lunes, 13 de mayo de 2013

Inútiles en otro tiempo, ya no


Filemón 1:10-12
"...el cual en otro tiempo te era inútil, pero ahora nos es útil a ti y a mí...".

¿Por qué Onésimo era inútil? Era un esclavo, pero hay esclavos que son muy útiles y sus amos se benefician de su "buen servicio" (1Ti.6:2); pero otros no son útiles para nada, no rinden un buen servicio sino ninguno u obstaculizan los servicios de otros y son perjudiciales. Onésimo no era un buen obrero, nada ejemplar sino un ser inútil, contrario a los que su nombre significaba útil. Le habían puesto ese nombre como una aspiración de que llegara a ser alguien muy útil, sus padres y amos cifraron en él esperanzas que cuando creciera y fuera educado cuidadosamente con la palabra y con el ejemplo llegara a ser una persona provechosa, pero la realidad había dado al traste con todo, habían sido defraudados, no era útil y no servía para nada y además era holgazán y ladrón porque se apropiaba lo que no era suyo.

Mientras vivió sin Cristo vivió a expensas de sus amos y de sus compañeros. Un día el evangelio lo transformó y se convirtió en una persona útil y valiosa. Esta pequeña epístola que se guardó el propio Onésimo, como orgullo por su amistad con Pablo, y como testimonio verídico y apostólico de lo que había sido su transformación. La tradición dice que llegó a ser obispo de la iglesia en Colosas.
Aunque hayamos nacido para el reino de Dios, mientras estuvimos viviendo en la carne, alejados de la ciudadanía de Israel y de los pactos y promesas, éramos inútiles. Cuando no vivíamos para a él Espíritu éramos inútiles para Dios, porque servíamos a otras cosas que no son dioses, y hacíamos la voluntad de nuestro padre el diablo. Pero llegado el momento en que a Dios agradó revelar a su Hijo en nosotros, nos convirtió en parte de su cuerpo, en miembros útiles al servicio de los demás y para la gloria de Dios. Por útil que sea su vida y significado tenga en este mundo, si no presta algún servicio a Dios directamente, y por medio del mismo honra su Santo Nombre, gústele o no el calificativo de inútil le es bíblicamente apropiado.

Una entrada similar: