sábado, 19 de enero de 2013

Jesús le dijo, haz eso, para que fracasara


Hechos 19:17
“Si deseas entrar a la vida eterna guarda los mandamientos”.

Si alguien quiere un texto dicho por el mismo Jesús para creer que haciéndose bueno por medio de la Biblia puede ser cristiano, aquí tiene a éste. Pero lamentablemente para heredar la vida eterna hay que ser “perfecto” (v.21; 5:48). Una cosa es ser un perfecto ejemplo para el prójimo, como ser humano, superior; el problema es que no es posible ser perfecto siempre, toda la vida, sin fallar en algún punto (Sgo. 2:10). Y ¿quién no ha pecado? ¿Dónde está el hombre que siempre haga el bien y “nunca” peque?” (Ecl.7: 20). Justo siempre no hay ni aún uno, ni usted hombre perfecto (Ro.3:12).

La orientación de Jesús para que este hombre guardara la ley es dicha con el propósito que fracasara; pero en este solo caso por cuanto lo miró con amor y tenía entre sus virtudes la honestidad. Si hubiera sido otro no le hubiera dicho lo mismo. Más adelante los discípulos llenos de asombro piensan que es imposible para cualquiera alcanzar los tesoros celestiales por medio de la buena conducta (v.25), y Jesús no lo niega sino que afirma que el autor de la salvación es Dios (v.26). No porque capacite (sinergismo) al hombre para pasar por el ojo de una aguja de su justificación. No porque lo fortalezca para renunciar a su dinero y hacer morir su yo. Sino porque él morirá por los pecados de ellos y por su justicia, no la de ellos, llegarían al tesoro celestial.