sábado, 25 de abril de 2015

Fue de Dios que nos maltrataran

Salmo 105.25
“…cambió el corazón de ellos para que lo aborrecieran”. 

¡Qué! ¿Dios fue quien les hizo odiar a Israel? ¿Eso es lo que quiere decir? Eso es dicho después que todo hubo pasado, entonces los judíos decían “fue de Dios que nos odiaran, nos maltrataran y nos expulsaran”, porque cuando algo malo es usado para bien por Dios se suele decir que Dios lo hizo, porque incluso el pecado de otros es utilizado en su plan para bendición de sus hijos. En la mente judía no estaba que Dios había engendrado el pecado sino que lo había transformado todo para bien. Dios endureció el corazón de faraón, o lo mismo, “era de Dios que faraón se endureciera y se volviera obstinado”. Ninguna prueba al principio es causa de gozo ni vemos a Dios en ella pero después produce frutos apacibles de justicia (He. 12:11). Deja que te odien y te desprecien, y te echen, que Dios utilizará la maldad de ellos para tu provecho y así te pondrán a tiempo en el camino que Dios quiere que estés, y mientras en tu senda avances, más seguro estarás que Dios lo hizo, aunque él lo permitiera y no estuviera de acuerdo en lo que te estaban haciendo. Paradójico, pero cierto. Para meditar escoge este texto (Ge. 45:4,5).