lunes, 29 de junio de 2015

Justifican el baile y las orquestas en la iglesia con el ejemplo de David

Amós 6: 5
“Como David inventó instrumentos musicales”.

"El significado de la frase hebrea es dudoso. Varias opciones pueden incluir: (1) "ellos piensan que sus instrumentos son como los de David"; (2) "ellos se consideran músicos como David"; (3) "ellos estiman tan alto los instrumentos como David"; (4) "ellos improvisan canciones para sí mismos con instrumentos como lo hizo David"; (5) "Ellos inventan instrumentos como David" (The Net Bible).
 "El mismo trabajo que David pasó en la música para honrar a Dios, ellos lo emplean para componer música para sí mismos y acogen estas palabras para justificar sus inventos con el ejemplo de David. Muchas personas han justificado su degradado, sensual e inmodesto baile religioso con el ejemplo de la Santa Escritura. La palabra no puede significar otra cosa que instrumento. David inventó esos instrumentos de música para el servicio de Dios. Él fue el que introdujo en el templo el uso de esos instrumentos musicales, la lira y el arpa, en adición a los címbalos. Estos en contraste con las trompetas son llamados "los instrumentos de David" (2Cro. 29: 26), comparar con (2Cro. 29: 25; 1Cro. 15: 16; 19-21). Probablemente los adaptó en el servicio del templo. Fue quien de alguna manera mejoró los instrumentos musicales en el servicio de la adoración, pues había demostrado desde su juventud una gran habilidad para la música (1Sa. 16: 16, 18, 23). Parece que encontró rudos instrumentos y los convirtió en algo más finos para el servicio de Dios. Pero la gente de que aquí habla justificaban su lujuria y sensualidad con el ejemplo de David" (Albert Barnes).

"Creo que David no fue autorizado por el Señor para introducir la multitud de instrumentos musicales dentro de la divina adoración como leemos, me siento satisfecho que su conducta al menos en este aspecto fue reprendida por el profeta, y también creo que el uso de tales instrumentos de música en la adoración dentro de la iglesia cristiana, no encuentra la sanción de Dios y es contra su voluntad; y que esos instrumentos son subversivos al espíritu de la verdadera adoración y por lo tanto pecaminosos. Soy un hombre viejo, y un viejo ministro, y declaro que nunca he pensado que esos instrumentos sean productivos y traigan algún bien a la adoración de Dios. He tenido razón para creer  lo contrario, que han hecho mucho mal. La música como ciencia, yo la estimo y la admiro, pero los instrumentos de música en la casa de Dios  los aborrezco. El uso de ellos es un abuso de la música, y aquí dejo constancia de mi protesta contra tales corrupciones en la adoración del Autor del cristianismo. El muy eminente y venerable doctor en divinidades Juan Wesley, quien se conoce como un amante de la música, y un elegante poeta, cuando se le preguntó su opinión en cuanto al uso de instrumentos dentro de las capillas metodistas dijo en esta forma y poderosa manera: "Yo no encuentro ninguna objeción para los instrumentos de música dentro de las capillas, siempre que no sean vistos ni oídos". (Adam Clark).

“David empleó instrumentos musicales en la práctica de la religión para alzar su mente a Dios  y con otro propósito que éstos. No hay duda  que David después de haber sido librado de muchos peligros se deleitaba con  el propósito de elevar alabanzas a Dios en el templo y que tanto él como otras piadosas personas pudieran  en religiosa devoción elevar sus corazones a Dios” (Calvino).

“Amós que como pastor de un rebaño sólo usaba la flauta, se escandaliza al ver la multitud de instrumentos y su uso mundano. Inventan canciones ociosas para sus fiestas sensuales y usan instrumentos musicales para sí mismos, degradando el arte religioso y convirtiéndolo en profano” (Maclaren).

