jueves, 20 de noviembre de 2014

Apocalipsis cede su judaísmo a las doctrinas de la gracia

Apocalipsis 10: 6

"Y juró por el que vive por los siglos de los siglos". 

Este ángel hace lo que a nosotros se nos prohíbe, jurar (Mt. 5:34-37). Es lo que he dicho, que Apocalipsis se acerca mucho al Antiguo Testamento judío, aunque yo no recuerdo en ese Pacto que Gabriel, Miguel u otro ángel jurara. ¿Te acuerdas al principio cuando escribí otros comentarios, dije que había que “cristianizarlo” o “evangelizarlo”? Creo, no sé si lo dije o pensé, que había que “depurarlo” de su judaísmo para que fuera útil a la iglesia cristiana, hacerlo pasar por la teología de Pablo. El error cotidiano de algunos comentaristas es que no se desatan de su judaísmo, y pudiera ser que publicadores cuando leyeran mi libro imaginen en mi rostro una sonrisa de aprobación. No la hay, y aunque el libro sigue en mi mano me esfuerzo en el Espíritu ajustarlo a la ortodoxia reformada sin consultar la opinión de Calvino que prefirió no escribirle comentarios. La falta en algunos libros que comentan Apocalipsis es que dejan de reconocer su judaísmo y por supuesto su contraste con la sana teología de la gracia hallada en otros autores del Nuevo Testamento especialmente en las cartas del apóstol Pablo. Así es un complemento útil si la opinión paulina prevalece y cuando no, sin faltar a la infalibilidad de la Escritura, dulcemente se le corrige sin echarlo del canon.