domingo, 16 de noviembre de 2014

Si no puedes viajar envía un texto por teléfono

2Juan 1: 12

tengo muchas cosas que escribiros, no quiero hacerlo con papel y tinta, sino que espero ir a vosotros y hablar cara a cara, para que vuestro gozo sea completo” 

"Hay muchos asuntos que quiero platicar con vosotros, pero personalmente". El apóstol tiene muchas cosas en su mente que quisiera escribirlas pero prefiere hablarlas, presumo que ha de ser no por falta de tiempo o papel y tinta que dice que tiene, sino porque tendría que responder preguntas y ciertos asuntos deben ir acompañados del afecto personal y la autoridad de un apóstol presente, y además en una reunión irían todos mientras que hacerle copias a la epístola para que cada uno reciba una es mucho el trabajo y cuesta. Sin embargo, si como Pablo, hubiera escrito más, hoy el NT tendria más de 27 documentos. Dios no eterniza ni hace trascendente un trabajo que no se haga. Las dos cosas son importantes, Juan, ve a verlos y escríbeles, envía  tu correo delante de ti. 

No bostante, tanto la escritura como la palabra personal tienen sus ventajas, y si alguien no puede escribir bien a menos que tenga el corazón parado puede decirle alguna palabra de ánimo y fe a alguien que lo induzca a Jesús. Si alguno no puede escribir un libro o una carta puede hacerlo, y ahora con el sistema que hay de correos electrónicos, si posee un equipo bien que alguna cosa puede escribirle a algún amigo o familiar, y si no, al menos un texto por medio del teléfono. Cualquier cosilla que sea, pequeña como esta misiva apostólica y la siguiente, puede tener una transcendencia insospechada.