¡Y eso que estos santos escritores no viven en este siglo donde se aplaude a los músicos como los del mundo! ¡Y cuánto dinero ellos hacen en sus conciertos! Y han sustituido en aprecio a los sermones. ¡Y hasta danzan!, y afirman que como David. ¿Puede usted concebir en su mente al apóstol Pablo bailando en Corinto o en la Vía Apia? ¿Puede imaginarlo a él y a Silas cantando en la cárcel de Filipo y echándose un bailecito? ¿Y a Evodia y Síntique? ¿O a la virgen María bailando el cántico del ángel con su desposado José? Cuando se dice “regocijaos en el Señor siempre, otra vez os digo regocijaos” ni remotamente se refiere a ese tipo de expresión.

viernes, 26 de junio de 2015

Dite cuatro cosas que bien te mereces

Joel 3:10
“Diga el débil, fuerte soy”; pero otra versión dice “diga el cobarde, soy un valiente”; cualquiera de las dos traducciones es útil; la primera está adaptada a una situación y es más conservadora con el original, la segunda es un poco más liberal pero también útil, como un diminuto sermón. A veces tenemos que hablarnos a nosotros mismos con respeto pero con firmeza y decirnos la verdad en la cara: no soy un cobarde, soy valiente, no soy débil puedo hacer eso, seré positivo conmigo mismo y no negativo; es una forma de escapar de uno mismo cuando la mente se enflaquece y uno se vuelve débil sin razón alguna, se pone tímido y huye sin que haya quien lo persiga (Lev.26:17); debemos acabar con esa situación y además de orar sentarnos a nosotros mismos en el banquillo de los acusados y decirnos cuatro cosas bien fuertes para ponernos sobre nuestros pies y portarnos varonilmente (1 Co.16:13). Esto no es autosugestión sino uno funcionando como médico para sí mismo porque solamente uno conoce su propia mente, sus puntos flojos y enfermos. La medicina está junto a la enfermedad, en el mismo yo personal, acobardado y lánguido.

jueves, 25 de junio de 2015

Escasez de alimentos y largas colas

2 Reyes 6:24-33
“… Rey de Siria movilizó todo su ejército para ir a Samaria y sitiarla. El sitio duró tanto tiempo que provocó un hambre terrible en la ciudad, a tal grado que una cabeza de asno… ¡Sálvenos, su majestad! Si el Señor no te salva, respondió el rey, ¿de dónde voy a sacar yo comida para salvarte? ¿Del granero? ¿Del lugar? ¿Qué te pasa? Esta mujer me propuso que le entregara mi hijo para que nos lo comiera ambos hoy, y que mañana nos, iríamos el de ella. Pues bien, cocinamos a mi hijo y nos lo comimos, pero al día siguiente cuando le pedí que entregara su hijo para que nos lo comieron los, resulta que ya lo había escondido”.


Estos sitios de ciudades reflejan lo que en la actualidad se conoce como embargo económico o bloqueo a un país; y es una forma tapada de declaración de guerra, someter por privaciones a la población de modo tal que incluyan las protestas y el gobierno pierda el control y sea despojado del poder. Una forma moderna de tratar de evitar el derramamiento de sangre e incitar a la población a que cambie la política de las autoridades. No sé si eso es justo, o no es justo, o es abuso de poder por parte de las potencias mayores, pero lo cierto es que en una forma más humana y civilizada de arreglar las cosas cuando dentro de un país la situación no mejora, y el gobierno se porta mal en sus relaciones exteriores de modo tal que es abominable para muchas personas que desean por compasión a la población que haya un cambio interno en tal país. La escena que estaba ocurriendo en Samaria era verdaderamente triste, los precios de los alimentos se habían disparado de modo tal que cualquier cosa para comer costaba mucho dinero, de modo tal que los sentimientos humanos y la conducta civilizada se deterioró, como el caso de estas dos mujeres que comenzaron como resultado del hambre, a practicar la antropofagia y en este caso de canibalismo a sus propios hijos. ¿Qué es peor, que la situación alcance niveles tan bajos de deshumanización o que el gobierno ceda a las demanda de un país mayor y con poderío muy superior que reclama algo del sitiado o bloqueado? Las limitaciones del carácter humano de muchos políticos suele ser grande, y como ellos tienen al alcance medios de subsistencias que no tiene la población común, se dan el lujo por medio de consignas vacías y engañosas, endurecer en contra de la realidad el carácter de la población, para que resistan heroicamente, e innecesariamente, al adversario externo que le tira propagandas y le pide cambios. Es algo que en muchos países modernos se ha vivido, como la escasez económica hace que en las colas por conseguir los pocos alimentos expuestos a la venta, se perciba la decadencia moral de la población, y en altas horas de sacrificio e insomnio haciendo colas se escuchan reyertas y las primeras broncas. El rey del país cuando le muestren las fotografías y lea en los periódicos o le informen sus servicios secretos de lo que está ocurriendo debiera avergonzarse y como este rey de Samaria vestirse de silicio y arrepentirse de su mala cabeza como dirigente y deponer el orgullo y la hambruna de poder en bien de los gobernados, o mejor dicho de los sometidos. ¡Son ciudadanos, señor, no esclavos! ¡No tiene derecho a disponer a su antojo de los destinos de niños, niñas, hombres, adultos y ancianos! ¡Los destinos les pertenecen a ellos no a usted, monarca!

