jueves, 7 de febrero de 2019

Los pecados contra lo que se predica


LEVÍTICO 4:3
“Si el sacerdote ungido pecare según el pecado del pueblo, ofrecerá a Jehová, por su pecado que habrá cometido, un becerro sin defecto para expiación”.

Señor, yo también suelo hacer los pecados de ellos, y me exhorto y me consuelo como lo hago en mis sermones. Se supone, y no debería ocurrir con frecuencia, que el siervo de Dios peque con los mismos pecados que comete su pueblo. Él tiene más conocimiento; lleva sobre su frente la santa unción que ha de  honrar, puede extraviar a muchos, y no debiera cometer aquellos pecados que ha orientado al pueblo que no cometa porque, “mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá” (Luc.12:48). ¿No debemos ser más santo y fiel que los santos y fieles? ¿Y los frutos del Espíritu más frescos y maduros? ¿Pecaremos con los pecados contra los cuales hemos clamado y hasta disciplinado? ¿Cómo amar aquello que dijimos que aborrecemos? Sin embargo, la solución es la misma: Ofrecer un becerro sin defecto para expiación, y “la sangre de su Hijo nos limpia de todo pecado”. Eso sí, pero ¿cómo queda el testimonio ante los ojos de los hombres? El pueblo de Dios perdona, pero no olvida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario