, pequeños de brazos y de dos o tres años de edad que corrían junto a ellas de un sitio a otro encantados. En esos casos algún ayudante de la iglesia salía cargándoles las bolsas hasta sus carros. Uno de ellos generalmente se detenía mientras le buscaba lugar dentro del auto a las bolsas y a los niños, y les conversaba del práctico amor de Jesús para la familia. No sólo vinieron mujeres con poco tiempo de paridas sino también hombres cargando algún chiquillo en un brazo y arrastrando al otro que podía caminar, para regresar luego, ayudado, con algunas bolsas. Hombres que no ganan lo suficiente para mantener su hogar y vienen a buscar comida que les ayude con el presupuesto familiar. Además algunas señoras viejas también acompañaron a las jóvenes. Noté que si bien la presencia en este evento significaba estrechez económica eso no quitaba para que anunciaran con su vestuario la falta de dinero, o descuido. Todas venían bien vestidas como si fueran para un culto dominical, y era sábado. Imaginé que estaban endomingadas como para mostrar dignidad, para decirse a ellas mismas, o mejor dicho decirles a su orgullo natural, que eran pobres y necesitadas pero no mendigas. Muchos de los vehículos eran de los que llaman pick up o camionetas, o “Van” donde cabía la conductora, los alimentos, los chiquillos y muchas cosas más. Otras, u otros, conducían autos casi nuevos y asumí que si ya no los habían pagado totalmente, estarían desembolsando una gran cantidad de dinero en los pagos mensuales y en el seguro de accidentes. Los familiares en El Salvador mirarían fascinados las fotos que ellos retratados junto a sus transportes les enviarían, como si les dijeran sonrientes ¡somos ricos! Y quizás no sean ricos ni ahora ni después, pero con la capacidad de ahorros que han desarrollado estos hispanos, no dudo que guardarán dinero para vivir aquí y allá, desde donde salieron un día para llegar a América.






jueves, 17 de septiembre de 2015

Nunca interrumpimos a Jesús

Mateo 9:18-26

…y levantándose Jesús lo siguió…y una mujer vino por atrás y se decía que si tocaba el borde de su manto sería sana”. 
JESÚS TIENE TIEMPO PARA TODOS
El texto en conjunto enseña dos cosas bonitas, que nunca interrumpimos a Jesús, la fe no lo interrumpe. Mientras él caminaba para casa del oficial de la sinagoga esta mujer lo detuvo, pero esa detención no perjudicó para nada el bien que se proponía hacer a otra persona. Se podía haber demorado unos días como con Lázaro, que al fin la resucitaría. No debemos pensar que Dios está ocupado con otras personas, que hay mucha necesidad en sus iglesias, que otros son más nobles e importantes que nosotros, que existe mucho lío en este mundo y él tiene que atenderlo, millones de voces que se alzan a él y todas con una necesidad distinta en un lugar diferente; es decir, que pensamos que Dios no tiene un sábado para sí mismo, que no tiene una hora libre para reposar y por lo tanto tiene que dejar de lado lo menos importante o tal vez prolongar su tratamiento. No importa que Dios nos dé la espalda, de espalda sabe quién se acerca y lo que necesita tomar, ni tampoco importa que esté contestando la oración de otra persona para ocuparse de un centenar de otras. Por otra parte aunque pudo sanar a la niña sin ir a su casa, fue porque quería enseñarnos a explicar nuestra muerte de un modo que no nos produzca miedo, es decir, como un sueño. Y como nadie tiene miedo dormirse  porque sabe que se ha de despertar, nadie que crea que él es “la resurrección y la vida” debe temerle a la muerte porque él por medio de la muerte sacó para nosotros la “inmortalidad” por el evangelio que conocemos (Jn.11:25; 2Ti.1:10). Si el sueño es profundo pasarán rápido ocho horas, ocho siglos u ocho mil años, hasta que salga el Sol de Justicia y los granos de nuestro cuerpo oigan su voz y se reúnan  para darnos un cuerpo “semejante al de la gloria suya” (Flp.3:21). Jesús nunca nos ignoraría, ahora, luego o después. Tiene un pedacito de tiempo para todos.