miércoles, 24 de junio de 2015

El pastor es todo oído, mientras le echan la culpa

2 Reyes 4:27

“Luego que llegó a donde estaba el varón de Dios en el monte, se asió de sus pies. Y se acercó Giezi para quitarla; pero el varón de Dios le dijo: Déjala, porque su alma está en amargura, y Jehová me ha encubierto el motivo, y no me lo ha revelado”. 

“El Señor me lo ha ocultado y no me lo ha revelado”. Porque el Señor quería que él la dejara hablar para que ella misma se lo contara y vertiera todo lo que tenía dentro. Le dijo a su sirviente “no sé, no puedo saberlo todo y si el Señor no me habla, lo digo claro, no lo sé, tengo que esperar que ella venga y me cuente lo que le pasó para venir hasta aquí, lo único que sé es que está muy triste pero ignoro el motivo: podría ser ¿qué? Una desgracia, pero ¿cuál? Lo que sí está claro que Dios lo que desea es que yo la oiga”. Y esperó pacientemente que llegara sin adelantar los acontecimientos y le oyó reproches y cómo lo hacía culpable de su dolor, olvidando el bien que él le había hecho y culpándolo por ese bien, el niño. Entendía que un hijo dado por Dios, por pura gracia, sin solicitarlo, no podía enfermarse y morir, y sin embargo fue así. Le echó la culpa por haber perdido su bendición. Y el profeta pacientemente la escuchó sin replicarle ni una sola palabra ni reprocharle o exhortarla por nada porque sabía que estaba hablando con mucho dolor sin saber lo que le decía y como no tenía solución para su desgracia lo único que trae dentro son lamentos y reproches y dio el largo viaje, si no con alguna esperanza de solución, al menos para desahogarse. A Eliseo todo le iba muy fácil en su ministerio. Tenía el doble de poder que Elías. Sin embargo aprendió a (1) oír a sus ovejas, (2) recibir de ellas tanto atenciones como ingratos reproches, y a (3) estar al lado de las que sufren, orar por las bendiciones que han perdido y si es posible ayudarlas a recuperarlas.

Una casa y un despacho para Eliseo

2 Reyes 4:10

“Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él”. 

“Te ruego que hagamos un pequeño apartamento para cuando él viniere se quedare”. Un pequeño apartamento privado para que lo usara como retiro para la meditación y la oración; sabía que los varones de Dios desean estar solos y no ser interrumpidos en sus devociones. Para Eliseo, sin acompañantes, eso sería una vivienda suficiente cómoda, le serviría de recámara, despacho y oficina. Eso lo pudo hacer sólo una familia de creyentes, deseosos de ayudar al profeta amigo porque lo amaban y apreciaban mucho su ministerio. La iglesia que ama el ministerio del evangelio, procura y desea que el siervo de Dios tenga suficiente comodidad para hacer su trabajo, su casa para sí, su recámara para sí, su oficina para sí; la bendición espiritual de tener disponible y cerca un varón de Dios retribuye con creces los gastos que su estancia ocasione. Aquella mujer no le ofreció un cuarto de su casa para que compartiera la vida doméstica con ellos, no, pensó en la independencia y privacidad del siervo del Señor, y de su propia billetera costeó la construcción de una habitación nueva e independiente. No te parezca mucho lo que para el siervo de Dios se gaste, que la iglesia que en uno invierte, para ellos mismos y para el futuro invierte. Primero lo tenían de visita en casa, luego quisieron tenerlo de vecino, atrayéndolo más y más a la familia. (Esto no tiene que ver con los falsos apóstoles de Cristo que explotan la iglesia; a esos jamás se debe recibir en casa ni decirles ¡bienvenidos! (2Jn. 1:10-11).

lunes, 22 de junio de 2015

¿Estás loco Satanás?

