lunes, 4 de febrero de 2013

El Espíritu Santo quiso traer a Pablo a España


Romanos 15:24,28,29
"Así que cuando haya cumplido esto y les haya entregado esta ofrenda, iré a España". 

Dos veces el Espíritu Santo mencionó a España en poco espacio; es que el Señor había pensado con amor en la Península Ibérica para salvación. Los hispanos somos muy amados por el Espíritu Santo pues quiso traer a Pablo a España para que nos predicara el evangelio. Dios miró hacia nosotros y pensó no dejarnos en la oscuridad. Es una lástima que del evangelio apostólico quede tan poco en España y que casi todo esté ocupado por la religión romana. No fue catolicismo lo que Pablo iba a llevar a España sino el evangelio de Cristo. No, no ha sido por medio de los españoles que hemos conocido el evangelio. Lo que han traído a las Américas es más supersticiones que Biblia. 

El evangelio ha llegado a nosotros principalmente por los ingleses, han sido ellos los que han cumplido la voluntad de Dios para los hijos de España y él quiera que algún día también España, la Madre Patria, sea llenada de iglesias evangélicas, las cuales son llamadas protestantes, y el evangelio retorne hasta Roma y vuelva al secular Londres, donde queda tan poco de la Reforma y los Puritanos. Oremos por España e Iberoamérica.