miércoles, 20 de junio de 2018

¡Qué sermón tan bonito! Dios no soñó hacernos miembros y obreros de una iglesia problemática


UNA IGLESIA IDEAL
1 TESALONICENSES 2: 13
“Por esto también nosotros sin cesar damos gracias a Dios de que cuando recibisteis de nosotros la palabra del mensaje de Dios, la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis”.

“Los sermones de mi pastor siempre están activos en mi corazón; yo no le escucho por gusto, en cualquier ocasión tengo algo que recordar de ellos que me es útil. Hay veces que pienso que se me olvidan, y no es así, cada semana van incorporando algo que formarán parte de mis experiencias en momentos determinados”. No pienses mezquinamente de las enseñanzas del evangelio. Cuando oigas su sermón no sólo digas "qué bonito" "qué bueno" sino: "¿Qué ha querido decirme particularmente a mí el Espíritu Santo hoy? ¿Me ha reprendido, me ha exhortado, me ha consolado? He venido a oír la voz del cielo ¿qué haré para ser salvo?

Dios no soñó hacernos miembros y obreros de una iglesia problemática


1 TESALONICENSES 5: 12, 13
"Pero os rogamos hermanos, que reconozcáis a los que con diligencia trabajan entre vosotros, y os dirigen en el Señor y os instruyen".

Oh Señor qué bueno eres, cómo te preocupas para que yo sea bien estimado y amado. Y no sólo yo sino los maestros, los diáconos y los predicadores; todos los que trabajan en la iglesia. No, el Señor no quiere que nos menosprecien ni que no valoren lo que hacemos. No nos llamó a un ministerio duro y entre ingratos, para que suframos constantes críticas y vivamos entre problemas fraternales. No. No quiere que paguemos ese precio por nuestro servicio. El quiere que los hermanos aprecien nuestro trabajo y nos muestren amor, honor y respeto. Si los que no están en el servicio activo de los santos ven cómo critican y maltratan a los obreros de la iglesia ¿cuándo se decidirán a cooperar con ellos o reemplazarlos? El Señor no soñó con un plan para hacernos miembros y obreros de una iglesia problemática y conflictiva. Es satanás y no la predestinación divina la que nos hace difícil el servicio a los hermanos. El diablo la mayoría de las veces es quien crea inconformidades entre los santos hacia sus siervos para desalentarlos y que abandonen su puesto. El Señor anheló para mí la mejor iglesia, y yo la procuré con sinceridad y amor, toda la vida, como pastor o como un simple miembro de ella.

lunes, 18 de junio de 2018

La perseverancia de los santos


“...la perseverancia de los santos es el lógico resultado de algunas doctrinas. Por ejemplo, la predestinación, la elección. Significa que el elegido perseverará en la fe y ninguno que lo haya sido se perderá. Cristo afirmó “este es la voluntad del que me envió, que no pierda yo nada y lo resucite en el día postrero” (Juan 6:37.39).

Las doctrinas del calvinismo han sido debatidas por siglos. La más común de las objeciones es la doctrina de la elección, como la entienden los calvinistas, que es Dios el que hace que una persona crea; y si no, será condenada porque no ha creído en el evangelio. Aquí quiero solamente señalar un par de cosas, que los calvinistas afirman que Dios no se desentiende de la voluntad para obrar, sino que trabaja dentro de ella para hacer que el elegido tenga la disposición necesaria para creer el evangelio. Así, de ese modo, el elegido acepta el evangelio voluntariamente y la razón es que Dios ha obrado en su corazón para que lo haga y tenga el deseo de creer. Dios obra dentro de la voluntad humana y no de forma independiente de ella.
Le guste o no le guste nadie puede negar el impacto que las ideas de Calvino han tenido durante estos últimos cinco siglos. Mientras que la influencia de Martín Lutero fue confirmada ampliamente en Alemania, Juan Calvino fue el reformador para varios países de Europa. El historiador William Stevenson escribe lo siguiente, “el luteranismo pudiera muy bien haberse hundido durante todo ese tiempo, y por esa razón requería que el calvinismo mantuviera el barco de la reforma a flote. En todo el mundo se puede tener la seguridad y recordar el calvinismo como la fuerza más grande de los tiempos modernos”.
Calvino murió en 1568 en lo que hizo en ninguna manera que le pusieran alguna señal a su tumba por la simple razón de que no quería que sus seguidores lo veneraran como hacían los católicos con sus santos muertos. No obstante, se sabe el lugar aproximado donde fue enterrado en el cementerio de Ginebra” (Rescuing the Gospel, Erwin W. Lutzser, pags. 172,173).

