Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Si la melancolía no se quita con oración

1 Reyes 19:4 “Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres”. 
“Y deseando morirse”. No tiene razón suficiente para sentirse así; pero ¿quién lo podrá culpar si nosotros tenemos similar experiencia, como lo deseó Jonás y Job? Quizás pensó que su experiencia con Dios había sido tan grande que al saberse todo el reino de Israel se volvería a Jehová, incluyendo a la reina Jezabel; y que cuando la noticia alcanzara su presencia caería arrodillada ante Dios. Pero no fue así, su vivo celo por Jehová en contraste con, según lo sentía, su fracaso vocacional, lo vendió a la depresión (v. 10) y prefería morirse a continuar siendo un profeta. Elías no deseaba la muerte porque no amara la vida sino porque pensaba que su ministerio era un fracaso. También pensaba que la causa de Dios estaba perdida. En todo estaba equivocado.
¿Vas a dejar tu ministerio porque los…

Su pecado fue una excepción y no la norma de su vida

1 Reyes 15:5 “Y anduvo en todos los pecados que su padre había cometido antes de él; y no fue su corazón perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de David su padre”.
“Excepto en lo tocante a Urías heteo”. Es una lástima que David suela ser recordado tanto por un solo pecado, casi más que por ser el dulce cantor de Israel, el autor de tantos salmos, y su excelencia como rey. Su pecado fue una excepción y no la norma de su vida. ¿Y por qué? Por la gracia de Dios que hace que sea así ¿no es maravilloso aún? Y un solo pecado cometido pero que no se sujetó a él como esclavo.
¿De dónde sacó ese poder para dominarlos a todos? De la gracia, ¿y realmente fue ése el único pecado que cometió? ¿Qué pasa con el censo que hizo, con el engaño al sacerdote de Nob, con su testimonio entre los filisteos e incluso con su harén? Pudiera pensar que al piadoso autor del libro de los Reyes se le olvidó mencionarlos y sólo recuerda este escándalo.
No, no es el autor sagrado sino Dios, estrictamente el que…

La mejor utilidad de un pastor

2 Samuel 18: 3 "Mas el pueblo dijo: No saldrás; porque si nosotros huyéremos, no harán caso de nosotros; y aunque la mitad de nosotros muera, no harán caso de nosotros; mas tú ahora vales tanto como diez mil de nosotros. Será, pues, mejor que tú nos des ayuda desde la ciudad". 
Así se dijo, "pero tú vales por diez mil de nosotros”. El Sr. Gill tiene un pequeño comentario delicioso, dice él que tanto el Targum como los judíos eruditos afirman que le pidieron a David que se quedara en la ciudad y no fuera a la guerra para que los ayudara con recursos, con hombres, y con sus oraciones y consejos. ¡Qué bonito es eso, que el pueblo del Señor confíe en ambas cosas en sus ministros! Con oraciones y consejos él haría allá más que aquí exponiendo su vida al filo de la espada enemiga. Los pastores no tienen que estar envueltos en todo lo de la iglesia, tienen sus superintendentes, pero sí atentos a todo, no ignorando nada y apoyando cada cosa y sugiriendo lo conveniente si hace fal…

Mujeres asaltadas

2 Samuel 13:11-16 “Y cuando ella se las puso delante para que comiese, asió de ella, y le dijo: Ven, hermana mía, acuéstate conmigo. Ella entonces le respondió: No, hermano mío, no me hagas violencia; porque no se debe hacer así en Israel. No hagas tal vileza. Porque ¿adónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como uno de los perversos en Israel. Te ruego pues, ahora, que hables al rey, que él no me negará a ti”. Este es el caso de una violación, como en otros, es un familiar el que comete el pecado, pues es quien más posibilidad tiene para hacerlo. ¿Pudiera Tamar ser ejemplo de las mujeres que así son asaltadas? Sus palabras fueron, "no hay razón, mayor mal es expulsarme que la violación".
¿No? El pecado como pecado no es mayor como ella dijo, sin embargo para ella lo era por su deshonra; prefería encadenarse para toda la vida a un hombre que la había abusado que soportar la vergüenza social y posiblemente la soltería perpetua. Pero hoy no se miran las cosas ig…

Hermanos con impedimentos físicos

2 Samuel 9: 1-3 “¿Queda alguien a quien yo pueda mostrar la bondad de Dios?”. Es mejor esa traducción que “misericordia” en RV. 
“¿Queda vivo alguien de la familia que amo para usar bondad con él?”. 
Este capítulo es una joya dedicada por el Espíritu Santo a los hermanos con impedimentos físicos en la iglesia. No trata de otra cosa que de la misericordia que se usa con Mefi-boset, un hijo lisiado, de Jonatán. David, lleno de amor por su prójimo quiere hacerle misericordia a la casa de Saúl que Dios había desolado, y sabiendo de éste le extiende su perdón y benevolencia.
Dos cosas principalmente se repiten en el texto; la primera, que era lisiado de sus pies (vv.3, 13) y la segunda que aun teniendo ese defecto se sentaría diariamente a disfrutar los manjares y la presencia del rey como si fuera uno de sus hijos (vv. 7,11). La causa por la que este hombre quedó lisiado de ambos pies se cuenta en 2 Sa. 4: 4. Por lo menos tres veces se hace referencia en los anales divinosa la incapacidad y …

