jueves, 21 de octubre de 2010

DOS NOTAS PARA MINISTROS CANSADOS


I. La solución que no era un relevo fresco y mejor


Números 11: 11-15

¿Concebí yo a todo este pueblo? ¿Lo engendré yo, para que me digas: Llévalo en tu seno, como lleva la que cría al que mama, a la tierra de la cual juraste a sus padres?”.


Me has dicho "cuídalos con mucho cariño, no los trates por obligación, son difíciles de amar pero son los que te he dado para que los ames. Sopórtalos, instrúyelos, son mis ovejas Moisés, y así es como quiero que las cuides, con todo el corazón (Jn. 21: 16)”. Quizás serán muy pesados para Séfora, Gersón, Merari, pero no para el siervo de Dios. Moisés dijo "yo no soy el padre de ellos, soy su líder, su pastor, pero ellos no son mis hijos". Dios le dijo "trátalos como hijos porque son mis hijos". Las demandas de ellos son grandes, sus niñerías y malcriadeces son molestas (v. 10), inconformidades y quiso decir "no soporto el carácter de este pueblo, hace sólo un año que los pastoreo y no los aguanto más".

Mira como Moisés se queja con Dios, le pide que lo releve o le de muerte y sin embargo los pastoreó 40 años. Ni él mismo lo hubiera imaginado porque Dios siempre le proveyó las soluciones que nunca encontraba. Había otra solución que no era un relevo fresco y mejor, ni abandonar el rebaño, ni morirse, sino capacitación o dicho con otra palabra gracia; y aunque él no la conoció en el Pacto, la experimentó en su vida, como todos los patriarcas, y le llamó con el nombre “misericordia”. No es una substitución, Moisés, sino gracia porque para esta obra “¿quién es suficiente?” (2 Co. 2:16).


II. No te rodees de tantos asesores


Números 11: 16-25

Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo”.


Moisés pedía ayuda humana, se desesperaba con el pueblo y quería líderes que lo ayudaran a llevar las cargas, que resolvieran problemas como él en la consejería familiar y lo civil, y Dios se los dio, y aparecieron esos colaboradores pedidos, y la directiva se incrementó; pero en realidad durante todo su ministerio no hizo uso de ellos, a no ser en la consejería, continuó gobernando con Dios, aconsejado por Jehová y organizando la adoración con Aarón. Este fue el líder que más utilizó, y eso para transmitir la Palabra. Dios le dio líderes con el mismo sentir que él tenía, “el que hubo en Cristo Jesús”; y repartió el Espíritu que había puesto en él entre muchos. Líderes que tenían una sola mente y pensamiento, y corazón. Con ellos no tendría conflictos (v. 25), los mejores; pero no les hacían falta porque ellos necesitaban más la Palabra de Dios que consejeros o jueces. El pueblo lo que necesitaba era la palabra de Dios y Moisés, no tanto al apoyo humano como a Dios.

Él se quejaba que tenía que soportar el pueblo pero Dios tenía que soportarlo a él porque no acababa de entender que su poder se perfecciona en la debilidad y aquello de bástate mi gracia. No son compañeros y líderes lo que el misionero necesita, es Espíritu Santo, a Dios (v. 23). ¿Talleres? ¿Entrenamientos? ¡Siempre puliendo gente que sean similares a Dios! “Hierro con hierro se aguza” (se afila, Pro. 27: 17), pero tú eres Señor más que todo lo que necesitamos. No estarás solo, otros compartirán tus responsabilidades; tú estarás menos preocupado y dependerás menos de mí, me necesitarás menos, tu obra será mucho más humana y menos divina. Estarás más organizado, tendrás una estructura mejor, el pueblo tendrá menos contacto conmigo por tus ayudantes. No te rodees de tantos asesores o colaboradores, ven con frecuencia donde yo estoy y tú podrás.

2 comentarios:

  1. Profundo, directo al corazon, estos son los mensajes que necesitamos en nuestra iglesia y EN NUESTRA CASA , porque la gracia de DIOS , y su consejo , es todo lo que necesitamos, y debe ser nuestro proyecto al futuro, porque es lo maximo, DIOS no les dijo fabriquen UNIVERSIDADES , que les voy a instruir en las ciencias, o en las artes, ni carceles para apresar a los inconformes o ladrones, DIOS deseaba solo un grupo que levantaran los tabernaculos, un lugar donde EL ALTISIMO se reuniera con ellos, atendiera a sus necesidades, y los instruyera en lo mejor para todos. Alli no habia recesion economica, ni bancos en quiebra, ni desempleo, ni politicos corruptos , ni policias abusadores, ni jueces parcializados, alli no habia ladrones ni homosexuales, ni chismes ni enredos, ALLI HABIA LA PAZ DE DIOS, alegria , comprension. La paz, la instruccion divina y su misericordia, deben ser nuestros mas sublimes y buscados anhelos. DIOS TE BENDIGA PASTOR .

    ResponderEliminar
  2. Mi querido pastor Humberto reciba muchos saludos ya están pulicados el tema sobre escatología y Teología de la liberación que le dije hace fechas atrás, me gustaria su vista por http://kerygma-apostolico.blogspot.com bendiciones

    ResponderEliminar