jueves, 22 de enero de 2015

Divierten con pecados a otros


Oseas 7:3
"Con su maldad alegraran al rey y a los príncipes con sus mentiras".

Los reyes y príncipes oían. ¿Concibes tú eso, que haya personas que pequen para hacer feliz a otros, para que se rían? Son comediantes y bufones corrompidos; y también hay quien cuenta sus chistes sucios, historias indecentes, bromas, e invita a los otros a ver shows porno para alegrarse con pecados. Señor que yo no nos alegremos jamás con ninguna cosa que sea pecaminosa. Si lees el vv. 4, 5 te darás cuenta que la vena cómica, la diversión, pasaba por el sexo y el alcohol. Eran adúlteros y contaban sus historias de infidelidades para deleite del rey, para congraciarse con él. Animan la concupiscencia del rey con anécdotas muy personales, como si fuera una diversión. Así obran los que preparan fiestas pecaminosas para alegrar a los otros, convierten sus propias casas en casi la antesala de burdeles. Los creyentes que procuran alegrar a otros de esta forma mundana y carnal, que arman sus fiestas al gusto del mundo y del diablo sepan que están dando mal testimonio, arruinando la influencia espiritual que pudieran tener, y como sal perdiendo su sabor y no sirviendo para nada.

Lee esta otra vieja entrada sobre un peludo chistoso.