viernes, 17 de junio de 2016

No te preocupes que del juicio de Dios nadie escapa ileso


ROMANOS 2:2,3
"Y sabemos que el juicio de Dios justamente cae sobre los que practican tales cosas". 

Es decir: se lo merecen; “¿y piensas esto, oh hombre, tú que condenas a los que practican tales cosas y haces lo mismo, que escaparás al juicio de Dios?". Por supuesto que no, no se hagan ilusiones que “Dios no puede ser burlado y todo lo que el hombre siembre eso segará” (Ga.6:7,8). Dios tiene muchas flechas en su aljaba, es decir incontables medios para cobrarles las cuentas a los pecadores; digamos: naturales, sismos, volcanes, huracanes, maremotos, rayos. Truena el rey de gloria y Sodoma y Gomorra son ajusticiadas de modo excepcional, y dicen que sumergidas se hallan en el fondo de Mar Muerto, el de más alto índice de alcalinidad del mundo. Se han hallado vestigios de radiactividad en su cercanía. Epidemias, nuevas enfermedades incurables y humillantes (Hch.12:21-23). Conflictos, guerras, rumores de guerra, intrigas y asesinatos políticos, ideologías violentas, etc. Como Dios hizo que los enemigos de su pueblo se destruyeran entre ellos mismo haciendo que  cada cual asesinara a su aliado, un partido político contra el otro, un grupo étnico contra el otro, los pobres contra los ricos, hombres contra mujeres e hijos contra sus padres (1Sa.14:20), y además por manos de gente mala castigar la impiedad e inmoralidad de los inicuos. Usa a Babilonia, enemiga de él para exterminar a Israel como nación, pero después se encargaría de pasarle la cuenta a esa superpotencia por el abuso y los crímenes cometidos (Jer.25:9,10). No te preocupes que del juicio del cielo ningún malvado escapa, si no es derrotado de un modo queda fuera de combate del otro (Jos.10:11).