miércoles, 29 de octubre de 2014

Persiste en amar a pesar de todo

Colosenses 3: 13-15

“…soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”. 

Les dice: "Aprendan en Cristo a vivir en comunidad, a tolerarse. Todos están en proceso de santificación y tienen que amarse y soportarse". En cuanto a la paz, ¡qué más quisiera yo Señor!, que tú gobiernes mis pensamientos y sentimientos (Flp. 4:7). Por favor, sean agradecidos y no olviden los favores y amores que otros les han mostrado; no está bien que se molesten tan pronto y tanto después de haber sido tan bien atendidos. Eso lo está diciendo para una congregación que no es perfecta y susceptible a lastimarse los unos a los otros, incluyendo aquellas personas con quienes tienen, y  tenemos deuda de gratitud, hermanos queridos y esposas amadas por toda la vida. Persistan en amarse a pesar de todo, olvídense de las afrentas, palabras inconvenientes dichas, o cualquiera otra ofensa, grande o pequeña, que haya lastimado el corazón. La ingratitud  tiene que ser expulsada de nuestro corazón. La mente fuerte es la que olvida pronto los agravios. Los que mejores olvidan son los que tienen buena memoria. Saludable quiero decir.