viernes, 11 de marzo de 2016

Las manos de la partera y las de Dios

Salmo 71: 5,6
“Seguridad mía desde mi juventud…”. 

El salmista comienza pensando en su juventud y no la lamenta; no se queja de que pasaron pronto y no la aprovechó, no le pesa haberse consagrado a Dios en sus años mozos, “vivido en la fe del Hijo de Dios”, absteniéndose de “pasiones juveniles” y mirado al mundo o lo que hay en el mundo, los deseos de los ojos, la vanagloria de la vida. Venció al mundo y al Maligno en sus años juveniles (1Jn.2:13,14). No recuerda aquellos años con lástima por sí mismo como si los hubiera vivido en vano. No, no hizo mal, sino bien; porque “es bueno que el hombre lleve el yugo desde su juventud” (Lam.3:27). No le pesa haber vivido “piadosamente en Cristo Jesús” (2Ti.3:12). Pero nota que en sus recuerdos va más allá, sigue hasta acordarse de su niñez. No menciona que hubiera heredado la fe de sus antepasados o que hubiera “sabido desde la niñez la Sagrada Escritura” porque no se llama Timoteo (2Ti.3:15); piensa más bien en la providencia de Dios, en el día de su nacimiento cuando alguien gritó: “Ha nacido un hijo varón”; reconoce que sobre las manos de la partera se hallaban las de Dios. La madre tuvo un feliz alumbramiento.

Pero ahora los recuerdos del salmista se tornan imaginación y la imaginación, preocupación, no por su presente sino por su futuro; medita en su vejez (v.9). Piensa que llegará a ser dependiente de los demás igual que en su nacimiento. Los años pasarán, la vida se tornará parecida al final como cuando comenzó, dependiente, y con muchas desventajas. Ya no habrá salud, las fuerzas se habrán agotado y tampoco habrá una mamá que lo tome en los brazos o una abuela que lo acune, ni un padre que provea el sustento.  Con todo, le quedan las de Dios el Padre Celestial que no lo abandonará   y quizás no alargue sus días hasta ese extremo de inutilidad y dependencia, y como un buen “siervo y fiel” le digan “entra en el gozo de tu Señor” (Mt.25:23).