1 Reyes 20:3,4
“Tu plata y tu oro son míos, tus mujeres y tus hermosos hijos”. 

Esto fue lo que le dijo el rey sirio al rey de Israel cuando había encerrado en un círculo con su ejército a la ciudad de Samaria. Lo que le dijo este militar y lo que le respondió el rey de Israel, es exactamente lo que pasa cuando Satanás nos pide algo, y no exactamente algo sino mucho. Así es como hemos de responderle: ¿Estás loco? ¿Cómo te voy a dar mi dinero? ¿Y con qué viviría? Si me dejas sin dinero ¿cómo he de comer, beber, vestir y pagar los cuidados médicos de mi salud y otras deudas? Me quedaría sin casa y enfermo. Me quieres adelantar la muerte empobreciéndome. ¿Y mi esposa? Esa es mi tesoro, te daría todo lo que poseo, hasta mi aliento, pero no a ella en cuyos ojos veo mi propia vida. A ella no te la doy, si me la quitas no sólo me quedo sin mi mitad sino sin mi mejor mitad, mi alma. Ella es mi espíritu y no podré estar vivo recordándola porque sabe Dios cómo estaría ella en tus brazos y no en los míos. No me quites la que duerme a mi lado porque sin ella en mi lecho me desvelo. ¿Y mis hijos e hijas? Eres un completo orate ¿cómo te he de dar para ti y tus príncipes mis bellas muchachas para que las mancilles con tus inmundos deseos? Tus labios nunca las besarán ni las ultrajarán ni las venderás como rameras a tus bestiales soldados. No y no. Pasa por encima de mí y de mi pueblo, hazme polvo si quieres pero lo que tengo que de Dios tengo no es para el diablo. Toma mis palabras como una ironía porque ni remotamente renunciaré a ellos, villano.
Aunque he puesto estas reflexiones en sus labios, el rey lleno de pánico, contrario a los comentaristas que lo defienden, parece blando en sus palabras y de algún modo entregar algo, un tanto de dinero, las mujeres de sobras, los hijos enfermos y las hijas feas, lo de menos valor en su economía y lo menos bonito entre los suyos. Pero, canalla ¿cómo se te ocurre dar algo de ello? Los hijos débiles son los que más cuidado y ternuras necesitan y las hijas feas son tus hijas como las bellas. Niégale a Satanás toda parte tuya, todo lo que posees, para él nada, niégate a darle cualquier parte tuya (v.11).

miércoles, 17 de junio de 2015

Debió imitar al abuelo y bisabuelo, no a su padre

1 Reyes 15:3

“Y anduvo en todos los pecados que su padre había cometido antes de él; y no fue su corazón perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de David su padre”. 

“Y anduvo en todos los pecados de su padre”. ¡Qué feo que de un hijo se diga eso, que anduvo en todos los pecados que su padre había cometido antes que él!; que se diga que ha sido infiel como su padre, incrédulo como él, mal hablado como él, adúltero como él, borracho y mujeriego, y con el mismo mal carácter abusador que su padre. Uno ve en el caso de Abiam que anduvo en los pecados de su padre Roboam no por herencia sino porque quiso y no discernió la fuerza que da el mal ejemplo; si él se lo hubiera propuesto no tendría por qué seguir a su padre en sus malos caminos; tal vez pudo hallar otro ejemplo mejor para imitar dentro de su prolongada genealogía que era santa. Allí estuvo Salomón su abuelo y si no le gustaba tenía al rey David, no eran perfectos pero eran mejores. Prefirió a su padre en vez del abuelo y el bisabuelo y se descaminó y torció por completo. Si el padre hubiera sido un buen ejemplo debía haberlo imitado porque el  primer ejemplo para seguir por el hijo varón,  es el padre. Su vida se hundió en la condenación no por la herencia que tuvo sino por imitación. No tenemos la alternativa para escoger a nuestros padres pero sí la opción para tomarlos o no como ejemplos. No pocos van al infierno detrás de la familia a quienes imitan en la idolatría o en sus concupiscencias de la carne. Si no tienes ningún buen ejemplo de algún pariente tuyo que haya ido al cielo donde está Jesús, sí hay una familia de santos del altísimo, la iglesia, a la cual imitar (1 Co. 11:1; Flp. 4:9; Efe. 5:1).