domingo, 17 de junio de 2018

RESCATANDO EL EVANGELIO


                                   Predestinación…
“Calvino es muy conocido por muchos debido a sus enseñanzas teológicas acerca de Dios, redención, la doctrina de laprovidencia. Las doctrinas de Calvino en relación a la predestinación surgen en su contexto de preocupación pastoral. Calvino entendía que su pueblo necesitaba ayuda en tiempos difíciles, y para ello necesitaba entender la forma en que Dios obra en este mundo. Aunque Calvino era muy pesimista en relación a lo que tiene que ver con la naturaleza humana, sí se mostraba muy optimista en relación con los propósitos de Dios. Así fue como escribió, “en cada momento de tinieblas que asusta al pueblo de Dios aparece esta doctrina no solamente como algo útil sino también como un fruto muy dulce”.
“La doctrina comienza cuando Calvino reflexiona del por qué algunos son salvados y otros se pierden. Estudiando la Escritura aprendió que cada hombre y mujer está igualmente muerto en delitos y pecados; y que nosotros somos por naturaleza hijos de ira, y que nadie en lo absoluto busca a Dios. Eso quiere decir que para que una persona pueda ser salvada Dios tiene que darle vida a ese cuerpo muerto; Dios mismo también tiene que vencer la ceguera del corazón humano y hacer lo que el hombre mismo no puede hacer. Por lo tanto, la razón por la cual algunos creen y otros no creen hay que encontrarla no en nosotros, porque igualmente todos somos ciegos y estamos muertos, debe ser hallada entonces en Dios. Aquellos que el Todopoderoso elije son resucitados y obtienen el don de la vida eterna.
“Aunque Calvino, para mi conocimiento, no usó esta ilustración, pienso que muy bien él podría haberla aprobado. Cuando Cristo se acercó a la tumba de Lázaro, él no le preguntó a Lázaro si él quería ser levantado de los muertos, porque Lázaro era incapaz de tomar alguna decisión al respecto. Jesús tomó la decisión en lugar de Lázaro y le ordenó a él que fuera resucitado. Así de esta manera dijo “porque el Padre al que quiere da vida y ha concedido al Hijo tener vida en sí mismo” (Juan 5:21). Por supuesto que en el caso de esta clase de muerte física la persona muerta no es envuelta en ningún aspecto ni en alguna faceta de su resurrección. En el caso de los que se hallan espiritualmente muertos, no les es posible en modo alguno ejercitar alguna clase de fe, sino que solamente Dios puede hacerlo y darle vida y capacidad para creer. En ambos casos, es Dios quien hace la decisión de levantar a la persona de entre los muertos. Justamente comprendido, la doctrina de la predestinación es la base de mucha seguridad. Y que en lugar de debilitar la fe lo que hace es confirmarla. Cuando una persona está convencida de su elección eso la motiva a continuar hacia delante con perseverancia.
“También la doctrina de la predestinación en vez de apagar el celo evangelístico lo que hace es estimularlo. Por el hecho mismo de que nosotros no sabemos quiénes son los que pertenecen al pueblo elegido por Dios y quiénes no pertenecen, es la razón por la que se le predica a todo el mundo para que sean salvos. Tenemos la confianza absoluta de que Dios puede levantar al más vil pecador de entre los muertos si es que lo elige” (Rescuing the Gospel, pags., 168,169, Erwin W. Lutzer).


jueves, 14 de junio de 2018

La providencia de Dios es intrincada

Zacarías 6: 1-8
"De nuevo alcé mis ojos y miré, y he aquí cuatro carros que salían de entre dos montes; y aquellos montes eran de bronce. En el primer carro había caballos alazanes, en el segundo carro caballos negros, en el tercer carro caballos blancos, y en el cuarto carro caballos overos rucios rodados. Respondí entonces y dije al ángel que hablaba conmigo: Señor mío, ¿qué es esto? Y el ángel me respondió y me dijo: Estos son los cuatro vientos de los cielos, que salen después de presentarse delante del Señor de toda la tierra. El carro con los caballos negros salía hacia la tierra del norte, y los blancos salieron tras ellos, y los overos salieron hacia la tierra del sur. Y los alazanes salieron y se afanaron por ir a recorrer la tierra. Y dijo: Id, recorred la tierra. Y recorrieron la tierra”.


Luego me llamó, y me habló diciendo: Mira, los que salieron hacia la tierra del norte hicieron reposar mi Espíritu en la tierra del norte
". Debe admitirse que el texto es oscuro y se presta a diferentes interpretaciones, algunas de ellas sutiles y forzadas; el sentido más obvio y seguro es el que le da Calvino: el profeta está hablando de la providencia de Dios.
(1) Son los pensamientos de Dios desde la antigüedad, formados en su corazón y dentro de su mente infinita desde antes de la creación del mundo, a los cuales llamamos decretos eternos cuya firmeza y solidez es representada por el "bronce" (v. 1), que no pueden ser movidos jamás ni hay cataclismos que pueda quebrarlos y hacerlos pedazos; lo que Dios se propone hacer lo hace y no hay fuerza en el aire o en la tierra que pueda frustrarlo. El mundo no está regido por la fortuna o la suerte sino por los sólidos propósitos de Dios los cuales él llevará acabo aunque haya cosas creadas que les hagan oposición. La providencia de Dios hecha por decretos de bronce no puede ser cambiada ni rotos sus propósitos por Satanás o el mundo, porque se trata de la voluntad activa de Dios y no hay quien diga: "¿Qué haces?" (Dan.4:35); Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?
(2) no es estática, se mueve de un lugar a otro como en carros y caballos (vv. 2, 3); no hay un punto del horizonte donde Dios no haga su voluntad; pasa de un tiempo a otro, se mueve con las circunstancias.



