jueves, 14 de marzo de 2013

Cristo mi amigo, mi colaborador, mi guerrero y mi piloto


(Síntesis del libro "Cristianismo sin Cristo" de Michael Horton, pags.25,26,27)

"Los liberales fueron los pioneros de la teoría de que hay salvación en otros nombres y no sólo en el de Jesucristo, pero ningún grupo en la historia de los tiempos modernos le ha pedido al público en general hacer oraciones no sectarias-quiero decir con o sin Jesucristo-tanto como lo han hecho los evangélicos conservadores. Cuando se ha estado hablando de hace regresar a Dios a nuestras escuelas, claramente se deja a Jesucristo afuera.

"Jesús ha sido vestido con el traje de administrador de una empresa, un buen entrenador para la vida, un guerrero dentro de la cultura, un político y revolucionario filósofo, copiloto, compañero del sufrimiento, ejemplo moral, y un gran colaborador en la realización de nuestros sueños sociales y personales. Pero en todos estos días, ¿no estamos reduciendo el carácter central del drama de la redención en beneficio de que todo sirva a nuestro papel que jugamos en esto y lo otro?

"Como los liberales de ayer, un gran número de líderes evangélicos están muy contentos hablando sobre las enseñanzas de Jesús sobre el reino, especialmente en el Sermón del Monte-y por supuesto al hacer eso va en contra del énfasis mucho más doctrinal que se puede hallar en todas las epístolas de Pablo. Muchos celebran el énfasis del papel de Cristo como ejemplo más que su función como Redentor y heraldo de una nueva clase de cristianos, y ¿no será esto en realidad lo mismo que una vieja clase de moralista?

"Discipulado, disciplinas espirituales, transformación de la vida, también transformación cultural, relaciones personales, matrimonio y familia, estrés, dones espirituales y financieros, radicales experiencias en la conversión, curiosidades acerca del final de los tiempos, todo eso parece tener mucho menos que ver con la segunda venida de Cristo que con los titulares de periódicos y como vencer los grandes obstáculos por medio de una poderosa fe personal. Esta es la continua dieta que nos están dando hoy, totalmente preparada para nosotros y que tiene poco que ver con Jesucristo y su obra.

"Inclusive hasta importantes exhortaciones bíblicas y mandamientos son utilizados sin tener en cuenta para nada su contexto y su intención. En lugar de nutrirnos con un evangelio que nos proporcione nuevos pensamientos, nuevas experiencias y una nueva motivación para nuestra obediencia, lo que hacen es hacer que todo el poder de Dios dependa de nuestra piedad y de nuestros programas".

O sea,
¡Nada, que Jesucristo es el buen administrador de una empresa. Un gran entrenador de su equipo de fútbol o de béisbol, por lo tanto usted no puede perder ningún juego. Será un campeón. O Cristo es su copiloto, y por lo tanto la nave de su vida nunca podrá hacer un aterrizaje forzoso y mucho menos estrellarse contra una gran montaña de problemas!
¡Créase eso, imagínese eso! 

¿Qué barato es ser discípulo de Cristo, verdad? Yo le puedo explicar por la Biblia y mi experiencia que eso es mentira. Para ser discípulo de Jesús hay que tener mucho coraje, mucha fe, mucha esperanza y negarse mucho uno mismo. Una terrible y sublime oración a Dios es “hágase tu voluntad y no la mía” o “Padre nuestro que estás  en los cielos…no se haga mi voluntad sino la tuya”. Es fácil recitar el Padre nuestro, pero no vivirlo.