martes, 20 de mayo de 2014

Mujer sudanés enfrenta la pena de muerte


   

“Esta es una mujer sudanés que fue sentenciada a muerte por rechazar la negación de su fe cristiana y a pasar el resto de sus días encadenada en prisión, según
declaró su esposo. Miriam Ibrahim, de 26 años de edad, que tiene nueve meses embarazada, fue sentenciada a muerte el pasado jueves después que fuera hallada culpable de apostasía. El tribunal en Khartoum ha trazado la ejecución de la pena capital hasta que ella dé a luz a su hijo y terminen de amamantarlo. En el ínterin está pasando sus últimos días encadenada por sus piernas según ha dicho su esposo Daniel Wani que es ciudadano americano y cristiano a quien se le concedió el permiso para visitar a su esposa por primera vez este lunes.- Originalmente no se le permitía ver a su mujer hasta esta semana-, dijo Tina Ramírez Directora ejecutiva de Harwired, un grupo americano que aboga contra la persecución religiosa, así lo declaró a la cadena de noticias Fox, y dijo que notó a su mujer con los pies inflamados por las cadenas. Ramírez también dijo que el abogado de Ibrahim está trabajando en una apelación internacional contra el crecimiento de la persecución contra los cristianos. Varios abogados asociados a la corte sudanés están apelando el caso de sentencia de muerte. El gobierno sudanés teme la presión internacional, dijo Ramírez.
“Ibrahim y Wani se casaron en una ceremonia formal en el año 2011 y tienen un hijo de 18 meses que se llama Martin que se halla también en prisión con ella. La pareja también opera un negocio incluyendo un campo al sur de Khartoum, la capital del país. Wani huyó hacia Estados Unidos cuando era una niña para escapar de la guerra civil en el sur del país, Sudán, pero luego regresó. No se le ha permitido la custodia de su hijo porque el niño es considerado musulmán y no puede ser criado por un hombre cristiano. Ibrahim, fue en su inicio acusada de tener sexo ilegítimo, pero permaneció libre pendiente de juicio. Más tarde fue acusada de apostasía y metida en prisión en febrero después que ella declaró ante una corte judicial que el cristianismo era la única religión que ella conocía, y dijo ‘nunca he sido musulmana, he sido criada como cristiana desde mi niñez’. El código penal de Sudán criminaliza y penaliza la conversión de cualquier musulmán a otras religiones y es castigado con la pena de muerte. Las mujeres musulmanas en Sudán tienen prohibido casarse con hombres que no sean musulmanes, aunque a ellos, los hombres, sí  se les permite casarse con alguna mujer fuera de la fe. Los hijos, por la ley deben seguir la religión de sus padres, o sea el islam” (The Associated Press, contribuyó al reporte de esta historia, aparecida en la cadena de noticias Fox).

¿Es esta la religión y sus feligreses que quieren sustituir el cristianismo? ¿Son estas leyes mejores que las que contiene el cristianismo de Occidente? ¿Puede decirse que el Corán si sustituyera a la Biblia el mundo occidental habría dado un paso de avance en su civilización? La respuesta por supuesto es un obvio no. El llamado profeta Mahoma en ningún modo enseñó doctrinas superiores a las de Jesús de Nazaret. El hombre nuevo cristiano es completamente diferente y por supuesto, si es sincero en las prácticas del evangelio, superior a cualquiera otra religión. Cristo Jesús no tiene nada que aprender ni envidiarle a otros profesores de la antigüedad o de nuestra era. Es maravillosamente superior en vida, enseñanza, muerte y resurrección. Jesucristo permanece gloriosamente inigualable y sin competidor, desde hace 2000 años y seguirá invicto por 2000 más mientras el mundo dure. Caprichos, injusticias y represión no lograrán jamás erradicar de la tierra su Nombre, hasta que él vuelva. La sangre de los mártires contiene las semillas del valor y la fe de nuevos seguidores.