Las voces del infierno: Bastante has servido a Dios, ahora sírvete a ti mismo

Las voces del infierno: Bastante has servido a Dios, ahora sírvete a ti mismo
1 Reyes 12:26-28
“Y habiendo tenido consejo, hizo el rey dos becerros de oro, y dijo al pueblo: Bastante habéis subido a Jerusalén; he aquí tus dioses, oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto”. “Bastante habéis subido a Jerusalén”. ¿Qué argumento tan insulso como ése, y sin embargo tan peligroso, tan falaz y tan temible? ¿Cómo puede ser “bastante” la adoración a Dios?; lo cual quiso decir: “Mucho, demasiado.” Como si les dijera: “Es hora para cambiar de lugar de adoración, para cambiar de forma de adoración, de romper con una tradición, de no continuar con esa historia sagrada, es la hora de la rebelión y la desobediencia.”


Oh cristiano, tú has oído esas mismas palabras por la boca de tu carne, del mundo o del diablo. Te han dicho: “Bastante tiempo has servido a Dios, ahora te llegó tu turno, sírvete a ti.” “Bastante tiempo has seguido a Cristo haciendo su voluntad, ahora sigue tus sueños, tus inclinaciones, satisfácete tú, has lo que quieras.” “Bastante tiempo has vivido en santidad, tus días diciéndole que no al pecado han sido muchos, te estás yendo de este mundo sin apenas paladearlo” “Bastante tiempo has estado en la compañía de los santos, cambia ahora tus relaciones, ¿no has hallado mejores amigos en el mundo que los que has conocido en la iglesia? “Bastante tiempo has ayudado a la iglesia, ahora coge lo que das a ella y úsalo para ti.” “¿Qué resultado has visto de todo lo que has dado, qué has ganado en la obra de Dios, te han ayudado a ti como has ayudado tú al sostén de la causa de Cristo? Es mejor que cambies de causa e inviertas tu dinero y tus talentos de modo más productivo, que tengan mejor rendimientos. ¿Qué recompensa has tenido de todo lo que has dado?; de todos modos ya has pagado suficiente por lo que has aprendido”. Son muchos los argumentos carnales y diabólicos que salen del corazón; como dijo Jesús, que de él salían “los malos pensamientos” (Mt. 15:19); todos centrados en el yo, en el mundo y en los deseos del diablo. Oh Dios, que nunca me parezca mucho lo que he hecho por ti sino poco, poco lo que he dado, poca mi entrega, poca mi fe, pocos mis días, poca mi vida; guarda mis oídos de oír esas voces y atender las voces  del infierno.

miércoles, 10 de junio de 2015

No le diga a nadie que Dios tiene un plan maravilloso para él o ella

Eclesiastés 3:11
“Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.”.

Lo que escribió el predicador no se sabe seguro si se refiere a la obra de Dios en la creación o la obra de Dios que es hermosa en su providencia. Para no equivocarme y como no lo veo claro tomo los dos sentidos, la obra de Dios que contemplan los hombres es hermosa, sea la creación como las gracias excepcionales que él muestra (2: 24; Job 36: 24), y la obra de Dios en la vida propia y su desarrollo que no se puede mirar hasta el fin mientras éste no llegue (11: 5).
Es un texto extraño, en el hebreo no existe una palabra para “mundo” y lo que más se aproxima es “los cielos y la tierra” (International Standar Bible Encyclopedia), y aquí la primera traducción en vez de eternidad que es de las posibles últimas, debiera ser “edad” “mundo” o escondida. Y aun fuera de sus cabales (de la mente). Querer traducir “eternidad” para decir que le ha puesto un alma inmortal es llevar el texto a su último significado y el sentido de lo que después sigue aspira a otra cosa.
La versión latina incluye la palabra “mundo” en la traducción, pero su significado correcto es algo oculto, escondido; así pienso que lo que querría decir sería enigma, porque la vida es enigmática, el propósito de Dios con una vida es un secreto que está oculto para el hombre mismo, y éste percibe sólo algo de ello cuando sus días avanzan y se desarrolla. Nadie puede entender su vida completa sino hasta que se le acaba (“hasta el fin”); mientras uno vive se pregunta ¿por dónde me lleva Dios?,  porque grandes tramos de ella son incomprensibles. Por lo tanto es sabio acomodarla a lo que creemos que es la voluntad de Dios y seguir nuestra vocación con sus divinos impulsos e insinuaciones. Y ¡hay quienes piden a los ingenuos que vivan “una vida con propósito”! como si hallarlo fuera tan fácil como cantar y coser. El propósito que Dios tuvo con nuestra vida lo sabremos cuando estemos en gloria. Lo que sí conocemos es “la vocación con que fuimos llamados” (Efe. 4:1,4). Y otros le dicen, para engatusarlos y atraerlos a la iglesia, porque eso no es evangelismo apostólico, que Dios tiene un plan maravilloso para su vida, no específicamente el plan de la salvación sino el desarrollo de la vida de esa persona. Y vienen ilusionados a la iglesia a buscar ese plan que les prometieron. ¿Y si no encuentran trabajo? ¿Y si no se sanan de tal enfermedad? ¿Es un plan maravilloso recibir quimioterapia por causa de un cáncer? ¿Es un plan maravilloso perder un hijo, o una hija que se suicide? No sea un engañabobos.

