martes, 14 de mayo de 2013

Dos piedras de ónice


Éxodo 28:9-12
Y tomarás dos piedras de ónice, y grabarás en ellas los nombres de los hijos de Israel; 10 seis de sus nombres en una piedra, y los otros seis nombres en la otra piedra, conforme al orden de nacimiento de ellos. 11 De obra de grabador en piedra, como grabaduras de sello, harás grabar las dos piedras con los nombres de los hijos de Israel; les harás alrededor engastes de oro. 12 Y pondrás las dos piedras sobre las hombreras del efod, para piedras memoriales a los hijos de Israel; y Aarón llevará los nombres de ellos delante de Jehová sobre sus dos hombros por memorial”. 

Hay dos cosas que me llaman la atención. Que la obra toda tenía que hacerse con primor, excelentemente. Trabaja en tu vida cristiana hasta que sea excelente. Y todas las prendas del vestuario sacerdotal eran para "honra y hermosura" pero de la que más el pueblo se aprovechaba era de las dos piedras de ónice, porque en ellas estaban grabados los nombres de todos para "memorial", para que constantemente el Señor les fuera propicio y misericordioso; los perdonara, los bendijera a ellos y a lo que tenían. Amado, Aarón es un tipo de Cristo que "vive para siempre para interceder por ellos" (He.7:25) y nuestros nombres están grabados sobre su corazón; y cuando Dios mira el nombre de Jesús en su corazón, lee en su nombre el de todos nosotros; el Salvador y los salvados, Cristo y los cristianos, el Amado y los amados, el Escogido y los escogidos, el Santo y los llamados a ser santos, el Hijo y los hijos, el Heredero y los coherederos.