jueves, 24 de septiembre de 2015

La Iglesia Cristiana no necesita a Pablo ni a Pedro como Papa

Mateo 16:15-19

“Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. 
PAPA FRANCISCO EN WASHINGTON D.C.
Está bien clara en el texto una grande admiración hacia Pedro, una admiración sustentada por las mismas palabras del Señor y por la popularidad que las bendiciones le trajeron en los primeros años de formación de la iglesia. Estas palabras no fueron escritas por Mateo inmediatamente que las oyó del Señor; reflejan también el aprecio de la iglesia por el ministerio de Pedro. El texto, posterior, quiérase o no, tiene ese santo perfume de buena reputación de sus hermanos por él, incluyendo al autor del evangelio. Pedro fue quien inauguró el ministerio del Espíritu Santo el día de Pentecostés, como si tuviera las llaves de la casa de Dios, "y tú eres Pedro y a ti te daré.....", que no tiene nada que ver con comunión y excomunión, con perdonar pecados y absolverlos, sino con el trabajo misionero que estuvo llamado a comenzar, con la autoridad espiritual que se le confirió como evangelista, como si por su palabra, igual que Elías, le fuera dado abrir y cerrar el cielo. Para Elías indican su éxito en la oración, para Pedro su éxito  en la predicación y no un bautismo sacerdotal. La edificación de la iglesia es equivalente a la formación de la iglesia y las puertas del Hades no es el mítico Purgatorio sino las puertas de la muerte, el mundo, el pecado,  el imperio del diablo, que no podrían evitar que el reino de ella se extendiera por dentro del suyo.  Sin embargo, aunque Mateo no esconde el lugar importante que el Señor le dio al frente de la iglesia, para templar un poco sus palabras y que no se tomen con exageración, más adelante narra cómo el mismo Señor le dijo: "Apártate de mí Satanás, me eres tropiezo" (16: 23). Todo eso está claro, igualmente que el Señor no le dijo: "Tú eres Pedro y sobre ti edificaré mi iglesia". No, lo que quiere decir es que edificaría una iglesia creyente en él como el Hijo del Dios viviente, el Cristo; y así ha sido, los judíos siempre han negado que Jesús sea el Cristo, pero la iglesia ha sido edificada sobre esa creencia y por eso es una rama separada de un mismo tronco. No descalifique a Pedro, no lo haga dueño de los rayos, pero por favor no lo haga Papa porque los sucesores de Pedro son los que predican a Jesucristo. Por mi parte, si hay algún apóstol que hizo más por la iglesia cristiana que Pedro fue Pablo, como misionero y como escritor del Nuevo Testamento, pero Pablo tampoco es Papa. La iglesia cristiana lo que necesita de ellos son sus escritos canónicos, dos de Pedro y trece de Pablo.