jueves, 9 de febrero de 2017

Cuando es inútil luchar y llorar contra un cambio de circunstancias

-->
GENESIS 37:25-28                                                    
Entonces se sentaron a comer, y cuando levantaron los ojos y miraron, he aquí, una caravana de ismaelitas venía de Galaad con sus camellos cargados de resina aromática, bálsamo y mirra, que iban bajando hacia Egipto. Y Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué ganaremos con matar a nuestro hermano y ocultar su sangre? Venid, vendámoslo a los ismaelitas y no pongamos las manos sobre él, pues es nuestro hermano, carne nuestra. Y sus hermanos le hicieron caso. Pasaron entonces unos mercaderes madianitas, y ellos sacaron a José, subiéndolo del pozo, y vendieron a José a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y éstos llevaron a José a Egipto”. 

Este debió ser el momento crítico cuando el joven debió dejarse llevar por los acontecimientos, y recordar que seguramente aquello era exactamente lo que Dios quería que ocurriera. En estos momentos no se dice cómo José tomó sus circunstancias, pero después sus hermanos recordándolo dijeron que él les rogaba que no lo vendieran y se hallaba angustiado (42:21). Cuando es inútil luchar, llorar y suplicar contra un cambio de circunstancias, hay que permitirles que ellas sigan su curso, como las aguas de un río, y acompañarlas sin resistencia sólo procurando no ahogarse, hasta ver donde desemboquen y nos permitan dejarlas. Ellas son dirigidas por la providencia de Dios y nosotros dentro. Es el momento cuando hay que decidir no salir de dentro ni nadar en contra sino flotar, esperar y confiar en el Señor, que habrá algún día una desembocadura y todo habrá terminado. El río puede ser sumamente largo y desconocido, que parezca no tener fin, pero lo tiene. Así Pablo y Silas tomaron las cosas en la cárcel en Filipo, en vez de llorar y lamentarse, cantaban himnos a Dios, acomodados exactamente a sus momentos. La vida nos hace felices o nos amarga, depende de la fe que tengamos, que sepamos hacer con lo peor como hizo Moisés cuando huía de la serpiente, y según Dios se lo aconsejó, “tómala por la cola”, por el sitio donde más te convenga ¿eh? No, por la cola o por el medio son los sitios de más peligro porque ella puede doblarse y morderlo, pero eso no sucedió porque la serpiente se volvió un palo que él podía mover a su gusto y sin peligro. Su circunstancia fue modificada porque la tomó como Dios le dijo no como su sabiduría le hubiera aconsejado. Las circunstancias hay que tomarlas, uno se dice, por donde menos daño hagan según la experiencia que tengamos y la razón, es obvio, eso nos dice nuestra psicología, pero mejor que ello es tomarlas por donde la Biblia nos dice, con fe, y no sólo no nos harán daño, sino que podremos manejarlas mejor y servirnos de ellas, mientras que en el otro caso no. El diablo quiere en estos tiempos, con las iglesias de Dios, sustituir la Palabra bíblica por la psicología como si ella, secular, fuera mejor o complementara la perfecta Biblia. Es imposible que la psicología diga las cosas a la mente con la perfección de la Palabra de Dios, ella las dice más bonitas y conllevan esperanza y fe, y la otra no, es seca, aburrida y presuntuosa, ostenta lo que no tiene. Por todo eso José, aunque le dolió mucho lo que hicieron, y se los dijo, los perdonó.
Cuando ellos pensaban que estaban deshaciendo por completo el plan de Dios, era cuando lo estaban exactamente favoreciendo y poniendo a José en camino al trono de Egipto. La providencia, que no descubre sus secretos, estaba usando el bien y el mal (Rubén, Judá, etc.), para sus fines. Oh hermano, no lamentemos jamás nuestra suerte que nadie podrá sacarnos del camino que Dios nos ha trazado.  Todo cooperará para bien, las cosas que nos gustan o no nos gustan, las felices y las tristes, los buenos amigos y los desleales, la buena familia y los malos hermanos. Recordemos que la sabiduría de Dios es "profunda" igual que su ciencia (Ro.11:33). Dejémonos llevar por Dios, en su embarcación, aunque sea un gran pez como a Jonás el que nos trague, un submarino, y salgamos afuera empapados y donde menos queríamos ir.
https://twitter.com/mispergaminos