miércoles, 18 de marzo de 2015

Si puedes envía dinero y oraciones

3Juan 1.5,8
Amado, fielmente te conduces cuando prestas algún servicio a los hermanos, especialmente a los desconocidos, los cuales han dado ante la iglesia testimonio de tu amor; y harás bien en encaminarlos como es digno de su servicio a Dios, para que continúen su viaje. Porque ellos salieron por amor del nombre de Él, sin aceptar nada de los gentiles. Nosotros, pues, debemos acoger a tales personas, para que cooperemos con la verdad”.

Es un elogio a la hospitalidad. Apoyar financieramente la obra misionera; ayudar la obra local y los desconocidos. Si no podemos salir a otras partes del mundo a predicar tenemos dos opciones para remediar la limitación: enviar en nuestro lugar nuestro dinero y nuestras oraciones “pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios” (Ro. 15: 30); así cooperamos con la verdad y venimos a ser “colaboradores” de esos heraldos que asumen la responsabilidad de la “Gran Comisión” “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. ” (1Co.3:9).  Los gentiles inconversos no deben cooperar con la obra misionera. Es una vergüenza cuando hay que recoger dinero del mundo, de los gentiles como él le llama, para financiar una obra espiritual ordenada por Jesucristo. Gayo mismo es un gentil convertido. Posiblemente su significado sea que no reciba nada de los cristianos convertidos de entre los gentiles no por ellos sino por testimonio con los de afuera. Coopera con lo que puedas, y con dones espirituales lo mismo, con la obra que amas.