domingo, 24 de febrero de 2013

Quiénes son los que deben dirigir la iglesia


1Corintios 16:15,16
"Os exhorto, hermanos (ya conocéis a los de la casa de Estéfanas, que fueron los primeros convertidos de Acaya, y que se han dedicado al servicio de los santos)".

Esta familia entera se dedicaba, desde la conversión, al servicio de la iglesia. Cada hermano necesitado podría recurrir a ellos y serían ayudados. No se dice que fueran diáconos o diaconisas; no, no fue la iglesia, la familia, la que los eligió para eso, no fue un cargo que les dieron, sino que ellos mismos se consagraron a servir. La iglesia tenía hermanos y hermanas que había designado para socorrer a los pobres, los enfermos y las viudas, y los presos, pero la familia de Estéfanas no realizaba ese servicio por algún nombramiento específico sino porque Dios mismo les había puesto en el corazón el deseo de ayudar.

Eran de los primeros convertidos de Acaya, los fundadores, los miembros más antiguos; pero esa ventaja sobre los demás miembros, los más nuevos, no la aprovechaban para enseñorearse de la iglesia, al contrario, la popularidad y el prestigio que tenían no lo usaban para dominar la iglesia ya que Pablo exhortó a los hermanos a que los tuvieran como legítimos líderes. Señor que sirvamos no para dominar sino por amor, y que la mayor influencia sobre la iglesia provenga de los que más la aman, trabajan y ayudan. Aquí se habla sobre servicio, la autoridad espiritual. Sobre el dominio eclesiástico. Sobre la honra en el servicio. ¿Quiénes son los que deben dirigir la iglesia? Los que como dice la traducción literal "los que colaboran y trabajan con afán".