Y en último lugar, la traducción, demencia, es aceptable porque la comprensión de la vida nos vuelve locos, Dios ha enloquecido la sabiduría de los más sabios (1Co.1:20), y no obstante en esa locura incomprensible hay sentido y él sí sabe el propósito. Nos queda el recurso de fe de confiarnos completamente a la providencia de Dios porque por nosotros murió Cristo y somos sus hijos. Las otras traducciones nos harían buscar la esperanza de gloria, la vida que va desvaneciéndose y se precipitará en la eternidad. El propósito de Dios para cada año es que hagamos su voluntad en cada momento, y lo mejor que podamos, disfrutándolo a él y a todo lo que nos dio.

martes, 9 de junio de 2015

No pienses tanto en lo que pudo haber sido

Eclesiastés 1:15

“Lo torcido no se puede enderezar, y lo incompleto no puede contarse”. 

“Lo que falta no se puede contar”. Esta traducción no está en línea con el pesimismo del predicador. ¡Claro que si una cosa falta nadie la cuenta! La mejor traducción incluiría que las cosas que tienen deficiencia son innumerables o muchas. Propongo que alguien la traduzca así. Otra versión dice “no vale la pena pensar en lo que pudo haber sido” y no fue, y tener ansiedad porque las cosas no fueron como debían haber sido. Conformémonos como han sucedido las cosas y démosle gracias a Dios por la gracia que nos  da para aceptarlas así; ya no se pueden cambiar porque él quiso que sucedieran de ese modo y yo debo consolarme y pedirle que continúe con su Sabiduría, incluso, enderezando lo que este predicador dice que si ya se torció nadie lo puede enderezar. Si tomara las palabras como aparecen en nuestra versión Valera las arreglaría así “es innumerable la cantidad de gente que se siente incompleta, que le falta algo, que no llegó hasta donde deseaba, no alcanzó su sueño y meta y sufre una perenne decepción”. Los decepcionados son muchos.

jueves, 4 de junio de 2015

El vestuario y el cambio de sexo

          Deuteronomio 22:5
“La mujer no vestirá ropa de hombre”.

Este es un mandamiento que hay que tener en cuenta en la época y la sociedad donde se viva, porque las modas cambian de lugares y de tiempo en tiempo; (aquí se refiere a la ropa usada por un hombre) pero el principio siempre será el mismo, los hombres no deben parecer mujeres ni ellas hombres. El Señor prohíbe el uso de ropa o adornos que hagan parecer al hombre como mujer o viceversa.  Es cierto que hay ropas que hacen que el hombre se confunda con una mujer, tales como adornos tradicionalmente usados por ellas, pendientes, collares, y arreglos del rostro como cejas entresacadas, los ojos pintados, el cabello largo (1Co.11:14,15), etc.  En nuestra sociedad y tiempo el vestido es tradicionalmente una ropa femenina y el pantalón masculino; aunque una mujer use un elegante juego de pantalón y chaqueta, el vestido es mucho más femenino. El pantalón no necesariamente la hace parecer un hombre pero sí le resta parte de su encanto femenino, con todo y que por ajustarse al cuerpo sea  con intención de provocación; lo que no es perennemente recomendable.
Es observable la abundante inclinación entre los hombres de hoy a vestirse y adornarse como las mujeres. Mucho más fuerte que las mujeres a parecerse hombres. Estamos viendo un creciente afeminamiento dentro del sexo masculino.
La palabra usada “abominación”, para los hombres o mujeres que usen ropas del sexo opuesto es la misma que se usa en relación con la homosexualidad (Lev.18:22; 20:13); y lo que se aplica a la ropa mucho más al cambio quirúrgico del sexo (23:1). Los travestís son eso ante Dios, según el texto bíblico. El cambio de sexo está prohibido por el Señor porque “varón y hembra los creó”, no un tercer sexo artificialmente escogido. Jesús nunca encontró un homosexual en Israel. Entre los griegos y romanos abundaban como Pablo menciona. Y dentro de nuestra cultura occidental descristianizándose más y más y volviéndose agnóstica y pluralista.