Engañarse bien no es tener fe

Mateo 9:21

"Y la mujer fue salva desde aquella hora".
O sana, como una mejor traducción. Es muy raro que el Señor halle fe en alguna parte y no la honre, aunque no sea pura. La fe de esta mujer es genuina, como se lee, pero con impurezas; ¿qué es eso de prescribir el modo de sanarse?; porque ella había dicho que si tocaba su manto se sanaría. Su fe es genuina porque la puso en Jesús, pero estaba un poco distante de su centro. No hubiera hecho falta que tocase algo de su persona para ser sanada; como el centurión y otros, con su Palabra bastaba. Fue un toque supersticioso con un pensamiento psicológico positivo, “si lo toco me sano, si lo toco me sano”.  Fue una invención suya y no alguna sugerencia del Espíritu porque ella era la que a sí misma se decía que si tocaba el manto se sanaría. ¿No había muchos que le oprimían echándose sobre él? El Espíritu no impulsa a nadie a depender de algo más que de la fe misma.

El proceso de creer es interno y no precisa de semejante apoyo como poniéndole un punto límite, una barrera a la obtención de su deseo. Cuando dentro del corazón se usan esos apoyos externos, disminuyen la fe desde un discernimiento espiritual de Cristo hasta un capricho hecho firme por un procedimiento repetitivo o psicológico. Engañarse bien no es tener fe y pudiera culminar con un fiasco. Hubiera hecho mejor que repetirse continuamente que si tocaba su ropa se sanaba, dar la vuelta y frente a sus ojos caer de rodillas y plantearle su necesidad; por cualquier razón queremos quitarle algo a Cristo sin tener que comprometernos con El, entrar en su discipulado por la espalda y quedarnos escondidos y no darle ni servicio ni honra (Luc.8:47).

martes, 15 de septiembre de 2015

Un buen uso con las tijeras


Mateo 5:21-26

“Habéis oído que se dijo a los antepasados: "no matarás" y: "cualquiera que cometa homicidio será culpable ante la corte". 

La versión más popular dice que si estamos informados de lo que se le dijo a los antiguos o, en este caso a los abuelos, bisabuelos y por supuesto antepasados, en relación con la declaración de la ley de Moisés. El punto es este, que si uno observa la intención del Señor se da cuenta que el trato que se le da a un hermano, ya sea en la fe o a un conciudadano tiene que ver con el destino eterno de la persona. Jesús habló algunas veces acerca del infierno y generalmente en relación con el maltrato a los demás. No mencionó la negación de Dios en relación con la filosofía, ni dijo que el infierno estaba guardado para lo que no creyeran en Dios; es cierto que la hipocresía tuvo un rol importante en la condenación eterna de una persona y su exclusión de la vida eterna. Si uno le llama a una persona idiota, comete un pecado gravísimo, y la enseñanza de nuestro Maestro es que se pida perdón rápidamente, y si se entera que otra persona tiene justas razones para reprocharnos algo que hemos dicho o hecho, debemos apresurarnos antes de entrar a un servicio religioso de adoración, ir donde ella y pedirle de cualquier forma las disculpas, el perdón y las paces. El credo en este pasaje no es la regla para medir la fe y la vida espiritual de una persona, sino su comportamiento en relación con el prójimo, estrictamente con el uso de la lengua. No la larga sino la recortada con las tijeras del amor al prójimo. En una ocasión Spurgeon llevaba una larga corbata y a una hermana de la iglesia le pareció excesiva. . Después de la predicación,  ella se le acercó para cortarle un pedazo. Le dijo, hermano pastor, “traje unas tijeras pues deseo acortarle esa corbata que es demasiado  larga”. “Corte lo que usted quiera, hermana”,  le dijo, “pero antes déjeme usar sus tijeras para cortar algo que usted tiene, una cosa muy larga y que daña  su testimonio cristiano. . . ¡Saque la lengua, hermana!” (Biografía Spurgeon).

Sí conviene casarse

Mateo 19.10-12
Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse. Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba”.


