sábado, 8 de febrero de 2014

Cosas sobre ciertos literatos, artistas y matemáticos


Levítico 11:20-23
“Todo insecto alado que anduviere sobre cuatro patas, tendréis en abominación. Pero esto comeréis de todo insecto alado que anda sobre cuatro patas, que tuviere piernas además de sus patas para saltar con ellas sobre la tierra; estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostín según su especie, el argol según su especie, y el hagab según su especie. Todo insecto alado que tenga cuatro patas, tendréis en abominación”.

Si no tienen piernas y no pueden caminar normalmente son inmundos; ¿por qué te has degenerar comiendo insectos? Tal vez insinúen a los hombres que pueden volar con sus pensamientos e imaginaciones pero no podrían jamás caminar en línea recta, y menos saltar porque no tienen coyunturas, o sea rodillas, pues son inmorales, no moralmente justos y santos. Ahí tienes a los literatos, matemáticos, filósofos, escritores, artistas de cine y televisión, que admiran a la gente con sus dones del cielo pero sus vidas son atroces. Suben hasta las nubes con sus dones y bajan hasta las profundidades del infierno con sus vidas; no los aplaudas, ni imites sus vidas; no los aplaudirás, porque aunque se remontan y sean admirados están mutilados de las piernas, les falta la capacidad para caminar derecho y no andan como debieran los seres humanos. Cultiva el intelecto y también el carácter, y que ese sea como el de Jesús así decía Pablo, que era imitador de Cristo (1Co.11:1), y por eso le pedía a los amigos que lo imitaran. Y por otra parte enfáticamente el apóstol dice "sed imitadores de Dios como hijos amados" (Efe.5:1; 1Jn. 3:2).