domingo, 3 de mayo de 2015

El entra-y-sale del templo

 Nehemias 8:5

"Abrió Esdras el libro a ojos de todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo estuvo atento"; literalmente quiere decir que se puso de pie, por supuesto para prestar atención y reverencia. Nadie quería perderse ni una sola palabra porque en una partícula de ella podía hallarse la vida eterna (Mt.5:18). Debiera evitarse por todos los medios que se entre y salga del templo, a la hora del sermón, porque la atención es la primera obra del Espíritu Santo sobre la mente (Hch.16:14), y Satanás trata que no se halle a Cristo en ella (vv.7,8); que no se entienda (Mt.13:19); ver también (He.8:10-12). En épocas de gran avivamiento espiritual la palabra de Dios ocupa el primer lugar. Jesús dijo que los escribas escudriñaban la Escritura porque estaban avisados que en sus letras hallarían la vida eterna; y les dijo que procuraran encontrarlo a él en sus lecturas (Jn.5:39). Una partícula de la Biblia, un adjetivo, un artículo, una buena traducción, un énfasis especial, pueden comunicar palabras de vida eterna. Súplase sus necesidades antes de sentarse a oír la palabra de Dios.