sábado, 5 de septiembre de 2015

Tienen dos religiones incompatibles

Sofonías 1: 5
Y a los que sobre los terrados se postran al ejército del cielo, y a los que se postran jurando por Jehová y jurando por Milcom”. 

En el AT el Señor nos enseñó a Jurar sólo por él (Deu. 6: 13); el juramento formaba parte de la lealtad y devoción a su Nombre. Pero mi nota no va por ese camino sino para señalar el hecho de que el pueblo, posiblemente en tiempos de las reformas de Josías se postraba ante todos los planetas y veneraban los signos de zodíaco (2 Re. 23: 5). Parece que hubo mucho pueblo que no renunció completamente a la adoración del Dios único, Jehová, sino que la combinó con la religión de los amonitas y adoraban tanto al Señor como a Milcom; se postraban ante el Dios invisible y ante un ídolo en forma humana.
Tenían dos religiones o mejor dicho, una, supuestamente mejor que en esencia es ninguna, una producción particular para  cada uno, “a su manera”, algo hecho para los tiempos y la conveniencia, adaptada a las circunstancias, y así quedaban bien con Dios y con el diablo, con Cristo y con Belial, enyugándolos a ambos, con la luz y con las tinieblas, y servían a dos señores (Luc.16:13), sin aborrecer a ninguno ni amarlo tampoco. A esos ha de destruir el Señor.

Y en otro sentido son semejantes a los que tienen una lengua para Dios y otra para los demonios, profesan ser cristianos y viven como demonios, los que oran a Dios e invocan imágenes hechas a mano, aceptan el cristianismo y también las religiones africanas, o de sus ancestros, leen la Biblia y consultan el horóscopo y no les importa mezclar el cristianismo con filosofías orientales o  griegas. Están hechos como la estatua del rey Nabucodonosor, de  barro (sus creencias paganas) y de oro (creencias en Jehová), y ambas cosas no se deben mezclar. ¿Qué es eso que dicen “yo creo en Dios y en todos los santos”? Ellos sobran porque Dios es suficiente, y nuestra fe es tan poca que no alcanza para tantos. Es una blasfemia. Y ¿qué eso otro que dicen: “Creo en Jesús y en su Madre María?”. ¿De dónde has sacado ese invento? Ella misma dijo “haced todo lo que él os dijere”; y él dijo “mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la guardan”. Y esto otro, “fe con obras”; esa aleación no pega, no vale, la salvación es sólo por la fe y no por ambas. Y aquello de “la Biblia y la tradición”; tampoco eso vale, por la tradición, dijo Jesús, se invalidan los mandamientos de Dios (Mr.7:9).  O Dios o Milcom. La verdad o la mentira, la mezcla es hipocresía.