domingo, 16 de noviembre de 2014

Si no te tratan con amor en la iglesia, no abras la puerta

2Juan 1: 7

Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo”. 

Ese versículo parece tener más continuación con el v.3 que con el precedente. Así que lo del amor fue un paréntesis pero por el cuerpo de la carta el asunto principal era la herejía, sin embargo como dice “pues muchos engañadores…”, hace pensar que un hermano o hermana que no se sienta tratado con amor en una congregación es proclive a recibir falsas enseñanzas, no porque ellas lo hayan deslumbrado y diga “ahora sí hallé la verdad” sino porque dice para sí “ahora sí hallé amor en esta congregación”.  La palabra engañador da origen a la castellana planeta. Los griegos veían los planetas que se movían de sitio y pensaba que eran unos “planetoides” o engañadores. Y siguen saliendo, con otras ideas de Jesucristo, pero igualmente equivocadas. Le llama "anticristo" porque no es el Cristo que vino al mundo. Si usted lee los manuscritos gnósticos que nunca llegaron a formar parte del cánon del NT quedará asombrado con la enorme cantidad que existieron.  Si no te sientes tratado con amor en tu iglesia no recibas herejes cuando toquen a tu puerta.