Recordando lo que fuimos y ya no somos

II Samuel 7: 8-17

“Ahora, pues, dirás así a mi siervo David: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel; y he estado contigo en todo cuanto has andado, y delante de ti he destruido a todos tus enemigos, y te he dado nombre grande, como el nombre de los grandes que hay en la tierra. Además, yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su lugar y nunca más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al principio, desde el día en que puse jueces sobre mi pueblo Israel; y a ti te daré descanso de todos tus enemigos. Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa. Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hici…

La forma de adoración

2 Samuel 6: 15-23 “Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta. Cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que Mical hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David que saltaba y danzaba delante de Jehová; y le menospreció en su corazón. Metieron, pues, el arca de Jehová, y la pusieron en su lugar en medio de una tienda que David le había levantado; y sacrificó David holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová. Y cuando David había acabado de ofrecer los holocaustos y ofrendas de paz, bendijo al pueblo en el nombre de Jehová de los ejércitos. Y repartió a todo el pueblo, y a toda la multitud de Israel, así a hombres como a mujeres, a cada uno un pan, y un pedazo de carne y una torta de pasas. Y se fue todo el pueblo, cada uno a su casa. Volvió luego David para bendecir su casa; y saliendo Mical a recibir a David, dijo: !!Cuán honrado ha quedado hoy el rey de Israel, descubriéndose hoy delante de las cria…

La forma antigua de bendecir una familia

2 Samuel 6: 11, 12 “Por tres meses permaneció el arca en casa de Obed-edom y Jehová lo bendijo a él y a toda su casa”. 
Fue un gran privilegio para Obed-edom haber tenido el arca del Dios de Israel por este corto tiempo dentro de su casa, porque con ella llegó la presencia divina y fue bendecido desde entonces. Cuando David supo que la casa de Obed-edom había sido bendecida tan grandemente se dio cuenta que ya Jehová no estaba enojado y procedió a retirarla de aquel lugar. Dios suele, hermano, manifestar su presencia con alguna bendición. En sólo tres cortos meses pudo apreciar la bendición del Señor. Prueba con Cristo y comprobarás que desde el momento en que él entra a una familia toda ella comienza a ser bendecida. El Señor suele entrar a una familia por medio de un siervo suyo; y desde que él pone su pie en ese lugar los que lo reciben experimentan el favor de Dios. Eso fue lo que el Señor quiso decir con la recepción o rechazo de un apóstol en el seno de una familia (Mt. 10: 12-14)…

Se debe apuntalar una iglesia o dejarla que se caiga

2 Samuel 6: 6, 7 “Uza extendió la mano y sostuvo el arca de Dios porque los bueyes tropezaban”. 
Lo que mal empieza mal acaba; sin embargo hay lecciones positivas en este caso. El arca debía ser cargada en hombros y no montada en un carro. En estos versículos LBLA en vez de traducir interpreta, “porque los bueyes casi la volcaron”. No es que volcaran el arca sino que los bueyes tropezaban y podían volcarla, y Uza no lo hizo por irreverencia sino por un instintivo error, con la mejor intención del mundo pero una equivocación. La razón que tuvo el pobre Uza para sostener el arca fue que los bueyes tropezaban y ella podría caerse, pero Dios consideró que a pesar de su supuesta buena intención era un pecado suyo. La Escritura explica por qué lo hizo, que supuestamente ha de haber sido la explicación que David y sus compañeros dieron, pero Dios que conoce el corazón de todos lo calificó de temeridad, no de un acto noble y bien intencionado. Uno le preguntaría a Dios: ¿Temeridad Señor, si él …

Es un mal pastor, se pide de favor que no lo maten

2 Samuel 1: 11-16 “Y le dijo David: ¿Cómo no tuviste temor de extender tu mano para matar al ungido de Jehová? Entonces llamó David a uno de sus hombres, y le dijo: Ve y mátalo. Y él lo hirió, y murió”. 
“Mátenlo” quizás te extrañe la sentencia. ¿No era Saúl enemigo de David? ¿No se hubiera alegrado Saúl si el muerto hubiera sido él? Sí, pero David estaba seguro que aunque era malo, Dios lo había elegido y ungido por rey. ¿Hay algún otro en la Escritura que haya respetado tanto la unción sagrada? ¿No recuerdas como sufrió tanto cuando le cortó el borde de su manto? ( 1 Sa. 24: 4,6). Aunque Dios lo hubiera desechado (1 Sa. 15: 23), aunque se hubiera arrepentido (1 Sa. 15: 35), aunque tuviera mal carácter, fuera envidioso, tramposo. Con todo, era el ungido de Jehová; cuando Dios lo ungió él no era así, se puso así, se convirtió en eso. Muchas razones tenemos para respetar la santa unción de un hermano o de un ministro que las que tenía David. Nunca debemos procurar hacerle mal.
Quizás alg…