domingo, 4 de mayo de 2014

Antes del primer cigarro de marihuana


2Crónicas 33:21-24
“De veintidós años era Amón cuando comenzó a reinar, y dos años reinó en Jerusalén. E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, como había hecho Manasés su padre; porque ofreció sacrificios y sirvió a todos los ídolos que su padre Manasés había hecho. Pero nunca se humilló delante de Jehová, como se humilló Manasés su padre; antes bien aumentó el pecado. Y conspiraron contra él sus siervos, y lo mataron en su casa”.

Como Manasés se humilló tan tarde, ya sus hijos habían aprendido la religión falsa que les había enseñado y visto practicar. Su posterior ejemplo fue ineficaz. Uno no se apropia tan fácilmente de las experiencias de otros porque son una gracia especial que han recibido para tenerlas. Una gran experiencia procede de una gran humillación. Padres, conviértanse pronto, no dejen que sus hijos vayan copiando el mal ejemplo; mientras más retardes tu conversión peor para ellos; los verás vivir como tú vivías y ya no quisieras haber vivido como viviste, deshace con tus sanas palabras las malas que dijiste, con tu sobriedad la embriaguez, con tu fidelidad la infidelidad, con tu fe la incredulidad, con generosidad la avaricia y la tacañería.

Lee libros santos que se opongan a las pornografías que leíste o viste, programas de televisión sanos que reemplacen los indecentes; un hombre nuevo en un cuerpo antiguo, con hábitos nuevos, reflejando la gloria de Dios y no las costumbres del diablo....mientras más rápido te conviertas mejor, ¿qué harías tú el día del juicio de todos los hogares si oyes a tus hijos testificar que tú los indujiste al pecado? ¿No has leído en la parábola de Jesús sobre el rico y Lázaro, como el hombre rico le pedía al padre Abraham que por favor alguien les predicara a sus hermanos para que no corrieran la misma suerte espiritual de ir al infierno? Nadie quiere tener en el infierno a familiares con los cuales compartió o indujo al pecado. Asumo que siendo el primer muerto de entre muchos hermanos, era el más viejo. No quería que ellos al llegar a ese lugar de tormento le echaran en cara diciéndole "por tu culpa estamos aquí". Lamentarían entonces haber sido hermanos menores de aquel otro (Lucas 16:19-31). Sería el mayor, y los otros siguieron sus pasos.

Cada día que pase sin convertirte es un día que perjudicas a tus hijos, un día que los fortalecerás en el hábito de la incredulidad. Conviértanse pronto padres, antes que les enseñen a sus hijos la manera de vivir que no los llevará al cielo, antes que escuchen la teoría de Darwin en la escuela, antes que le minen la cabeza con relativismo moral, antes que hagan malos amigos y caigan en pandillas y eso por el mal ejemplo en el hogar, antes que la niña practique su sexo fuera del matrimonio, y alcance la edad de adultos habiéndolo aprendido y practicado todo, con un enorme corazón vacío, y antes que el varón acepte el primer cigarro de marihuana.