martes, 30 de abril de 2013

Examina tus experiencias del otro mundo


Josué5:13-15
“Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos?” 

¿Cómo podemos estar abiertos a cualquier aparición espiritual sin preguntar de dónde viene, si del cielo o del infierno? El diablo puede mentirnos en una visión. Lo que no puede hacernos en mentir en lo que “escrito está”. Además,  ¿no será una experiencia interior, parasicológica, y no exterior y ocular? ¿No pudiera ser una alucinación? Las experiencias con seres de otro mundo pueden ser ciertas pero engañosas o puras mentiras, y no hay mentira que más fácil se acepte que cuando se mezcla con la verdad se y se viste como ángel de luz y ministro de justicia (2Co.11:14). 

Sabemos que existen los prodigios mentirosos (2Te.2:9). Josué quería asegurarse a quien servía aquella criatura espiritual. No asumió enseguida que venía  de parte de Jehová porque pudiera ser que “aun un ángel del cielo” nos anuncie “otro evangelio” y en ese caso hay que maldecirlo. Si no predica el evangelio eterno no es de Dios (Apc.14:6). Los ángeles son de los nuestros porque Dios los ha encomendados que sirvan a los herederos de la salvación (He.1:14) pero por otro lado hay ángeles rebeldes, potestades del aire contra los cuales tenemos lucha. Hay enemigos que son mentirosos, calumniadores, porque el diablo es padre de mentiras, que desarrollan la traición y la apostasía como a Judas.  ¿Con los acusadores de los cristianos? ¿Con quién estás? ¿Con los que están en prisiones de oscuridad?   

Josué sabía de la existencia de enemigos espirituales que estaban en contra de Dios, de su pueblo y de su comisión. Quería estar seguro si aquel varón estaba a su favor o en contra. Esta visión la tuvo para que supiera que en la conquista contaba con la espada de Dios. “…quita el calzado de tus pies…”. ¿A eso sólo vino? ¿No le prometió ayuda? El pasaje parece incompleto. ¿Para que tuviera una experiencia similar de vocación como Moisés la tuvo? (Ex.3:1-3). Si Dios nos muestra su compañía en el aire, si oímos marcha sobre las copas de las balsameras (2Sa.5:24), si ya nos abrió camino, la senda por dura que sea terminará con victoria. Examina tus experiencias espirituales, si son de Dios o del diablo.