No te rías del pecado ni de la Biblia

Proverbios 14:9
"... los necios se mofan del pecado", de sus faltas y de las de otro, Los ha habido que se ríen de los cristianos y de sus doctrinas; por ejemplo, dicen, ¿Dónde está la promesa de Cristo de que habría de venir pronto? Todo sigue igual que siempre y han pasado dos milenios desde que dijo que vendría” (2Pe. 3:4). 
No, no te rías de chistes pecaminosos, no menosprecies el daño de cualquier pecado por pequeño que sea; una pequeña infidelidad, una sola locura puede arruinarte (Ecl. 10:1). Recuerda que los piojos, las pulgas, las moscas, las langostas, arruinaron a Egipto; lo mismo que el pequeño granizo (Cant. 2:15). Algunos dicen como Lot, “¿no es ella pequeña?”; y hacen mal con una pequeña estafa, un pequeño engaño, una mentira, mal pensamiento, un solo sentimiento de envidia; son cosas muy peligrosas, como una bala, que es un pequeño plomo y mata. David era pequeño y Goliat lo menospreció para su perdición y con una pequeña piedra en su honda lo derribó. Los necios se mofan del pecado que los destruirá en esta vida y los condenará en el infierno, se mofan del pecado que hace tributo al diablo y deshonra al Creador…ignora si quieres el concepto de bien y mal y déjalo a los moralistas como tú dices, di que la verdad es relativa y personal y por las consecuencias beberás tu error. Cuando te rías del pecado alza los ojos y mira los de Dios, para que veas  qué  serios están.


Compra los bueyes de Calvino

            Proverbios 14:4
"...sin bueyes el granero está vacío".

 La hambruna le pisa los talones a los que no tienen medios de producción, si no es un buey, entonces un tractor. Hay que ser espiritual como Pablo para encontrar al Señor en estas palabras, o hallar alguna lección en una yunta de bueyes (1Co. 9:8-11). Y para trabajar como un buey. Lo dicen nuestras esposas. Reúne dinero, compañero mío, compra una vaca, que tenga un ternero y después dos, ara tú los campos, los ajenos, después compra para ti uno y siembra y cultiva lo que es tuyo. Oh rey, ¿sabes que por excelso que hayas subido, estás sujeto a los campos? (Ecl. 5:9; 2 Cro. 26:10).


Además, pudiera decir que sin una Biblia (una campesina similitud), sin una buena concordancia bíblica, y sin buenos libros, mi granero estaría vacío. Pero he ido comprando y leyendo, más de los que puedo leer. Cuando entro a mi despacho me miran como amigos y siervos hermanos y como si me dijeran, “¿vas a sacarme de este librero para trabajar?”. Y mi computadora, quiero decir mi ordenador, la tengo también llena y ni uno solo está empolvado porque no les doy tiempo para eso. Eso sí, sudan mis libros, y conversan entre ellos de mí,  y me dan las gracias porque llevan mi yugo desde mi juventud (Lam.3:27). Cuando no existían las computadoras compré los comentarios de Calvino y hoy casi han dejado la piel, quiero decir el forro por su mucho arar. Esos libros son como los bueyes que ha regalado Juan Calvino a la humanidad, y donde ellos se usen los graneros de la iglesia siempre se hallarán llenos. El púlpito bien surtido y rara vez alguien será echado de menos porque como Jonatán, su asiento se halle vacío (1Sa.20:18).