miércoles, 1 de junio de 2016

Apóstol Pedro, tu cuerpo en su sepultura ha de dar mal olor

-->
HECHOS 10:25,26
“Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre”. “Ponte de pie, yo también soy hombre”. Por favor, prelados católicos, señor Papa, oigan lo que dijo Pedro. Católicos, no beséis su mano, no os postréis a sus pies. Es hombre, es hombre y como el padre Zósima, cuando muera ha de heder (uno de los personajes de Los Hermanos Karamasov, si mal no recuerdo). Tu cadáver distinguido apóstol Pedro, tu cuerpo en su sepultura ha de dar mal olor. Seguro.

                                 Siempre ser fieles y ortodoxos en doctrina
HECHOS :28,29
"Vosotros sabéis cuán ilícito es para un judío asociarse con un extranjero o visitarlo, pero Dios me ha mostrado que a ningún hombre debo llamar impuro o inmundo". 

Estas palabras las dice por sí mismo porque es una fresca experiencia en su vida, acababa de aprender a mirar a todos los hombres como iguales ante Dios, que el Jesús que conoció era para los gentiles también.  Dios le está abriendo la puerta de su judaísmo a los gentiles (v.15). Sin embargo unos años después el calor divino de esta revelación parece haber rescindido por la fuerza de la costumbre y el temor a los hombres, y el gran apóstol Pedro no llevaba hasta sus últimas consecuencias lo que había aprendido en este día tan especial (Ga.2:11-14). Las vidas de todos nosotros están llenas de inconsecuencias. Eso lo haría muy comprensivo con las fallas ajenas y un consejero óptimo. Necesitamos de la gracia perseverante para siempre ser fieles y ortodoxos en doctrina. Si no somos asistidos por Dios nuestro carácter se resquebraja.