Ni pienses quedarte soltero si no tienes ese don. No se debe uno casar diciéndose para sí: “Si esto no funciona me divorcio”. El matrimonio hay que hacerlo funcionar. Es como cuando uno compra una casa, si algo se rompe hay que arreglarlo, y lo mismo que si se compra un auto, si algo se descompone se arregla, pero nunca quemar la casa o su auto cuando si se arregla sigue en pie. Es bueno ir al matrimonio pensando en criar hijos, abrazar nietos y envejecer juntos, pase lo que pase, con un corazón cristiano. En cuanto al voto de soltería perpetua, es un don de Dios no una imposición eclesiástica a hombres y mujeres que no son capaces de dominar su cuerpo y ponerlo por servidumbre. Sí conviene casarse, tiene mucha ventaja, con todo y todo.

Cuando Satanás no movería ni un dedo

Mateo 5:21-26
"Oísteis que fue dicho los antiguos: no matarás; pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio". 

Estas palabras están fuertemente dirigidas a un contexto determinado (por su lenguaje) pero demuestran que el evangelio es superior a la Ley de Moisés y la excede (v.20); que Cristo es superior a Moisés. Moisés prohibió el homicidio pero Cristo instaba para crear una fraternidad universal, no sólo para evitar los asesinatos sino para reconciliar a los hombres entre sí. Dio por sentado que todos somos hermanos y que no se debe practicar la religión a menos que nos tratemos como hermanos sin ofendernos. Su visión no era crear una nueva religión sino una nueva humanidad. Oh Dios que mis prácticas religiosas no excusen mi falta de amor por el prójimo; que yo no sea más religioso que humano. Amén. 
Los judíos tenían tres penas capitales: decapitaban, el Sanedrín podía condenarlos a morir a pedradas o en casos extraordinarios echados en el Valle de los hijos de Hinnóm, o gehenna (Mathew Henry); que simboliza el infierno y no debiera traducirse tal en este contexto, ni en vv.29,30 sino “gehenna” un lugar que; es posiblemente la única vez que debiera traducirse literalmente sin la explicación rabínica de morada de los muertos o de vida de ultratumba, o “… es muy probable que nuestro Señor no quiera decir sino esto: si un hombre acusa a otro de apostasía de la religión judía, o de rebelión contra Dios, y no puede probarlo, entonces será acusado y condenado a la pena capital de ser quemado vivo en lugar de su acusado. Se presentan tres clases de ofensas y cada una excede en grado de culpabilidad y castigo a la otra” (Clarke).


Otro asunto: Debieras bendecir a Dios porque active tu memoria cuando te hallas próximo a pecar y especialmente cuando vayas a adorarle con hipocresías. Debemos bendecir al Espíritu si dirige nuestra adoración para que con ella no ofendamos al Señor ofreciéndole abominación. En el tiempo de la reconciliación, cualquier pecado que nos recuerde la conciencia, debemos interrumpir la adoración para hacer las paces con Dios o con el prójimo. Satanás no es el que interrumpe la adoración de ese modo, sino la conciencia cristiana, porque él no movería ni un dedo para que nos arreglásemos con nuestro hermano ofendido.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Conversando después de la predicación

Malaquías 3: 16

"Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero y Jehová escuchó y oyó y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová y para los que piensan en su nombre". 

          CONVERSANDO 
Sí, la palabra del profeta no volvió vacía y algunos se quedaron hablando con sus compañeros y comentando entre ellos sobre lo que habían oído y sintieron deseos de animar a otros a obedecer la Palabra de Dios, especialmente a esos a los cuales el profeta se dirigió. Es importante que los piadosos conversen sobre la corrupción del clero y cómo remediarla, sobre el creciente índice de divorcios y adulterios entre ellos y otras carnalidades que han hecho sucumbir sus ministerios, sobre la apatía de la iglesia al palpar de primera mano la infidelidad de sus líderes, los cultos cansones, la situación económica de la iglesia, cuál su causa y sus posibles remedios, la vida cristiana de los malos patronos y la situación legal, económica y espiritual de los indocumentados y cómo extenderles una mano llena de amor para socorrerlos. Todos esos fueron los temas de conversación que Dios oyó después de los sermones de Malaquías y le agradaron esas pláticas entre hermanos que se distinguían de los otros que se marchaban protestando o hablando sobre cosas insulsas, películas, contándose chismes, o criticando lo que vieron alrededor o escucharon desde el púlpito. Dios toma nota de todo lo que hablamos (Mt. 12: 36), y en especial después de los cultos. Señor que tu palabra nunca vuelva vacía y después de las predicaciones y los servicios de oración cada uno se quede hablando de lo que escuchó. 

