lunes, 17 de junio de 2013

Agustín, los Reformadores, la Iglesia Católica, y Freud


"Desde esta plataforma en el Norte de África, y a través de su extraordinaria fidelidad formulando y defendiendo la fe cristiana para su generación, Agustín le dio forma a la historia de la iglesia cristiana. Su influencia en el mundo occidental es simplemente asombrosa. Adolfo Harnack dijo que Agustín fue el hombre más grande que la iglesia ha tenido entre el apóstol Pablo y el reformador Lutero.

“Benjamín Warfield  afirmó que por medio de sus escritos, Agustín, ‘entró tanto a la iglesia como al mundo, como una fuerza revolucionaria y no que meramente creó una época en la historia de la iglesia, sino determinó el curso de su historia en el Occidente, hasta el día de hoy’. Continúa diciendo, ‘Agustín tuvo un talento sin segundo en los anales de la iglesia’. Todo el desenvolvimiento de la vida en Occidente con todas sus fases, fue profundamente afectado por sus enseñanzas’. Los publicadores de la revista Christian History dicen que después de Jesús y Pablo, Agustín obispo de Hipona es la figura que más ha influido en la historia del cristianismo.

“La cosa más notable acerca de la influencia de Agustín es el hecho de que su pensamiento fluye radicalmente opuesto a los movimientos religiosos. Agustín es tenido como uno de los más grandes padres de la Iglesia Católica Romana, y sin embargo fue quien, vuelvo a citar, ‘nos dio la Reforma, no solamente porque Lutero fue un monje agustiniano, o que Calvino citó más a Agustín que a cualquiera otro teólogo, sino porque la Reforma dio testimonio del triunfo final de la doctrina de la gracia expresada en sus escritos, contra el legado del punto de vista pelagiano sobre el hombre. Ambos lados en la controversia, entre los reformadores y los católicos, o la contrarreforma, apelaron en gran escala a los textos de Agustín’.

“Henry Cladwick, trata de fijar el alcance de la influencia de Agustín señalando que, ‘Anselmo, Aquino, Petrarca (éste nunca andaba sin una copia del libro de Agustín, Confesiones), Lutero, Belarmino, Pascal y Kierkegaard, todos permanecen en la sombra de este gran roble. Sus escritos se encuentran dentro se los libros favoritos de Wittgestein. Fue el objeto de aversión de Nietzsche. Su análisis psicológico ya anticipó en partes al de Freud, quien fue el primero que descubrió la existencia del sub-consciente" (John Piper, Legacy Soverign Joy, pags. 43,44).