martes, 5 de junio de 2018

Lutero en el castillo de Wartburgo

CASTILLO DE WARTBURGO

Esto que a continuación voy a copiar acerca de la biografía de Martín Lutero, cuando después que el emperador Carlos V y la conocida Dieta de Worms, lo habían condenado a muerte a él y a todas sus publicaciones por cuanto negaba el libre albedrío comparándolo con los paganos y las herejías de sus doctrinas. La vida de Lutero pendía de un hilo a no ser que la providencia proveyera alguna forma de escape, y lo que vas a leer después de esto es emocionante, y cuando yo lo hice, casi las lágrimas se me saltaban de los ojos, leyendo como Dios tiene muchos medios para llevar a cabo sus planes para cumplir su voluntad en sus fieles siervos, y que vale la pena padecer por la verdad, y correr altos riesgos. Por eso podemos decir “Jehová cumplirá su propósito en mí”.


“Lutero dejó Worms el veintiséis de abril y predicó en varias ciudades en su ruta a casa. Aunque rumores circularon de que se encontraba muerto, sin embargo, estaba muy vivo. En la mañana del cuatro de mayo mientras atravesaba el bosque en Thuringen, cinco hombres enmascarados descendieron de sus cabalgaduras y lo detuvieron, lo montaron en un carro y partieron con él dentro hacia la ciudad de Eisemash. Gracias a Dios estos enmascarados eran amigos y no enemigos.
Federico el Sabio les había pedido a estos jinetes que “capturaran” a Lutero y lo llevaran hacia el castillo de Wartburgo que por encontrarse entre la cúspide de un sitio alto y rocoso le escondía de la ciudad. Con la excepción de una breve visita a Wittemberg permaneció en una habitación de ese castillo por diez meses. Fue aquí en esta condición de aislamiento que Lutero logró el más productivo período de su vida. En medio de sus dudas, depresiones, confusión, e insomnio, fervientemente escribió libros y panfletos y lo que es todavía más asombroso, se dedicó y logró la traducción del Nuevo Testamento al alemán en sólo once semanas” (Rescuing The Gospel. Erwing W. Lutzer, Pag.84).