lunes, 29 de diciembre de 2014

La violencia del cristiano

Mateo 11:12
"El reino cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan". 

Satanás no dejaba que el reino apareciera en el mundo; creer en Cristo era ciertamente peligroso. Eso está claro, pero ¿hay que ser violento para ser creyente? Mire a los publicanos y las rameras lo valiente que fueron. La actitud de fe y decisión de obrar en contra del mundo es una actitud de fuerza; se necesita poder y cierta violencia del Espíritu Santo para poder derribar y llevar cautiva toda fortaleza que se levante contra el conocimiento de Cristo (2Co.10:5), para derrotar la incredulidad común; decidirse a vivir piadosamente en Cristo Jesús es un desafío al mundo y a los gobernadores de las tinieblas y sólo aquellos que tienen coraje espiritual y han recibido los poderes del siglo venidero pueden atreverse a semejante osadía y a entrar en una guerra implacable donde uno se salva o muere (2Ti.3:12). La conversión a Cristo es un resultado de la violencia divina (Sal.110:3; y no me hablen del timorato libre albedrío), implica un fortalecimiento del carácter, una violencia permitida y animada por el mismo Dios y combatida y opuesta por todos los existentes poderes infernales (Luc.14: 23). Desde el mismo momento que creemos estamos en el ejército de Jehová,  él nos pone la espada del Espíritu en una mano, el escudo de la fe en la  otra, el evangelio de la paz en nuestros pies y el yelmo de la salvación en la frente. Y los temerosos no entrarán al reino de los cielos (Apc.21:8). Nada, "compañeros de milicia" (2Co.10:4; Flp.2:25) ¡tenemos que ser espiritualmente violentos!