jueves, 10 de abril de 2014

La frecuencia del contacto evangelístico



1Reyes 17:21
“Y se tendió sobre el niño tres veces, y clamó a Jehová y dijo: Jehová Dios mío, te ruego que hagas volver el alma de este niño a él”. 

“Se tendió tres veces sobre el niño, clamó a Jehová”. Ese contacto personal con el niño fue la posición inicial que el profeta eligió para la transmisión de vida, de Dios a él y de él al pequeño. Compartió con él el calor de su cuerpo y todo su aliento. Un muertillo no puede prescindir de una relación tan íntima. La más estrella relación humana y filial es recomendable. Esto es evangelismo. Un solo contacto no es suficiente y por lo que se puede apreciar es necesario la frecuencia de ese contacto porque el profeta lo hizo tres veces. Si pasa mucho tiempo entre uno y otro el niño se enfría y pudiera perder el beneficio del primer roce o encuentro. La repetición de la comunicación es fundamental para edificar una relación que pudiera conducir a la resurrección. No pocos niños se quedan medios muertos porque el comunicador desapareció en medio de su tratamiento. La insistencia es un requisito del evangelismo con menores y mayores. 

Los niños deben ser enseñados con la misma calidad de un adulto, con las mismas verdades y con similar profundidad. A veces se piensa que son capaces de digerir sólo la leche de la Palabra. Note como Elías echó todo su cuerpo sobre el pequeño sin temor a ocasionarle daños. Al contrario, todo el peso de la adultez hace falta, con montones de experiencias acumuladas, para salvar a un pequeño, que no con liviandad se pone vivo. Y el clímax de la resurrección se alcanza con oración, con la misma que no tuvo efecto la primera  y segunda vez porque sin ella es inútil el contacto y la misma calidad doctrinal y toda la experiencia de un experto. La salvación de un niño reclama la oración de fe.