viernes, 1 de febrero de 2013

Fantasías escatológicas


Marcos 12:23
"En la resurrección, cuando resuciten, ¿de cuál de ellos será mujer? Pues los siete la tuvieron por mujer". 

Algunos estudiosos de la Biblia se desviven por los temas futuros, principalmente gastan sus fuerzas en averiguaciones sobre el mundo venidero y como suelen pensar más de lo que está escrito (1Co.4:6) y no sobre las cosas reveladas ni sobre las que pertenecen a Jehová y no a nosotros ni a nuestros hijos (Deu.29:29), se equivocan "mucho erráis" como dijo el Seño (Mr.12:27).  No porque eso les aumente la fe, no, si no creen las cosas terrenales, ¿cómo creerán las celestiales? (Jn.3:12).

Son muchos los errores que cometen porque tienen que hacerse imaginaciones sobre ese mundo venidero que se halla fuera de nuestro espacio y tiempo y es imposible su concepción. Como el mismo Dios. Sobre el mundo venidero, enseña la Escritura, hay que pensar espiritualmente no materialmente. Si oyes a los amantes de las profecías podrás reírte de algunas cosas que enseñan como doctrinas, son puras invenciones de sus cerebros; toman un texto, o mejor dicho sus palabras y sobre ellas edifican un mundo fantástico.

Un ejemplo muy popular de eso es el milenio y los pasajes de Isaías sobre el Reino del Mesías; y lo mismo que las 70 semanas de Daniel. ¿Cómo se les ocurre sumar y restar y fijar un periodo exacto si es emblemático y figurado? ¿De dónde sacaron los mormones la doctrina del casamiento en el cielo sino de una invención con un texto por pretexto? ¿Y esas películas con respecto al rapto de la iglesia donde se ve a la gente impulsadas hacia arriba donde Jesús los espera flotando en el espacio? Puras fantasías.