jueves, 29 de mayo de 2014

Pecados en el trato social


Salmo 10:13
“¿Por qué ha despreciado el impío a Dios?”.

¿Por qué? Porque piensa que a Dios no le interesa el trato que le damos al prójimo, que injusticia social, abuso económico, discriminación, no son pecados. Que lo único que importa a Dios es si uno lee la Biblia, si ora, si asiste o no el domingo a la iglesia, es decir, Dios es eclesiástico y no se preocupa de la política ni de los negocios, que su incumbencia se reduce a los servicios religiosos, a la obra de evangelización y apoyar los esfuerzos de los misioneros. El Espíritu Santo clama por justicia social. No hay que criticar a los hermanos que participan en la política, allí los necesita Dios. Y uno debe ser respetuoso de las ideas del otro. ¿O criticaría al mismo apóstol Pablo por decir que los césares, son puestos por Dios para el bien? Textos para reflexionar (Miq. 6:8; Sgo. 5:4. Este salmo, 10:12-15, 17, es una oración a favor de los pobres.