sábado, 6 de septiembre de 2014

Satanás sueña día y noche con nosotros



Lucas 11:24-26
 “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada. Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero”.

Satanás no se conforma con perder su habitación, procura recobrarla para ensuciarla y embarrarla  otra vez; si no puede impedir la conversión le queda la opción de la apostasía. El diablo sueña con el regreso de todos los que hoy son cristianos, y hace lo posible para que caigan de nuevo en sus manos. A los tiempos que siguen a la conversión se les llama "el primer amor"; y a veces la duración de ese primer amor es el tiempo que Satanás gasta en llegar hasta el infierno y convencer a dos o tres compañeros para reforzar el ataque y tomar de nuevo la Ciudad de Alma Humana, como dice Bunyan. 

Pasado los primeros tiempos del gozo de la santidad y de la comunión con Dios se aproximan días de dudas, decepciones y enfriamiento, productos específicos de un nuevo combate contra el enemigo que anteriormente ocupó el corazón. En este caso aquí descrito el creyente novato tendrá pensamientos peores que los que tenía antes de oír el evangelio, dudas mayores, atracciones mayores y pecados mayores. Si la iglesia quiere preservar la obra de gracia de sus recién  convertidos debe nombrarles a cada uno cierto padre espiritual que los asista por un tiempo hasta que se fortalezcan, que reciban un poco de madurez su fe. ¡Qué persistencia tiene lucifer para arruinar mi vida! Protégenos oh “Guarda de los hombres (Job7:20). Guarda mi alma.