miércoles, 29 de octubre de 2014

No sólo parezcas ser cristiano

Colosenses 3: 12, 13
“…revestíos de tierna compasión…”. O de entrañable misericordia. 

La palabra entrañable tiene que ver con las vísceras internas del cuerpo, es decir, desde lo más profundo de dentro de uno, lo que diríamos hoy "hasta el alma, con el alma". Se repite en 2 Co. 6: 12; Flp 1: .3: 2:1; 1 Jn. 3: 17, etc. Pablo continuamente ilustra la vida cristiana con ejemplos de la salvación. Piensa en tu salvación cuando trates a otros. Cuando dice vestíos se refiere al comportamiento, al testimonio, y si se quiere a la apariencia, porque quiere decir que no solamente hay que ser cristianos sino también parecerlo. Fíjate en esta declaración "Cristo es el todo y en todos"; para cualquier pueblo o nación del mundo, vivid igual. No es una excusa la cultura nacional, las tradiciones autóctonas ni los pecados nacionales. Sea asiático, europeo, y hasta del Indostán, son llamados todos a vivir igual, ya que Cristo sea del mismo tamaño y la misma cantidad para todos. Si Cristo crea un hombre nuevo, se crea una sociedad y una cultura nuevas. Y si Cristo es el todo no hay nada más que añadir. ¿Es Cristo tan grande para ti que puede ser llamado el todo? Revestirse de entrañable compasión es revestirse de Cristo.