Los que cruzan la frontera sin permiso

Malaquías 3:5

CRUCE FRONTERIZO
"Y vendré a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y los que hacen injusticia al extranjero, no teniendo temor de mí, dice Jehová de los ejércitos".


ADUANA
Castigará duramente aquellos patronos que hurtan parte o todo el salario de sus empleados especialmente los extranjeros, que hoy se les llama “indocumentados” o “ilegales” y por miedo a la agencia de inmigración no pueden hacer ningún reclamo legal. Dios sabe eso, conoce que han evadido las leyes cruzando las fronteras y ahora tienen que buscarse el sustento sin amparo de ley alguna porque son ciudadanos de segunda categoría o de ninguna. Pero son seres humanos y como tales, más que como ciudadanos, se les debe tratar porque los derechos civiles sobre los humanos se asientan y no pueden separarse. El enfermo tiene que ser curado, sea de aquí a de allá, sea indio, negro o blanco, de cualquier pueblo, tribulación. El que hizo el trabajo aunque no tenga sus papeles en regla debe pagársele lo justo porque hizo el trabajo y lo contrario es abuso e inhumanidad. Dios juzgará con cólera a los malos patronos que esclavizan a esa raza que se ha escabullido por las fronteras y ha venido aquí no a consumir drogas, beber alcohol y asesinarse recíprocamente o violar mujeres, sino a conseguir sustento para sus bocas y las otras lejanas a las que prometieron llenar. Jehová juzgará con cólera a los nacionales que no quieren compartir su tierra con los vecinos más pobres y aunque tengan el derecho de producir leyes que ordenen la emigración y controlen el caos fronterizo, deben siempre regir con decretos benévolos y amplios que permitan tener habitantes con otros cabellos y colores, que los miran a ellos con la esperanza que no los devuelvan a sus injustas miserias. 

miércoles, 9 de septiembre de 2015

No habrá que cargarlos a la iglesia

Zacarías 8: 20-23

Zacarías 8: 20-23
"Vendrán pueblos y habitantes de muchas ciudades y vendrán de una ciudad a otra y dirán: Vamos a implorar el favor de Jehová, y a buscar a Jehová de los ejércitos. Yo también iré". 

El número diez significa muchos. Los judíos convertidos convertirán a muchos gentiles. Es un cuadro bello para la iglesia judeo-gentil. Tiempos muy hermosos estaban predichos y las gentes sabrían que las bendiciones vendrían de Dios y vendrían buscándolas. No habrá que invitarles que vengan porque oyendo de vuestras bendiciones y mirándolas también las querrán. Oh Señor ¿cuándo llegarán esos tiempos para la iglesia? Yo veo eso en Jesús, la gente lo buscaba más a él que él a ellos. Era muy atractivo. Y en realidad él los atraía. Cada uno dirá al oírlo "yo también iré"; y el mismo profeta si estuviera en lugar de ellos diría yo también iré. Cuando el Espíritu se derrame sobre la iglesia y la iglesia clame por sí misma, por sus pecados, cada uno por sí; cuando el Señor nos envíe Espíritu de oración y de gracia, sucederán que estos sueños se realizarán. Este es el verdadero método de evangelismo, el método del Espíritu; donde no hay que arrastrar la iglesia para que haga la gran comisión, para que cada uno ore y se preocupe por la salvación de su vecino, porque cada uno estará preocupado por su propia salvación; entonces los hijos que se preocupan por su propia salvación se preocuparán también por la de los padres, y viceversa. 

El punto de partida de un gran avivamiento somos nosotros mismos, cuando la renovada porción del Espíritu se derrame sobre nosotros, y recibamos una unción fresca; con corazones ardientes, llenos de gracia, cumpliremos todas aquellas cosas que están escritas en la ley y en los profetas, y todos los mandamientos del Señor. Es así como germina un avivamiento, por cual estamos ansiosos, el cual realizará nuestros sueños, y sacará la iglesia del espasmo en que se halla estancada. Todos dirán, "yo también iré", y asirán de la camisa un cristiano para que no vaya sólo a la iglesia, porque ellos también quieren, y les suplican, que los lleve. Oh Señor derrama tu Espíritu de gracia y de oración sobre nosotros. Amén y amén.

