sábado, 22 de noviembre de 2014

Una doctrina para dar saltos de alegría

Apocalipsis 13: 9,10
"Si alguno tiene  oído, que oiga. Si alguno es destinado a la cautividad, a la cautividad; si alguno ha de morir a espada, a espada ha de morir. Aquí está la perseverancia y la fe de los santos". 

Por supuesto se ve claramente que se refiere a la persecución terrible que se avecina, y aquellos que están atentos a las profecías, o sea que tienen oídos para oír, que presten atención y se preparen para ese momento. Se les avisa que algunos han de ser arrastrados a la cautividad y vivirán como esclavos, otros han de morir a espadas, y en todos estos tiempos difíciles se ha de demostrar la perseverancia y la fe de los santos. La revelación los prepara para resistir y que el testimonio quede incólume.

Los que en momentos de persecución y apostasía son pacientes y tienen fe, aunque sean vencidos por un poder político blasfemo. Esta versión dice “perseverancia” pero la palabra griega es “hupomone” que es también resistencia, constancia y paciencia. De todos modos la dichosa doctrina de la perseverancia de los santos está implícita, y es para dar saltos de alegría.