jueves, 9 de marzo de 2017

Por qué Felipe sacó un cero y yo no


JUAN 6:5, 6
Entonces Jesús, alzando los ojos y viendo que una gran multitud venía hacia Él, dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos pan para que coman éstos?”.  

Para ver qué solución le daría, para que viera cómo manejaba una necesidad tan grande de la iglesia, para ver si le dejaba a él la solución. Y Felipe sacó un cero en la prueba; la única solución que vio fue el dinero y se equivocó (v. 7), la solución era Jesús. El otro habló para reforzar la idea que con dinero todo se resolvería (vv. 8,9). A mí me parece que pensaron razonablemente pero erróneamente. El propósito del milagro es para certificarse como el verdadero pan; la filantropía no fue su verdadero fin. Ocuparse de los pobres es un mandamiento también apostólico, pero en sentido general como método de evangelismo es dudoso, decepcionante y equivocado. La experiencia en la formación de una nueva iglesia entre los pobres me lo ha demostrado. Son renuentes para recibir el pan del cielo, mas con las manos extendidas reciben el de la tierra. La solución era y es Jesús, la fe, la paciencia y el evangelio. Y yo no he sacado un cero en este procedimiento de evangelización porque lo he conocido entre los pobres. Dicho con gratitud a Dios, y  cierta inmodestia.