Si fueras capaz de sonreír por bendiciones futuras

Zacarías 8: 4-8
“Aún han de morar ancianos y ancianas en las calles de Jerusalén, cada cual con bordón en su mano por la multitud de los días; y las calles de la ciudad estarán llenas de muchachos y muchachas que jugarán en ellas, así dice Jehová”.

(Foto río Eufrates en Babilonia)

Sí, si Israel hubiera sido capaz de sonreír por las bendiciones futuras; sus pecados, comido, bebido y estado de mejor ánimo, teniendo delante de sus ojos la visión de Dios y no el panorama presente; y la visión de Dios era una ciudad llena de gentes, de ancianos y de muchachos jugando en sus calles; una ciudad alegre y limpia, repoblada, reconstruida, otra. Eso era lo que el ojo de Dios veía, lo que el ojo de la promesa miraba, la esperanza que los miraba a ellos, el futuro que miraba al presente, y al pasado. Debían transportarse hacia esos mejores tiempos y confiar en Dios que sabe cómo reconstruir, hacer retoñar, reedificar, sanar. El Señor les promete longevidad y las conversiones o nuevos nacimientos de muchachos; matrimonios felices y familias engrandecidas. Señor derrama tu Espíritu para que todo eso nos sobrevenga. Nuestros sueños no son demasiado grandes para que Dios no pueda cumplirlos; Dios está tratando de evitar que pierdan la esperanza completamente y lleguen a creer que es verdad la palabra de Jehová, como él lo ha dicho y como ellos lo quisieran. En Babilonia no realizarían aquel futuro; estaba en otra parte. En Babilonia se habían adaptado, habían hecho sus vidas; educados, aprendieron el idioma del país; gastaron la juventud y habían envejecido, ¿cómo entonces volver? 

Sí, tenían un presente allí pero no un futuro; no estaban tan cómodos en Jerusalén como en Babilonia; allí se disolverían, no harían historia; ¡vayan donde puedan realizar los sueños de Dios! Es aquí, aquí mismo en Jerusalén, donde enfrentamos ahora tantas dificultades, donde no tenemos las comodidades que habíamos creado allá, es aquí donde Dios quiere que estemos, es aquí donde se desarrollan sus planes; Babilonia fue nuestro castigo no nuestro futuro ni nuestra esperanza, fue lugar para aprender y para depurar nuestra vida religiosa no para establecernos perpetuamente dentro de sus murallas y sus costumbres, debemos renunciar a los amigos que allá tuvimos, separarnos de los vecinos y dejar puestos de trabajos importantes y bien remunerados, para empezar con Dios en el lugar de nuestro origen, para el cual estábamos destinados; no menospreciaremos "el día de las pequeñeces" y los grandes montes que impiden el trabajo de Zorobabel. Oh Dios ayúdanos a adaptarnos a Jerusalén y olvidar los ríos de Babilonia y los sauces donde colgábamos nuestras arpas, y donde no queríamos ni siquiera cantar y no podíamos sonreír. Llena nuestras bocas de risas ahora y que pensemos que estamos más cerca de nuestros sueños que lo que estábamos allá. Amén.


sábado, 5 de septiembre de 2015

Si somos muy queridos en nuestra pequeña iglesia ¡qué más nos da!

