miércoles, 3 de abril de 2013

Lo más escogido y bonito de la iglesia

Hechos 1:12-14
"Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos".

Mire que reunión tan preciosa, quienes son los asistentes. Fíjese que incluyeron a otros muchos para que oraran con ellos y esperaran juntos la promesa de bendición del Espíritu. Esto se dice para que se sepa que lo más escogido y bonito de la iglesia estaba presente; y la especial unión espiritual que había entre los apóstoles, la familia de Jesús y las amistades. Todos los demás estarían haciendo lo mismo pero se destaca a estos. Oh Señor, que lo más precioso de tu iglesia no falte a los servicios de oración: tus pastores, ancianos, obispos, evangelistas; que sean varones de oración. Así, de rodillas, empieza la evangelización del mundo. 

Los hermanos una vez habían sido incrédulos pero ahora la familia feliz ora (Jn.7:5). Y es de mucho ánimo y placer notar que allí se halla María, la madre del Salvador, dedicada como los otros a la oración. Y nadie lo puede negar; si pasa su vista por cada asiento y se inclina un poco a un lado, podrá reconocer el perfil de María y de nobles hermanos con sus cabezas inclinadas orando a Dios, o sea lo más bonito de la iglesia apostólica.