miércoles, 22 de julio de 2015

Dice Spurgeon que hay lenguas que muerden

Jeremías 18: 18

"Venid y maquinemos, hirámoslo con la lengua”. 

"Molestémoslo y hagamos nulos sus sermones; hirámoslo en lo más profundo con comentarios que le desalienten. Hagámoslo explotar y se calle o se vaya, de todas maneras hay otros profetas como él, y mejor que él". Oh hermano cómo levantan un ciclón de calumnias contra el ministro, su persona, su familia, su trabajo, para que se sienta herido y destrozado. Hay lenguas, como dijo Spurgeon, que muerden más fuerte que los dientes. Una herida en el cuerpo se sana y uno la olvida y aunque se mire su cicatriz no produce sentimientos algunos, pero en cambio, una herida hecha por una lengua afilada demora mucho en sanar y siempre que se mire sangra.