Sofonías 3: 4
Sus profetas son livianos, hombres prevaricadores; sus sacerdotes contaminaron el santuario, falsearon la ley”. 
O como dice literalmente en vez de livianos, “globos”, están llenos de aire y nada más, o sea carecen de peso o es mínimo. Sus profetas son “livianos”, y entiéndase como vacíos o vacuos; la idea es que son como una pompa de jabón o que no son importantes; lo que hace importante a un ministro es la palabra de Dios, su santidad, es decir Dios. Si el evangelio es relevante los ministros también son relevantes. La irrelevancia de muchos ministros hoy es porque sus predicaciones son irrelevantes, y son irrelevantes porque son intrascendentes, porque no son profundamente bíblicas y porque tratan de sanar la llaga de la sociedad con liviandad (Jer. 6:14; 8:11); se limitan a entretenerlos y hacerlos reír, para que pasen un buen rato los oyentes  o para que los feliciten con palmaditas y le digan que predicó un buen sermón. Los grandes temas acerca de la gracia, la redención, el pecado, la expiación, justificación, infierno, fe y arrepentimiento no los tratan; por lo tanto no son ministros importantes en la sociedad, son quizás populares, pero livianos. La palabra falsearon en hebreo quiere decir que hicieron violencia a la ley de Dios, obligándola a decir lo que no decía. Torturan los textos de la Escritura, si es que los tocan alguna vez, y les obligan a decir lo que ellos no quieren decir.  Y a ese mal en aquel tiempo habría que añadir la falta de santidad de los sacerdotes. Si además de toda esas desgracias anteriores se le añade que el púlpito está manchado moralmente ¿qué más queda?

Un buen ministro de Dios no es importante sólo el domingo sino todo el tiempo, los otros seis días de la semana y los otros del año. Sirve a su pueblo y al mundo con sus oraciones, con su estilo de vida, con el éxito en la familia y con su carácter; y por dondequiera que pase va distribuyendo bendición. Mantiene encendidas las lámparas del santuario, los panes de la preposición listos, y esparcido el humo del incienso de sus incesantes intercesiones. Y con todo, si los ateos y burlones secularistas no lo consideran importante, el Creador del mundo lo tiene a él en mayor estima que a todos ellos. Si somos muy queridos en nuestra pequeña iglesia ¡qué más nos da!

Tienen dos religiones incompatibles

Sofonías 1: 5
Y a los que sobre los terrados se postran al ejército del cielo, y a los que se postran jurando por Jehová y jurando por Milcom”. 

En el AT el Señor nos enseñó a Jurar sólo por él (Deu. 6: 13); el juramento formaba parte de la lealtad y devoción a su Nombre. Pero mi nota no va por ese camino sino para señalar el hecho de que el pueblo, posiblemente en tiempos de las reformas de Josías se postraba ante todos los planetas y veneraban los signos de zodíaco (2 Re. 23: 5). Parece que hubo mucho pueblo que no renunció completamente a la adoración del Dios único, Jehová, sino que la combinó con la religión de los amonitas y adoraban tanto al Señor como a Milcom; se postraban ante el Dios invisible y ante un ídolo en forma humana.
Tenían dos religiones o mejor dicho, una, supuestamente mejor que en esencia es ninguna, una producción particular para  cada uno, “a su manera”, algo hecho para los tiempos y la conveniencia, adaptada a las circunstancias, y así quedaban bien con Dios y con el diablo, con Cristo y con Belial, enyugándolos a ambos, con la luz y con las tinieblas, y servían a dos señores (Luc.16:13), sin aborrecer a ninguno ni amarlo tampoco. A esos ha de destruir el Señor.

Y en otro sentido son semejantes a los que tienen una lengua para Dios y otra para los demonios, profesan ser cristianos y viven como demonios, los que oran a Dios e invocan imágenes hechas a mano, aceptan el cristianismo y también las religiones africanas, o de sus ancestros, leen la Biblia y consultan el horóscopo y no les importa mezclar el cristianismo con filosofías orientales o  griegas. Están hechos como la estatua del rey Nabucodonosor, de  barro (sus creencias paganas) y de oro (creencias en Jehová), y ambas cosas no se deben mezclar. ¿Qué es eso que dicen “yo creo en Dios y en todos los santos”? Ellos sobran porque Dios es suficiente, y nuestra fe es tan poca que no alcanza para tantos. Es una blasfemia. Y ¿qué eso otro que dicen: “Creo en Jesús y en su Madre María?”. ¿De dónde has sacado ese invento? Ella misma dijo “haced todo lo que él os dijere”; y él dijo “mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la guardan”. Y esto otro, “fe con obras”; esa aleación no pega, no vale, la salvación es sólo por la fe y no por ambas. Y aquello de “la Biblia y la tradición”; tampoco eso vale, por la tradición, dijo Jesús, se invalidan los mandamientos de Dios (Mr.7:9).  O Dios o Milcom. La verdad o la mentira, la mezcla es hipocresía.