martes, 5 de junio de 2018

Lutero en el castillo de Wartburgo

CASTILLO DE WARTBURGO

Esto que a continuación voy a copiar acerca de la biografía de Martín Lutero, cuando después que el emperador Carlos V y la conocida Dieta de Worms, lo habían condenado a muerte a él y a todas sus publicaciones por cuanto negaba el libre albedrío comparándolo con los paganos y las herejías de sus doctrinas. La vida de Lutero pendía de un hilo a no ser que la providencia proveyera alguna forma de escape, y lo que vas a leer después de esto es emocionante, y cuando yo lo hice, casi las lágrimas se me saltaban de los ojos, leyendo como Dios tiene muchos medios para llevar a cabo sus planes para cumplir su voluntad en sus fieles siervos, y que vale la pena padecer por la verdad, y correr altos riesgos. Por eso podemos decir “Jehová cumplirá su propósito en mí”.


“Lutero dejó Worms el veintiséis de abril y predicó en varias ciudades en su ruta a casa. Aunque rumores circularon de que se encontraba muerto, sin embargo, estaba muy vivo. En la mañana del cuatro de mayo mientras atravesaba el bosque en Thuringen, cinco hombres enmascarados descendieron de sus cabalgaduras y lo detuvieron, lo montaron en un carro y partieron con él dentro hacia la ciudad de Eisemash. Gracias a Dios estos enmascarados eran amigos y no enemigos.
Federico el Sabio les había pedido a estos jinetes que “capturaran” a Lutero y lo llevaran hacia el castillo de Wartburgo que por encontrarse entre la cúspide de un sitio alto y rocoso le escondía de la ciudad. Con la excepción de una breve visita a Wittemberg permaneció en una habitación de ese castillo por diez meses. Fue aquí en esta condición de aislamiento que Lutero logró el más productivo período de su vida. En medio de sus dudas, depresiones, confusión, e insomnio, fervientemente escribió libros y panfletos y lo que es todavía más asombroso, se dedicó y logró la traducción del Nuevo Testamento al alemán en sólo once semanas” (Rescuing The Gospel. Erwing W. Lutzer, Pag.84).

domingo, 3 de junio de 2018

Sospecha que no has visto las cosas claras



CORAZON DE PIEDRA
SALMO 81:10-13
“…los dejé a la dureza de su corazón”. 

Dios abandonó a Israel por un tiempo, como si estuviera cansado de soportarlo. Y sus fronteras fueron traspasadas. Siempre es una cosa terrible que Dios entregue a un pecador a su incredulidad, que es dejarlo a “la dureza de su corazón”. Esa desgracia no le viene a nadie que se halle viviendo inocentemente, sino a aquel que deliberadamente comete un acto de desobediencia (Ro. 1: 23,24,28). Es correcto decir que un hombre vive en pecado porque Dios lo abandonó a su propia mente y por eso comete cosas que no le convienen a él ni a la sociedad donde se encuentra, pero es incorrecto decir que en su reprobación sea inocente. El hombre se halla en el camino que ha escogido. Esa doctrina es mejor explicarla en el tiempo, no desde la eternidad, “antes que hubieran hecho bien y mal”, lo cual es útil para hablar sobre la predestinación para salvación, no para condenación.
Cuando los hombres ven que el pecado se vuelve incontrolable y que la sociedad está atestada de él (Ro. 1: 29), deben volverse a Dios y revisar sus “razonamientos” y sospechar que no han visto las cosas claras (Ro. 1: 21); que algunas cosas han sido planteadas equivocadamente, que no se ha razonado bien o al menos que no se ha decidido bien en relación con lo que se ha averiguado, que ha habido algunas mentiras iniciales que han dado como resultado el rechazo de Dios. Hay un momento en la filosofía, en la ciencia, en el cual Dios se descubre al hombre; quizás un segundo, un minuto, una idea que pasa por su cabeza y se interroga diciendo: “¿No habrá un Dios detrás de todo esto? ¿No tendrá este mundo un Diseñador?”; ese es el momento, al descubrir a Dios, en el cual el hombre también se descubre a sí mismo, su origen y destino. Es el momento para darle gracias por haberlo creado y adorarlo. Pero desgraciadamente el hombre ha dicho: “Es cierto, pero es imposible que sea cierto”.