viernes, 3 de julio de 2015

Contra quiénes claman los ángeles, Dios y la Biblia

Génesis 18.20-22; 19.13

“Y el Señor dijo: El clamor de Sodoma y Gomorra ciertamente es grande, y su pecado es sumamente grave”. 

La versión Reina-Valera dice “el clamor contra Sodoma” en vez de “el clamor de Sodoma”.  No se identifica la persona que clama contra esas ciudades (NET); Calvino parece decir que es el pecado mismo el que clama contra ellos y me creo que tiene razón. Un ejemplo es la sangre de Abel, o sea su asesinato, el pecado de homicidio, clama ante Dios (Ge.4:10). Dios oye de modo audible el pecado. Sin embargo pudiera, supondría a otros que oraban. Quizás Lot (2Pe.2:7,8). Pudiera incluir sus santos ángeles  que no anhelan mirar esas cosas (1Pe. 1:12); segundo, la naturaleza que desea vomitarlos (Lev. 18:26-28), y la creación que gime por causa del pecado de ellos (Ro. 8:22) y desea su redención. Sobre todo la justicia de Dios, clama dentro de su corazón que destruya a esos impíos; y si no fuera porque la misericordia detiene su mano ya lo hubiera hecho. Falta una sola cosa para que el juicio de Dios se ejecute: que el pecado alcance su clímax, “veré si han consumado su obra”, si se han corrompido desde de los adultos hasta los jóvenes y los niños (19:4); y si “ha llegado a su colmo la maldad” (15:16). Ahora la Corte Suprema ha dicho que el matrimonio entre parejas del mismo sexo puede ser efectuado, como derecho Constitucional, en cualquiera de los restantes estados de la unión norteamericana. Muy bien si la iglesia se une a la naturaleza y a los ángeles que  claman, a favor de Dios y de la Biblia, contra la sodomía, no por gusto personal, sin desprecio, sino por lo que está claramente enseñado en el libro de Dios. "Con misericordia y con verdad se corrige el pecado y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal" (Pro. 16:6).
Una entrada antigua..